Noticias

“Le lanzo ácido en la cara”: habitantes de calle amenazan a residentes de barrio en Bogotá

La percepción de inseguridad ha aumentado en el barrio por cuenta de los habitantes de calle que residen en el lugar.

Intento de robo con balacera en Bogotá

Habitantes del barrio Chapinero, Norte en la ciudad de Bogotá, viven ahora acorralados por la presencia de habitantes de calle que han decidido hacer de este barrio su hábitat regular. La situación de tensión ha escalado al grave punto de que ya los han amenazado con echarles ácido en la cara.

Los residentes cuentan que, se ha vuelto un problema la presencia carreteros y habitantes de calle en el sector puesto que esto ha aumentado la percepción de inseguridad. Estas personas han decidido instalarse en el muro de los Jesuitas del Seminario, en la carrera 9, justo entre calles 65 y 66.

En este sector se han venido incrementando los malos olores, el ruido y la inseguridad. Además, estos habitantes de calle se han vuelto peligrosos porque habrían amenazado a un residente que se atrevió a pedirles que por favor se corrieran de lugar.

También le puede interesar: Tomaron el servicio y lo asesinaron: conductor de plataforma terminó muerto en medio de atraco

“Estamos abocados a que hagan lo que quieran, no los podemos mirar, una persona se atrevió a acercarse a decirles que, por favor, por qué no se hacían en otro lado y le dijeron que si seguían jodiendo le iban a echar ácido en la cara”, dijo una de las residentes a Caracol Radio. De igual forma, la mujer destacó que no les han atendido esta solicitud por los canales oficiales.

“Lo que más sorprende es que la Secretaría de Integración Social dice que ellos tienen derechos humanos y si eligen una cuadra pueden vivir ahí, a pesar de que ocupan el espacio público, de que la gente ya no puede utilizar el andén y de que tiene un perro agresivo”, dijo la mujer.

Con este disgusto los habitantes de este barrio se han organizado y ya han recogido 75 firmas para poder solicitar formalmente que estas personas sean removidas de este lugar por la alta perturbación que provocan en el lugar. “El olor es horrible, ese es el baño público de ellos, se drogan, ponen un bafle a todo volumen y no dejan dormir a la vecindad”, también agregó la residente sobre estos inconvenientes.

Tags

Lo Último


Te recomendamos