Entretenimiento

Emily de El Desafío The Box, aceptó que su relación es una mentira

La participante del programa sostiene dos relaciones y una de ella es por conveniencia

El reality show del Canal Caracol, El Desafío: The Box se ha convertido en el rey del rating en las noches en Colombia. Todas las dificultades a las que se deben enfrentar los ‘desafiantes’ en cada uno de los retos hacen que las emociones siempre estén al límite tanto para ellos como para los televidentes que disfrutan del formato.

Lea también: Isabella de MasterChef vuelve y arremete contra Chicho por su plato mal presentado

Así las cosas, hay algunos de los competidores que se han llevado los elogios por medio de las redes sociales, bien sea por su habilidad en alguna de las pistas, como el caso de Ceta o Moisés del equipo Beta, su buena actitud, como lo es el caso de ‘Maleja’ del equipo Gamma o el liderazgo como es el caso de ‘Okendo’ del equipo Alpha.

Es evidente que el juego se ha desarrollado a partir de estrategias que los mismos participantes y equipos, que se unen para sacar a un jugador o a atacar a un equipo en específico, lo que ha generado amores y odios. Por un lado, se dice que no se debe hacer porque se debe jugar limpio, pero por el otro, varios aseguran que hace parte del programa, sobre todo cuando poco a poco llega a su final, y los competidores tienen que encontrar la forma para sobrevivir y llegar a la final.

Lea también: ¿Favoritismo?: acusan a Christopher Carpentier en MasterChef de soplar una receta

Es obvio que las relaciones interpersonales se dan mucho en este tipo de programas de inmersión, donde 24 horas están compartiendo en una casa. Entre estas relaciones, hay algunas que son románticas, como la de Grecia y Samir, que hasta ha llegado a lo más intimo. Sin embargo, otra relación que venía en marcha era la de Ceta y Emily, que según lo que dejó claro ella, solo era su estrategia para obtener beneficios:

“La verdad, a mi el man no me gusta para nada ¿Tu crees que yo voy a dejar a un buen hombre por una aventura en el Desafío? No papá, ni loca. El man me coquetea, me molesta, entonces lo que yo hago es seguirle el cuento, hacerle creer que me gusta, pero nada más. Dime si esas cosas no me han servido en muchas ocasiones que no hemos tenido comida, ¿no me han invitado a fiesta? Lo miro, me hago la boba, a veces le pico el ojo y cuando el pasa me toca y yo le sonrío y me hago la de ‘me mato’, pero es solo una estrategia” terminó por decir.

Tags

Lo Último


Te recomendamos