Noticias

La dirigencia de fútbol colombiano viola la Constitución y los derechos de los niños

La Federación Colombiana de Fútbol, FCF, está tratando a los niños nacidos en el exterior que tienen nacionalidad colombiana como extranjeros, vulnerando sistemáticamente sus derechos y la Constitución colombiana

Uno de los mayores sueños que tienen los niños colombianos actualmente es poder jugar fútbol y llegar a los grandes equipos profesionales. “Si tiene la habilidad, el compromiso, la dedicación y la disciplina, puede lograrlo”, es lo que se le escucha decir, una y otra vez, a las estrellas del fútbol colombiano que triunfan en el exterior y que motivan a los niños para que sigan el camino del deporte y puedan cumplir sus metas.

Sin embargo, todo parece indicar que eso no es suficiente, ya que para la Federación Colombiana de Fútbol los niños que tienen padres colombianos y que nacieron en el exterior no son colombianos, sino extranjeros, vulnerando sistemáticamente derechos constitucionales, discriminándolos y negado su acceso al deporte, por cumplir una normativa internacional.

Puede leer: Ramón Jesurún habría ordenado que organicen Liga Femenina en el segundo semestre

Sueños truncados

Yan Castrillón tiene 14 años, nació en Francia, es hijo de padre colombiano y su sueño de jugar fútbol y participar en el campeonato de la Liga Antioqueña en un equipo de la comuna 13 se ha convertido en una pesadilla. El tener su tarjeta de identidad colombiana no es suficiente y es tratado como extranjero.

Lleva meses intentado completar el papeleo, en el que piden contratos laborales de los padres, arrendamiento de la vivienda, carta del motivo de llegada al país autenticada, copias de los pasaportes, entre otros; pagando cada cita de revisión de los documentos, que tiene un valor de 10.000 pesos y una cita nunca es suficiente. Mientras tanto, el niño está frustrado, entrenando, pero sin poder jugar. El caso de Yan no es el único, hay cientos de niños de diferentes nacionalidades que viven la misma situación. Muchos, se alejan del deporte porque sus familias no pueden cumplir con los requisitos.

Piden documentos que a veces se vuelven tediosos, porque son complejos de conseguir. Luego tienen que pasar a comisión de documentos, revisarlos y cuando los niños cumplan esos requisitos es que pueden jugar liga”, comentó Willington Cano, director del Club Semillas de vida y paz de la comuna 13.

Cano considera que con este procedimiento “es como si estuvieran discriminación a los pelaos, porque lo que deben hacer es facilitar para que puedan jugar y no poner trabas. Ahora, a Yan le pidieron una carta apostillada de autorización de la mamá para que pueda jugar en Colombia y eso puede costar un millón de pesos y no es justo”.

¿Qué dice la liga y la Federación?

John Bernardo Ochoa, presidente de la Liga Antioqueña de Fútbol en diálogo con PUBLIMETRO dijo que “nosotros solicitamos unos certificados y documentos que demuestren la permanencia de los menores extranjeros aun siendo colombianos. No es una petición de la Liga Antioqueña de Fútbol, es de la Federación Colombiana y de la FIFA. Eso no es a capricho, eso es una normatividad para garantizar la seguridad, evitar la trata de personas en cualquier menor de edad en el fútbol mundial”.

Para Ochoa, como Federación le están dando cumplimiento a la normativa internacional que ordena la FIFA, “nosotros que somos federados cumplimos la normatividad de la FIFA y la Federación lo que hace es autorizar la primera inscripción. A los jugadores que procedan del extranjero se le piden los documentos para validar esa primera inscripción”.

El presidente de la Liga Antioqueña aseguró que harán algo diferente cuando “un juez lo ordene, si hay alguna contravención o violación”.

PUBLIMETRO solicitó la versión oficial de la Federación Colombiana de Fútbol; sin embargo, no se obtuvo respuesta. En una conversación extraoficial, uno de los abogados de la Federación aseguró que no tienen reproche reglamentario ni constitucional ni legal, porque los estatutos están revisados por el Ministerio del Deporte.

Ante el Ministerio del Deporte se elevó la solicitud de la información, a través de un derecho de petición, pero al cierre de esta edición no se recibió respuesta.

Violación de la Constitución y la ley

Lucas Araque García, abogado constitucionalista y coordinador de protección internacional del Consultorio Jurídico de la Universidad de Antioquia, analizó la situación y aseguró que “en este caso se está haciendo una trasgresión del artículo 96 de la Constitución y de la ley 43 del 93, porque todo niño nacido en el extranjero cuyo padre o madre sea nacional colombiano tiene por derecho la nacionalidad y una vez obtenga su registro civil de nacimiento, ya acredita que es nacional colombiano”.

Araque añadió que “por supremacía constitucional, como lo dice el artículo 4, no hay ninguna norma que esté por encima de la Constitución dentro de nuestro ordenamiento jurídico colombiano, he ingresan a ese ordenamiento las normas internacionales que entren por bloque, tratados y convenciones internacionales que hayan sido suscritos y ratificados por Colombia”.

Respecto al argumento de la Liga Antioqueña y de la Federación Colombiana de Fútbol, “en principio ese tipo de normatividad interna de orden privado no tienen rango ni constitucional ni legal en Colombia, no podrían estar por encima de la Constitución e incluso, ni siquiera de la ley, porque es una normatividad de carácter privado que no está suscrita de forma oficial por el Gobierno colombiano”.

Además, desde el punto de vista de vinculatoriedad de este tipo de normatividad internacional privada no sería vinculante para el estado colombiano y mucho menos para entidades públicas colombianas.

Para el experto constitucionalista, “no solo están trasgrediendo el artículo 96 de la Constitución, sino que también el artículo 13, que es el derecho a la igualdad, porque le están dando un trámite discriminatorio a un niño que tiene la nacionalidad colombiana frente a los demás niños que la tienen por haber nacido acá, ambos son nacionales por nacimiento y no puede suscitarse una diferencia por el lugar de nacimiento”.

Araque también considera que es importante tener en cuenta que “los niños son sujetos de protección constitucional especial y tienen una prevalencia de sus derechos frente al resto de personas, por lo que tiene que primar el derecho de los niños a acceder a la recreación y al deporte”.

La verdad de las transferencias para menores

Andrés Charria, experto y reconocido abogado deportivo, aseguró que “están utilizando mal una norma y esto al final termina dándole poder a alguien, enriqueciendo a alguien o permitiéndole a alguna persona decir: ‘es que yo soy el que decido’”.

“La FIFA prohíbe la transferencia internacional de menores para jugadores ¡profesionales! Entonces, un niño de 12 años que quiere jugar en la Liga de Antioquia si es colombiano no necesita nada. La FIFA prohíbe la transferencia internacional de jugadores menores de edad, cuando firman contrato de trabajo. Pero, nunca, nunca, el artículo 19 habla de primera inscripción de academias o de ligas, de los niños de 12 años. Lo primero es que es una interpretación errónea, que lo hemos visto muchas veces, porque a los 12 años no se es jugador profesional y no ha tocado FIFA, porque no pasa por el TMS”, explicó Charria.

Lea también: Marta Lucía Ramírez pide estatus salarial para el fútbol femenino en Colombia

El abogado fue enfático al decir que ese reglamento se refiere a transferencias internacionales de jugadores profesionales, “acá no hay una transferencia. Acá es cuando a un niño lo inscriben a fútbol porque a las mamás les gusta que hagan ejercicio. Pero, hay una cosa mayor y es que FIFA sí permite que se haga una transferencia de menores, como excepción, cuando tienen 17 años y es cuando aplica porque va a jugar al fútbol profesional”.

Para Charria “están utilizando de mala manera una norma que es para transferencia de menores con contrato de trabajo profesionales. Pero, nunca han hablado de un niño que venga de Madrid, España, a jugar como colombiano en el deportivo Chigüiros. A él no le pueden hacer nada”.

Además, agregó que “están confundiendo llevarse un jugador estrella de 16 años al Barcelona, con traer a Matías Pérez que viene a jugar al deportivo Chigüiros en Bogotá. Alguien o muchos se están enriqueciendo por la estupidez y la ignorancia de alguien que no entiende, eso te lo puedo asegurar”.

Las cifras

  • 3 artículos de la Constitución (96, 13 y 4) viola la Federación Colombiana de Fútbol en el tratamiento de los niños que nacieron fuera del país, pero que son hijos de colombianos.
  • 400 clubes entre federados e invitados hacen parte de la Liga Antioqueña de fútbol.
  • Cerca de 300.000 pesos debe pagar un niño que se cambie de club deportivo y quiera jugar en la Liga departamental.

La frase

Alguien o muchos se están enriqueciendo por la estupidez y la ignorancia de alguien que no entiende, eso te lo puedo asegurar”, Andrés Charria, experto y reconocido abogado deportivo.

Tags

Lo Último


Te recomendamos