Concejales, ‘quemados’ y nuevas caras: estos son los aspirantes la Alcaldía de Cali

La inscripción oficial solo se podrá hacer a partir del próximo 27 de junio. Panorama del posible mapa electoral en la capital vallecaucana.

Por Lina Uribe

A casi 11 meses de las elecciones locales, seis hombres ya han confirmado sus decisiones de entrar en la puja por el cargo político más importante de Cali.

Se trata del exconcejal Danis Rentería, los excandidatos Roberto Ortiz y Michel Maya, el concejal Roberto Rodríguez, el exsecretario de salud de Cali, Alexánder Durán, y el exdirector de la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico, Alejandro Eder.

Hasta el momento no se vislumbran alianzas entre los primeros aspirantes. Lo cierto es que el electorado caleño que apoyó mayoritariamente a Sergio Fajardo en la primera vuelta presidencial y a Gustavo Petro en la segunda se convertirá en un paquete de votos apetecido para los candidatos de sectores alternativos.

El camino no será fácil para el Centro Democrático, pues su presencia es débil en la capital vallecaucana. Será necesaria la influencia del Gobierno Nacional si el uribismo quiere conquistar la Alcaldía, aunque no se puede omitir que las dinámicas políticas son distintas en las ciudades y en el país en conjunto.

Cabe recordar que Cali nunca ha tenido un mandatario perteneciente al uribismo. En cambio, ha apoyado movimientos independientes desde el año 2000, con la elección de Jhon Maro Rodríguez.

Por otro lado, la gestión del próximo alcalde será clave en el proceso de transición de municipio a Distrito Especial. Se estima que pasarán seis años antes de que las localidades, que serían grupos de las antiguas comunas, estén ejerciendo sus funciones de manera autónoma.

Estos son los aspirantes a la Alcaldía de Cali:

Danis Antonio Rentería Chala

Fue concejal durante la alcaldía de Rodrigo Guerrero (2012 – 2015). Le apunta a una ‘llavería’ con Clara Luz Roldán, exdirectora de Coldeportes y aspirante a la Gobernación del Valle, aunque pertenecen a subunidades distintas dentro del Partido de La U: Clara Luz es afín al movimiento Nueva Generación, liderado por Dilian Francisca Toro, mientras que Danis simpatiza con la línea de Roy Barreras.

Los 22 años de carrera militar de Rentería le permitieron construir buenas relaciones con el Ejército Nacional. Si bien los uniformados no pueden participar en los comicios, sus opiniones tienen peso entre sus familiares y allegados. De hecho, una fuente que pidió reserva de identidad aseguró que Danis hacía reuniones privadas con suboficiales retirados durante su candidatura al Concejo de Cali.

Roberto Rodríguez Zamudio

Este concejal aspira a ser la ficha del Centro Democrático debido a que nadie más en su partido ha mostrado interés en la alcaldía de Cali. Si surgen otros precandidatos, los afiliados al CD harán una votación interna para elegir al oficial.

De resultar apoyado por su partido, Rodríguez Zamudio tendrá un largo camino por recorrer debido a que Cali fue una de las 14 ciudades del Valle del Cauca en las que no ganó el Centro Democrático en las pasadas elecciones presidenciales, lo que indica poca filiación.

Aunque en la segunda vuelta los caleños apoyaron a Gustavo Petro para hacerle contrapeso a Iván Duque, en la primera votaron mayoritariamente por la fórmula de Sergio Fajardo, Claudia López y Jorge Robledo. Esto sugiere afinidad con partidos como la Alianza Verde y el Polo Democrático, o con sectores alternativos.

Michel Maya Bedoya

Fue candidato del Partido Verde a la Alcaldía de Cali en el 2015 y logró solo el 3,3% de los votos. Durante la administración de Armitage, Maya ha sido uno de los críticos más fuertes en temas como seguridad y movilidad.

Incluso su nombre sonó en el 2017 como uno de los posibles reemplazos del alcalde en caso de que el proceso de revocatoria de Maurice Armitage recogiera las firmas necesarias para que el mandatario abandonara su cargo, objetivo que no se logró.

Michel renunció a la Alianza Verde a finales de agosto de este año con el argumento de que no podía estar en un partido cuyo presidente, el exsenador y exalcalde de Cali Jorge Iván Ospina, tuviera investigaciones en la Corte Suprema de Justicia por irregularidades en contratación.

