“Propongo dejar una Cali en orden”: Roberto Rodríguez Zamudio, precandidato a la Alcaldía

Aunque el Centro Democrático no se llevó la mayoría de votos en Cali en las elecciones presidenciales, uno de sus integrantes inició carrera por el mayor cargo político.

Por Lina Uribe

Ante el auge de los candidatos independientes que se perfilan para las elecciones locales del 2019, Roberto Rodríguez Zamudio espera iniciar su carrera por la alcaldía con el aval del Centro Democrático. El aún concejal ha sido uno de los más activos en labores de control político, según los informes del observatorio Cali Visible.

Su experiencia de más de 20 años en el sector público incluye cargos en empresas como Emcali, Metro Cali, Invías y la Corporación de Turismo del Valle. En entrevista con PUBLIMETRO, el precandidato habló sobre sus discrepancias con la actual alcaldía y sus propuestas para devolverle el orden a la ciudad.

Lea también: Concejales, ‘quemados’ y nuevas caras: estos son los aspirantes la Alcaldía de Cali

Usted se opone a medidas como el cobro por parqueo en espacios públicos y la ampliación del pico y placa a dos días por semana, cuyos recursos irían destinados al MIO. ¿No está de acuerdo con fortalecer el sistema?

Es necesario buscar fuentes de financiamiento para la operación del sistema de transporte masivo, lo que no comparto es que se generen en detrimento de los caleños. Para algunos, el cobro por parqueo es un valor insignificante, pero significaría una suma importante en las personas que a diario usan sus vehículos para trabajar. En cuanto a la ampliación del pico y placa, Cali le ha declarado la guerra a los carros. En vez de buscar soluciones a la movilidad, le estamos limitando el desplazamiento a la gente y no me parece justo.

¿A qué fuentes de financiamiento apelaría como alcalde?

Los sistemas de transporte masivo se formularon bajo la condición de que iban a ser autosostenibles, así están en los contratos de concesión y así quedaron ante la sociedad caleña. Toca irlos llevando al autosostenimiento, no podemos quedarnos sosteniendo una operación con los recursos públicos porque se limitan otros programas. Me parece injusto con la ciudadanía que mientras le entregamos la plata al sistema de transporte, las vías estén deterioradas y sin recursos para su rehabilitación. Necesitamos hacer el mayor esfuerzo para que la gente use el MIO, pague por su servicio y el sistema llegue a la estabilidad.

¿Continuaría con el plan de salvamento que definió esta alcaldía?

Sí, lo primero que se necesita son rutas eficientes que lleguen a los sitios donde está la gente. Como los buses no llegan a estos lugares, sigue creciendo la piratería. El segundo tema es que hay que exigirles a los operadores el cumplimiento de lo pactado, que la flota contratada esté disponible. Hoy tenemos vehículos guardados en patios y talleres y el municipio no ha puesto la primera sanción contra los operadores.

Hablando de infraestructura, ¿qué opina de las obras que se han desarrollado en Cali?

El primer grupo son las obras de Metro Cali: dos estaciones y un patio taller que tienen un costo cercano a los $176 mil millones. Desde el principio advertí que les faltaba planeación porque no se tenía la propiedad de los predios ni los análisis de las implicaciones ambientales, pero no me hicieron caso, sacaron las licitaciones y adjudicaron el 40%. Esas tres obras hoy están suspendidas y generan daño presupuestal, además de los riesgos de posibles demandas de los contratistas.

Sucede lo mismo con algunas obras del municipio. Cuando el Concejo aprobó el empréstito por $197 mil millones se habló de la necesidad de una planeación que tampoco se hizo. Ahora tenemos obras suspendidas o retrasadas. No podemos planear por un cuatrenio, necesitamos una planeación a largo plazo, visionaria, osada y con mucha responsabilidad.

Otro de los grandes problemas es la seguridad, tenemos la tasa de homicidios más alta de Colombia. ¿Cómo lo enfrentaría?

Primero hay que decir que el gobierno de Armitage dejó la seguridad en un cuarto renglón y le dedicó todo su presupuesto y política a la parte social. Esto es loable, pero no podemos olvidar que la seguridad es la que permite tener una ciudad en desarrollo. Sucedió lo que se esperaba: empezaron a crecer las bandas dedicadas al microtráfico y las pandillas. Por eso se necesita una política pública de seguridad, que es la posibilidad que se nos abre no solo para identificar un problema sino para unirnos y resolverlo. Esto iría acompañado de metas, indicadores, veeduría ciudadana y fuerza pública.

Este año van 19 feminicidios en Cali. ¿Qué propone para prevenir la violencia de género?

Se debe proponer un cuidado especial a la primera infancia. Esa es la oportunidad que tienen los padres de familia para formar hombres y mujeres de bien. También necesitamos docentes capacitados y atención psicosocial en todos los colegios, hay instituciones educativas con más de 5000 estudiantes y un psicólogo, eso no responde a las necesidades ante el aumento del acoso escolar, el maltrato y las violaciones. En cuanto a las mujeres adultas que son víctimas de violencia intrafamiliar, tenemos que seguirlas apoyando para que denuncien. Ya hay avances como los servicios que ofrece Casa Matria.

En general, ¿cuál es su propuesta de campaña para la Alcaldía?

Tengo una experiencia de 26 años en el sector oficial y por eso propongo dejar una Cali en orden. Necesitamos organizarnos desde la hacienda pública, desde la planeación, buscar la seguridad de forma ordenada y organizar nuestras finanzas. Ese mismo orden debe ir a los hogares: es necesario que volvamos a tener principios y valores en una casa, recobrar el temor a Dios y fortalecer el diálogo. Si llegamos a ese respeto seremos capaces de respetar nuestra ciudad.

Hasta ahora es el único precandidato del Centro Democrático, ¿cree que ya tiene el aval del partido?

El calendario interno del CD dice que hasta el 15 de enero se pueden inscribir precandidaturas. Les he venido solicitando a las personas del partido que tengan algún grado de aspiración que se inscriban. Creo que debo tener la posibilidad de que otras personas también aspiren a la Alcaldía, que se muestren aspiraciones de un barrio, del empresariado, de los diferentes sectores del Centro Democrático.

A su partido no le fue bien en Cali las pasadas elecciones presidenciales, ¿cómo podría recuperar la confianza de los ciudadanos?

Si bien no sacamos la votación esperada en Cali y el Valle, nos fue muy bien y eso nos llevó a ser la primera fuerza política en el país, la mejor representación que se pueda tener en Colombia. Eso nos abre unas puertas gigantes y nos da la oportunidad de tener alcaldías y gobernaciones en todo el territorio. Es un momento histórico para el partido, para todos los que hacemos parte y queremos mejorar las condiciones de nuestras ciudades y departamentos.

¿En qué clase social están sus votantes potenciales?

Como partido, nuestro gran potencial es de los estratos 4, 5 y 6, sobre todo la clase media. Sin embargo, el esfuerzo que estoy haciendo es ir a los estratos bajos, a la clase popular, para mostrar que el Centro Democrático, más que un partido de centro derecha, es un partido con todas las condiciones sociales y todas las posibilidades de llegar a las comunidades más necesitadas.

¿Quiénes adhieren a su posible candidatura?

Tenemos unos aliados naturales que son el partido Conservador, Mira y Colombia Justa. Con ellos tendemos a hacer un gran equipo, ya se ha visto en diferentes actividades nacionales. Para el mes de mayo consideramos que se debe convocar a una consulta para buscar, en medio de la diferencia, la posibilidad de tener un plan y un programa conjunto. Invitamos a todos los afines al partido a una gran consulta.

Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo