“Mi bandera será la seguridad”: Alexánder Durán, precandidato a la Alcaldía de Cali

Sin la bendición de Armitage, asegura que usará sus logros en el sector público como carta de presentación.

Por Lina Uribe

A finales de octubre, el entonces secretario de salud de Cali dejó su cargo en la administración municipal para iniciar la carrera por el primer puesto político de la ciudad. Se trata de Alexánder Durán, médico de profesión, quien antes de liderar la cartera de salud en el mandato de Armitage estuvo vinculado a los gobiernos de Jorge Iván Ospina y Rodrigo Guerrero como gerente de las ESE Ladera y Norte.

Ahora, sin el aval de ningún partido político y con una candidatura independiente, Durán acude a su hoja de vida en el sector de la salud pública para demostrar sus capacidades administrativas. En entrevista con PUBLIMETRO, el precandidato explicó cuáles son los pilares de sus propuestas para las elecciones locales del 2019.

Lea también: Concejales, ‘quemados’ y nuevas caras: estos son los aspirantes la Alcaldía de Cali

Tuvo grandes logros en su cargo como secretario de salud, ¿qué le quedó pendiente para terminar en una posible alcaldía?

Hay varios pendientes: uno de ellos es completar la adherencia de las ambulancias al Centro Regulador de Urgencias. Otro es que Cali debe conformar su red de salud de primer, segundo y tercer nivel ahora que es distrito especial y esto le dará la oportunidad de reorganizar su área de servicios. El tercer reto es sostener los indicadores de salud de la ciudad, que son los mejores del país.

Podría decirse que en temas de salud estamos bien, ¿cuál es el principal problema de Cali?

Mi bandera será la seguridad. Los homicidios son un tema de salud pública y los tengo bien estudiados. Como médico sé que es un despropósito que entre las 10 primeras causas de muerte en Cali esté la violencia. El 60% de los homicidios son por el sicariato, esto habla de un crimen organizado en la ciudad que tiene que ver con cuentas del narcotráfico. La mayoría de gente que siembra coca en la costa Pacífica mejora su condición de vida y se viene para Cali, por eso este problema lo tenemos que abordar con el apoyo del Gobierno Nacional y los alcaldes de las ciudades vecinas.

¿Cómo atacaría el incremento de los hurtos y otros delitos de alto impacto?

Los robos también aportan de manera significativa a los homicidios. Vamos a trabajar la cultura ciudadana para que la gente sepa que si compra cosas robadas está ayudando a que los ladrones se lucren. No es cierto que la gente robe por hambre, el que se roba un celular no está buscando los $7000 para el almuerzo.

¿Militarizaría la ciudad?

No. Pienso que no es la vía. No estaría bien visto por la comunidad internacional, lo que debemos hacer es mejorar nuestras capacidades técnicas. Cali tiene 1300 cámaras de seguridad y es la ciudad del país con mayor cantidad, pero no ganamos nada si esas cámaras dependen del ojo humano. La tecnología ahora permite que las cámaras alerten cuando notan situaciones extrañas, a eso debemos llegar. Con los policías, no podemos sacarlos a que estén dando vueltas sino que hay que ser más estratégicos y usarlos cuando realmente se necesiten.

Sobre las obras, ¿qué cree que pasará con las Megaobras que se heredan de administración en administración?

Lo primero que hay que hacer es revisarlas técnica y jurídicamente para definir cuáles se pueden hacer. Tenemos que tener la entereza para decirles a los caleños cuáles no se realizarán. Sin conocer mayor detalle, yo creería que la megaobra de la vía al mar tiene muchos inconvenientes y problemas estructurales. Hay otras que definitivamente hay que terminar. La Circunvalar, por ejemplo, debe aportarle más al desembotellamiento del sur de la ciudad. La avenida Ciudad de Cali tiene que seguir hasta Jamundí.

¿Qué propone en materia de movilidad, le seguiría apostando al MIO?

El tema del MIO es prioritario, pero no puede ser la única arista de la movilidad. Cali no tiene política de andenes, por ejemplo. La gente no camina por el centro porque muchas veces es imposible. Las ciclorrutas existen pero no están conectadas. En cuanto al tren de cercanías, creo en ese proyecto y nos podemos poner de acuerdo con Jamundí para hacer el primer trazado. Con respecto al MIO, es obligatorio mejorar el servicio porque podemos estar frente a un activador de protesta social. La gente no va a seguir esperando.

Pasando a otro tema, ¿qué apuestas haría en el ámbito cultural?

Los caleños somos personas con muchos talentos artísticos por naturaleza, pero soy consciente de que no basta con eso. La idea es construir un andamiaje para armar cadenas productivas alrededor de los procesos artísticos. Aquí entran en juego otros temas que pareciera que no tienen relación, pero sí: el aeropuerto, por ejemplo. No podemos tener una sola pista de aterrizaje porque necesitamos que vengan muchos extranjeros, ellos son los principales consumidores culturales.

Muchos candidatos prometen que van a generar empleo, ¿cómo se puede cumplir?

Tenemos que mejorar los indicadores de competitividad. Ahí aparece el tema de seguridad: nadie va a invertir en Cali con la actual tasa de homicidios. Otro asunto son los trámites, pues una persona se demora 185 días en abrir un negocio por todos los permisos que tiene que gestionar. Si mejoramos todo esto y le sumamos el tren de cercanías y los cambios al aeropuerto, Cali se va a convertir en un sitio atractivo para invertir y esto incrementaría las oportunidades laborales.

Usted creció en un barrio popular y esto lo hace distinto a otros candidatos de la élite, ¿cree que juega a su favor?

La gente de estos sectores ve que yo tengo la posibilidad de comprender lo que está pasando. Mi familia, por ejemplo, tuvo una unidad productiva durante 17 años en el jarillón y ya estamos fuera de ahí. Mi mamá todavía no entiende por qué nos sacaron. Yo, como funcionario público, comprendo técnicamente que las personas que viven allí se tiene que ir, pero no de esa forma. Todo esto es para decir que la gente sabe que yo la entiendo.

Desde la Secretaría de Salud impulsó proyectos a favor de los animales, ¿en qué quedaron?

Tuvieron que pasar 18 años de gestión para que Cali comprara un lote en el que funcionará el Centro de Bienestar Animal y esto se hizo durante mi cargo como secretario. El lote ya es una realidad y también quedaron pagos los diseños, falta construirlo. Como alcalde, espero ponerlo en funcionamiento. Cali, afortunadamente, tiene una conciencia de ayuda a los animales.

¿Usted es el candidato de Armitage?

Con don Maurice tengo confianza en el trabajo y afecto en lo personal, pero él representa al círculo de los empresarios y yo no soy eso.

Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

 

Loading...
Revisa el siguiente artículo