No obstante, los más de 10 procesos en contra de Ospina empezaron a ser radicados en el 2014 y Maya continuó en partido. Por eso su renuncia se puede tomar como una jugada política para lanzar su candidatura por firmas, pues se sabe que los verdes apoyarían al exalcalde en caso de que se concretara su aspiración.

Roberto Ortiz Urueña

Miembro del Partido Liberal y empresario del chance vallecaucano cuya labor le mereció el apodo de ‘Chontico’. Aunque Ortiz no tuvo unos resultados tan bajos como los de Maya en las elecciones locales del 2015, reunió el 25,3% de los votos y no pudo superar a Armitage, quien ganó con el 38,1%.

Desde ese entonces ha venido cultivando una nueva candidatura con acciones que muchos catalogan de populistas. En el diciembre pasado, por ejemplo, en medio de la polémica nacida en redes sociales por las vallas metálicas que restringían la vista del Salsódromo de la Feria de Cali, prometió una feria gratuita en su totalidad si conquistaba la Alcaldía.

Roberto Ortiz ha sido cercano a las clases populares. Con su empresa Apuestas Azar y su producto ‘Chontico Millonario’ empleó a más de 2000 mujeres cabeza de familia para la venta de chance, quienes fortalecen su potencial de votantes. Además, es otro de los opositores declarados al gobierno de Armitage.

Alejandro Eder Garcés

Con una amplia experiencia como funcionario a nivel nacional e internacional pero poco conocido en la política local, Alejandro Eder oficializó su aspiración a la Alcaldía principios de septiembre luego de renunciar a su cargo como director en la Fundación para el Desarrollo Integral del Pacífico, FDI Pacífico.

Promueve una candidatura por firmas y aún no se sabe si tendrá el respaldo de Maurice Armitage, pero lo cierto es que en las últimas elecciones los caleños se han decantado por perfiles de empresarios o independientes con propuestas alejadas de la política tradicional, lo que podría jugar a favor de Eder.

Además, el hecho de que su familia sea propietaria del ingenio azucarero Manuelita S.A. lo deja más cerca de lograr el apoyo de la élite empresarial. De acuerdo con el aplicativo Cuentas Claras, la familia Eder le donó $130 millones a Maurice Armitage durante su candidatura a la Alcaldía en el 2015. Cuatro años atrás le había donado $30 millones a Rodrigo Guerrero para el mismo fin.

Alexánder Durán Peñafiel

Es una de las nuevas caras en la contienda. Renunció a su cargo como secretario de salud de Cali a finales de octubre para no inhabilitarse. Durán apoyaría su aspiración en un movimiento avalado por firmas, aunque aseguró que en diciembre definirá si su apuesta por conquistar la Alcaldía es viable.

Uno de los retos que se le dibujan a este candidato es que proviene de una administración cuya labor ha sido desaprobada por los ciudadanos desde mediados del 2017, como lo indica la encuesta del grupo Gallup Colombia S.A.S.

Aunque también apela a un discurso independiente que se aleja de los partidos políticos tradicionales, en el camino tendrá que establecer alianzas para mantenerse vigente en la puja.

Aún no confirmados

Otros dos nombres están en el sonajero para la Alcaldía de Cali: el exsenador y exalcalde Jorge Iván Ospina, del partido Alianza Verde, y el concejal y empresario Diego Sardi de Lima, de Cambio Radical. La posible candidatura de Ospina está más marcada que la de Sardi, aunque este último aseguró que no descarta la posibilidad de ingresar a la contienda.

A la Gobernación

Para la plaza más importante del departamento, el movimiento al interior de los partidos está un poco más agitado. El Centro Democrático, por ejemplo, tendrá que definir si su ficha será el diputado Julio César García o la diputada Juana Eloísa Cataño. En los liberales, dos aspirantes deberán luchar por el aval del partido: el exconcejal Fabio Alonso Arroyave y la ex ministra de trabajo, Griselda Janeth Restrepo.

Óscar Gamboa, que en el 2015 fue candidato a la Gobernación del Valle por el Partido Liberal, anunció su aspiración pero aseguró que esta vez lo hará por firmas. Los conservadores tienen dos opciones hasta ahora: el ex representante a la Cámara Álvaro López Gil y la diputada Amanda Ramírez. Por su parte, el único nombre que suena en el Partido de La U es el de la exdirectora de Coldeportes, Clara Luz Roldán, quien además pertenece al movimiento de Dilian Francisca Toro.

