Noticias

JEP imputó al exgeneral Mario Montoya como autor de crímenes de guerra y de lesa humanidad por falsos positivos

La histórica imputación que se da por primera vez a un excomandante del Ejército, cobijó también a otros 8 militares más responsables de 130 asesinatos

JEP imputa por primera vez a excomandante del Ejército colombiano por "falsos positivos"

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) imputó por primera vez a un excomandante del Ejército de Colombia. Se trata del general retirado Mario Montoya, y 8 militares más, acusados de 130 ejecuciones extrajudiciales de jóvenes inocentes en 16 municipios de Antioquia.

Montoya fue imputado a título de autor por crímenes de guerra y de lesa humanidad por mentir sobre el número de bajas y encubrir casos de extralimitación del uso de la fuerza entre 2002 y 2003 en el oriente de ese departamento, cuando era comandante de la Cuarta Brigada del Ejército.

“La JEP encontró que la obligación impuesta por el general (r) Montoya Uribe, como comandante de la IV Brigada, de reportarse en términos de “litros”, “chorros”, “ríos”, “barriles”, o “carrotancados” de sangre fue una orden recurrente”, indicó la magistrada de reconocimiento de verdad de la JEP, Catalina Díaz.

Recomendados

Además, indicaron que en la Brigada IV la presión por resultados se consolidó con el mensaje de presentar “muertes en combate” como único indicador de éxito para obtener incentivos, recompensas y no ser trasladados o retirados del Ejército.

Según el Tribunal de Paz, estos hechos no fueron aislados o causales y por el contrario, se trató de una práctica sistemática. “Cada una de las víctimas asesinadas y desaparecidas fue objeto de ataques con una misma finalidad: responder a la presión desmedida y sin control por bajas en combate”.

La JEP destacó que Antioquia concentra el mayor número de casos registrados en el Universo Provisional de Hechos del Caso 03 (Falsos Positivos). De las 6.402 víctimas identificadas por la JEP entre 2002 y 2008, 1.613 (25,19%) ocurrieron en este departamento.

La JEP documentó un patrón macrocriminal y tres modalidades en falsos positivos

En el oriente antioqueño, una de las seis zonas priorizadas en el Caso 03, la Jurisdicción Especial para la Paz, documentó un patrón macrocriminal y tres modalidades: asesinatos y desapariciones forzadas presentadas como bajas en combate por miembros de la IV Brigada.

Te puede interesar: La búsqueda es de todos: UBPD inaugura exposición fotográfica donde podrá enviar un mensaje a los desaparecidos

1. Las víctimas fueron sacadas de sus casas, sus trabajos o fueron interceptadas en los transportes y vías públicas luego de ser señaladas como guerrilleros, milicianos o auxiliadores de la guerrilla.

2. La segunda modalidad corresponde al engaño de personas en condiciones de vulnerabilidad socioeconómica para ser trasladadas al lugar donde serían asesinadas para ser presentadas como bajas en combate por integrantes de la fuerza pública.

3. La tercera modalidad documentada por la Sala de Reconocimiento de Verdad es el asesinato y desaparición de personas protegidas por el DIH que estaban puestas fuera de combate.

Más que cifras: así encaró una madre al general Montoya por el asesinato de su hija

El 27 de mayo de 2023, en Granada, Antioquia -municipio donde más ocurrieron hechos según la JEP- 100 víctimas acreditadas en el Caso 03, conocido como el de ‘falsos positivos’, presentaron sus demandas de verdad y responsabilidad a las versiones rendidas por el general (r) Mario Montoya.

Una de ellas fue la señora Gloria Lucía López, quien con una camiseta blanca que llevaba la frase ‘Verdad, justicia, reparación y no repetición’ y la foto de su hija, la recordó tras ser víctima de ejecuciones extrajudiciales.

“Mi hija menor era Érika Viviana Castañeda, de 13 años. Mi muñeca, mi risa cascabelera. El 9 de marzo de 2002 esa risa se me fue. Me la arrebataron ¿Quiénes? El glorioso Ejército de Colombia. Un falso positivo del señor Mario Montoya”.

Y siguió entre la voz entrecortada. “Me la mataron a las 6 de la tarde en compañía de sus 2 mejores amigos. A las 10 de la noche sale la fiscal y dice: ‘Lo siento papás, no puedo entregar los cuerpos por la orden del General Montoya. (Hay que) esperar a que él llegue mañana’ “, agregó.

La señora Gloria siguió su relato y contó como al otro día alguien le advirtió que se iban a llevar el cuerpo sin su consentimiento.

“El general (Montoya) entró al hospital y volvió y salió (...) Yo logré llegar antes de que él cruzara el puente, y le grité, mírame que soy yo, esa mamá que te gritó: ‘Te va a hacer falta vida y a mí me va a sobrar para que me compruebes que mi hija es una guerrillera (...) Usted dijo que eran del Frente noveno: infame, canalla, son mentiras. Eran niños. Mi niña soñaba ser una gran odontóloga para darnos un buen futuro. Me condenaste a eso a vivir sin ella”.

Tras terminar lo doloroso que vivió como madre, pidió justicia y reconocimiento de responsabilidad a Montoya.

“Nos condenaste a vivir en una ciudad donde no somos felices. A vivir en cuatro paredes que no es lo mismo que estar en un pueblo. A eso nos condenaste con ese resultado que diste. Llegó el momento en que reconozca (general (r) Montoya) que lo hizo mal (...) La verdad la tenemos nosotros. No busquen más beneficios que no se merecen, reconozcan, no más mentiras, por el buen nombre de todos”.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos