Entretenimiento

Gorda Fabiola cuenta la historia triste que hay detrás de su sonrisa

La simpática Gorda Fabiola se ha presentado llena de emotividad, y de muy buena energía en una de sus últimas publicaciones.

La simpática Gorda Fabiola se ha presentado llena de emotividad, y de muy buena energía en una de sus últimas publicaciones.

Hablarle al público nunca ha sido problema para ella, y más cuando se trata de hacer reír, ya que la queridísima Gorda Fabiola sabe muy bien cómo llegarles a todos, pero esta vez ha hecho una ligera pausa para enviar un poderoso mensaje que muchos le agradecen.

Puede leer: La divertida forma en la que La Gorda Fabiola regaña a su hijo

La humorista ha abierto nuevamente su corazón para recordarle a todos por lo que pasó tiempo atrás y como una experiencia de supervivencia poner su maravilloso ejemplo para llegarle a quien considere que esté pasando por un momento vulnerable, o que se sientan desmotivados o confundidos.

Recomendados

“Seguramente muchos conocen mi historia, pero para quienes no lo saben detrás de esta sonrisa y de mi trabajo como humorista hay también una historia de dolor, con final feliz que se las quiero compartir con mucho orgullo”

—   Gorda Fabiola

Recordó los días que estuvo grave en la cama de un hospital debido a las afecciones que padecía y todo el proceso de recuperación que la llevó a ponerse de pie y sonriente ante todos. Además de quienes estuvieron junto a ella y lo que descubrió en pleno proceso.

Estuve 23 días en coma, sufrí cuatro infartos, tengo problemas intestinales y, además, soy diabética. Después de muchos años entendí que mejorar la relación con mi cuerpo era lo único que podía salvarme y que la cura solamente estaba en mí, aunque mis médicos siempre estuvieron ahí para acompañarme, apoyarme y cuidarme incondicionalmente”, continuó la Gorda Fabiola.

Tras esto confesó que su vida dio un giro, uno inclinado hacia la disciplina, y retomar rutinas que quedaron en el pasado para así poder hacerle frente al presente, y más ante los inconvenientes.

“Fue por eso que decidí mejorar mis hábitos: alimentarme conscientemente, ejercitarme con más frecuencia, trabajar mi parte espiritual y descansar bien. Soy muy juiciosa con mi alimentación me estoy moviendo todo el tiempo. Sigo al pie de la letra las recomendaciones de mi médico y por supuesto yo me estoy monitoreando que me mandan regularmente”.

Finalizó diciendo que no tiene dudas de que una de las mejores cosas para combatir todo lo malo es el buen humor, y es que reírse parece ser uno de los mejores antídotos, ante todo, y más cuando está ligado de las buenas energías.

“Además de los consejos que me dan mis doctores les puedo decir que el humor y la buena energía son las mejores actitudes para a veces enfrentar las adversidades que nos da esta vida. Por eso mi último consejo es que siempre consulten a esos expertos y escuchen sus consejos, y por supuesto, escuchen su corazón”.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos