Gourmetro

Dulces colombianos: trick or treat

Se acerca Halloween y con él los días de más venta y consumo de dulcería en Colombia, ¿cómo está la industria de chocolates y golosinas en el país?

La variedad de regiones de Colombia hace que viajar por el país sea un deleite para grandes y chicos. Halloween es la excusa para disfrutar nuestros dulces tradicionales y el ‘mecato’, parte fundamental de nuestra gastronomía colombiana.

Después de un suculento almuerzo familiar se busca ‘el algo’ pero ‘algo dulce’ como un bocadillo veleño o unas brevas con arequipe, tal vez una oblea con queso o una ‘cucaracha’, simplemente una menta, una ‘banana’ como decimos en el Valle del Cauca.

El legendario gastrónomo francés Jean-Anthelme Brillat-Savarin lo explicaba a la perfección: “El azúcar nació, verdaderamente [su consumo], en las colonias del Nuevo Mundo: fue importado hace dos siglos, aproximadamente, y prospera allí. Se buscó la manera de utilizar el jugo dulce que destila, y, de prueba en prueba, se logró extraer, sucesivamente, el jarabe, el azúcar bruto, la melaza y el azúcar refinado en diversos grados”.

El paladar colombiano disfruta del dulce y del agridulce, o dulce-salado. Suelen encontrarse matrimonios felices; queso con bocadillo, arequipe con queso, sopa con banano, chocolate caliente con queso adentro, plátano maduro con queso y cuajada con melao, por ejemplo. Pero también nos deleitamos con dulces nuevos, modernos, que se vuelven tradición. Una Nucita, un Bom Bom Bum, un Chocoramo, un Gansito, un Súper Coco, un Quipitos, un Chocobreak, una paleta Drácula.

Según la revista Cambio, los dulces y bombones colombianos podrían reemplazar al petróleo en 20 años, lo que convierte a Colombia es una potencia de dulzura (pun intended). Poniendo un ejemplo popular, de acuerdo con El Tiempo, ‘alrededor de 1,3 millones de unidades de Chocoramo son distribuidas a nivel internacional en sus distintas presentaciones.

MÁS QUE AZÚCAR

“[El cacao] es una fruta como almendra que ellos venden molida y tiénenla en tanto [aprecio] que se tiene por moneda”, escribió Hernán Cortés durante la conquista mexicana, y el chocolate es todo un tema aparte para nuestra industria dulcera.

Desde la botánica, existen en Colombia tres tipos de cacao: criollo, forastero y el híbrido o trinitario siendo, según Fedecacao, “el cacao criollo el más fino, caracterizado por su agradable sabor y su exquisito aroma”.

Según el Ministerio de Agricultura, la producción de cacao en el último año cacaotero (octubre 2020 a septiembre de 2021), fue la más grande de toda la historia productiva del grano en Colombia, con 70.205 toneladas producidas.

Actualmente Colombia cuenta con una amplia variedad de cacaos y chocolates de producción nacional. Entre los que se encuentran; Cacao Hunters, Evok, Lök, Chuculat y Nuazet Chocolates. La mayoría le apuestan a procesos de alta calidad y los productos locales.

Dentro de la clasificación llamada ‘Cacao de Fino Aroma’, el cacao colombiano hace parte del 8% de la producción mundial de esta semilla.

Chocolate colombiano en cifras:

• Número de familias que derivan su sustento del cultivo del cacao: 52.000

• El cacao se produce en 431 municipios de 28 departamentos del país

• Producción nacional año 2020: 63.416 toneladas

• Áreas sembradas en cacao: 188.370 hectáreas (cifra 2020)

• Principales departamentos productores (Santander 41%, Antioquia 9%, Arauca 8%, Tolima y Huila 7%).

• El cacao se exporta a más de 70 países del mundo, principales destinos (México, Italia, Bélgica, Holanda, Argentina, Estados Unidos).

• Colombia se ubica en el 10 puesto como productor de cacao en el mundo.

• Colombia es reconocida por la ICCO (International Cocoa Organization)como país productor y exportador de cacao fino y de aroma en un 95%.

Tags

Lo Último


Te recomendamos