logo
Cultura
/ Shutterstock / Shutterstock
Cultura 16/07/2021

Lo que sigue para la industria del entretenimiento en una pandemia que no termina

Pese a que 2020 y 2021 han sido años duros para el cine, la televisión, la música, el teatro y las artes en general, hay innovación y esperanza de un retorno a la vida cultural de antes

Han sido unos 16 meses complicados para la industria del entretenimiento desde marzo de 2020. En aquel momento, teatros, rodajes y conciertos se pospusieron, con la esperanza de regresar en un par de semanas. Las semanas se convirtieron en duplas de meses, y la pandemia se tomó ya un año y medio, todavía sin ver una luz al final del túnel.

A pesar de las pérdidas económicas, hay un espíritu de comunidad en el que muchos se han unido para encontrar soluciones que permitan volver a hacer entretenimiento y llevarlo a espectadores y consumidores. Y aunque no es un camino fácil, las alternativas tienen el potencial de transformar los negocios de la industria creativa.

Los conciertos sí volverán, de a pocos

Definitivamente, el coronavirus llegó para quedarse, y pese a las vacunas el riesgo de contagio sigue latente en gran cantidad de países del mundo. Así, la idea de pensar en aglomeraciones anula cualquier posibilidad de asistir a conciertos. Sin embargo, ya se han comenzado a probar algunos pilotos en Barcelona, donde se realizó un concierto de aforo controlado (5000 personas) y se pidió una prueba de coronavirus negativa para ingresar. Esta opción dejó buenos resultados, donde muy pocas personas (menos de 20) reportaron contagios positivos luego del show.

De igual manera, en Colombia se han probado las opciones de auto-concierto, donde cada grupo de personas va en su propio vehículo a ver el show, y se mantiene una distancia prudente entre carros. Con este mismo modelo se han probado los “parches” a cielo abierto, donde los grupos de personas asisten pero distanciados unos de otros. Y aunque los aforos limitados reducen los ingresos económicos, por lo menos permiten la continuación de las actividades.

El fenómeno de los conciertos por streaming

Otra opción que se puso de moda durante los cierres totales por cuarentena fueron los conciertos en streaming. Si bien nunca podrán suplir la experiencia de asistir a un concierto presencial, han demostrado tener cierta aceptación. Tanto así, que algunos festivales optaron por reunir lo mejor de grabaciones de años pasados y retransmitirlas. Pero, además, se abrieron nuevos espacios para artistas emergentes donde se alivianaron los costos de producción de un concierto de mediano formato, y se siguieron obteniendo ciertas ganancias por medio de boletería en línea combinando con una experiencia tipo “videoclip” con elementos más cinematográficos. Y aunque algunos artistas no se terminan de acoplar a la idea de cantar sin público, lo cierto es que varios han reportado el colapso de las plataformas de streaming dado el alto volumen de fans ingresando con boletería paga. Sin duda, es un campo que todavía se puede explorar más a fondo.

El auge de las plataformas de entretenimiento

¿Y qué hay del teatro? Mientras las plataformas de televisión tuvieron un crecimiento sin precedentes (e incluso Disney+, HBO Max y Paramount+ aprovecharon para lanzar sus aplicaciones), el teatro también se sumó al furor online. Gracias a diferentes servicios, varias obras de teatro se grabaron y luego se transmitieron con boletería online, y también hubo otras que se transmitieron en vivo mientras ocurrían. De forma similar a los conciertos, también es un regreso que podría palidecer frente a la efervescencia de una presentación en vivo, pero es una alternativa en un momento donde la única opción viable era no hacer nada. Varias obras de teatro completaron temporada gracias a esta modalidad en Colombia y el mundo.

El cine busca alianzas en línea, pero reabrirá sus puertas

La industria del séptimo arte, una de las que más dinero mueve a nivel internacional, se vio duramente golpeada, pero vio en el streaming una respuesta. Aunque no se pudieron hacer las galas acostumbradas previo a una película nueva, lo que los productores y ejecutivos del negocio querían era mantener andando una industria que, al final del día, depende de la cantidad de espectadores. Así, aunque las películas estrenadas en streaming no han tenido el millonario recaudo de años pre-COVID, sí han visto ganancias significativas. Para varios profesores expertos de la Universidad del Sur de California, la lucha ahora será por ganar más suscriptores de streaming, y no tanto por llenar las salas de cine, situación que además ya es una utopía por el coronavirus.

La televisión tradicional también está virando lentamente hacia las plataformas de streaming. Así, es normal que casi cualquier canal ya cuente con su propia app de contenidos, con la promesa de contenido exclusivo o adicional a su parrilla de televisión tradicional, y desde allí también se está haciendo negocio con la publicidad que antes salía en los comerciales, pero se está transformando para aparecer en plataformas.

¿Una oportunidad para los teatros pequeños?

Pese a que la situación nunca fue tan cruda para los teatros pequeños, los expertos de la USC coinciden en que quizás la pandemia será una oportunidad para los espacios pequeños. Al no ser grandes maquinarias, se volverán referentes locales como espacios culturales, y pueden enfocarse en hacer una curaduría según los gustos de sus visitantes, que podrían ser pocos pero recurrentes. Además, representan espacios que seguramente no serán espacios de aglomeración y podrán realizar controles de bioseguridad más efectivos en grupos pequeños de personas.