 



Análisis: Lina María Orozco, coordinadora del Observatorio Cali Visible

Lina María Orozco - Cali Visible Foto: Hroy Chávez

Hay aspirantes que tienen partidos políticos muy marcados, ¿esto les servirá para convencer a los caleños?

Las arenas políticas funcionan de manera distinta a nivel regional y local. En los estudios que se han realizado sobre la arena política en Cali se reconocen cerca de 30 suborganizaciones o facciones dentro de los partidos, entonces son terrenos difíciles y requieren alianzas.

Otros precandidatos como Michel Maya, Alejandro Eder y Alexánder Durán han optado por la independencia…

En la política local puede calar muy bien el discurso de independencia, pero los votos los ponen las alianzas, y las alianzas son políticas. Un candidato, por más que apele a lo apolítico o a la reivindicación ciudadana, difícilmente se puede negar a hacer alianzas.

¿Cree que Alejandro Eder llega con ventajas por tener un perfil similar al de Maurice Armitage?

Me parece que puede representar la idea de independencia y empresariado que los caleños buscaron con Armitage, aunque aquí vuelve a surgir el punto de las alianzas. La importancia de Eder es que estuvo en el Proceso de Paz e hizo una buena gestión en la FDI, entidad que apoyó a la Alcaldía de Cali en el Plan Jarillón.

Roberto Ortiz, en cambio, está más cerca de la clase popular. ¿Le alcanzarán esos votos?

Uno de los análisis que se podría hacer es si la representación del voto en Cali es multiclasista o no. Se suele asociar a Roberto con estratos populares, como sucedió con Apolinar en su momento. Lo hemos visto estos últimos dos años haciendo control y dando golpes de opinión. El asunto es que cuando hay un sistema político tan fragmentado es difícil cooperar. Solo en el Partido Liberal hay unas siete unidades subpartidistas. Ortiz le tendría que apostar a conseguir votos en múltiples clases sociales.

Michel Maya se lanza por segunda vez, ¿le ve posibilidades?

Es una figura joven, ya fue concejal y apela mucho a la técnica en la gestión pública. Tendrá una competencia reñida con candidatos que tienen más experiencia, como Alejandro Eder.

¿Y qué dice del médico?

A Cali le han gustado los médicos de alcaldes. Alexánder Durán tiene una ventaja y es su trayectoria como funcionario en el sector de la salud, porque la educación y la salud son dos temas que se manejan con fuerza en una entidad territorial. Su gestión en esta alcaldía fue buena: cumplió los indicadores y tuvo buena gestión presupuestal.

¿Cuáles son los principales retos que tendrá el próximo alcalde de Cali?

El primero es el tema de la distritalización. No es una figura que haya que adoptar solo porque existe un decreto sino porque tiene unas vocaciones específicas con las que debe proyectarse. Ser Distrito Especial le permite a Cali mirar más allá y saberse como parte del suroccidente colombiano, que tiene relaciones con el Pacífico y con vecinos que son ciudades dormitorio hasta las que se extienden los problemas de movilidad, educación, seguridad y salud.

El otro tema es uno que siempre cansa: la seguridad. No es solo la seguridad ciudadana, es la pelea contra el microtráfico. El próximo alcalde también tendrá que pensar en la migración venezolana, un asunto que están viviendo las principales ciudades el país y que se convierte en un reto por el alto volumen de personas que llegan cada día.

El tercer reto son los problemas con Metro Cali y Emcali. Ya estamos en el 2018 y el gobierno no puede seguir pensando en la crisis de Emcali como está desde hace 20 años. Por otra parte, hay que definir cuál es la política integral de movilidad y cómo es que los gobiernos locales van a hacer sostenible el transporte público porque definitivamente a los privados no les da el negocio.

¿Se pueden prever alianzas?

Creo que es prematuro pensar en alianzas, hay que ver qué deciden los partidos con sus distintas organizaciones. Lo que sí es cierto es que los candidatos deben llegar con un discurso un poco desapegado a la clase política tradicional, por eso está el fenómeno de lanzarse por firmas. Eso es interesante, pero no quiere decir que sean independientes. En el camino se van ajustando las cargas: por ejemplo si el empresariado que está con Armitage le apuesta a Eder, o si la fuerza de un gobierno nacional uribista quiere poner alcalde.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo