Gourmetro

El reto de ser anfitrión tras la pandemia

Sushell Barraza, directora de Atmósfera mágica, catering y creación de eventos, y José Iskandar, fotógrafo de alimentos, food stylist y creador de cenas y clases de cocina grupales, hablan en GastroPop de las nuevas formas de socialización en casa

¿Se acuerdan de las conversaciones al comienzo de la pandemia cuando intentábamos pronosticar qué cambiaría en nuestras vidas? Que, si nos íbamos a volver mejores personas, ¿más conscientes del planeta y del valor del tiempo? Que, si íbamos a salir como después de las guerras mundiales con hambre y sed de todo, directo a hacer orgías, ¿o más bien traumatizados y con miedo a la vida social?

Nos preguntábamos qué sería pasajero y qué quedaría de la influencia del Covid y el aislamiento en la socialización, en la llamada nueva normalidad.

Dos invitados, expertos en crear experiencias gastronómicas, contestan qué ha cambiado en sus hábitos, y los de sus clientes, en la socialización en casa. Qué tendencias se han generado alrededor de la comida y las celebraciones, una vez el tapabocas de los primeros reencuentros salió de la mesa. Conversamos con Sushell Barraza, directora de Atmósfera mágica, catering y creación de eventos, y José Iskandar, fotógrafo de alimentos, food stylist y creador de cenas y clases de cocina grupales.

La diferencia más clara es el tamaño de los grupos en las celebraciones. “Antes para mí era importante hacer experimentos sociales y llenar la mesa de amigos para ver quiénes conectaban, ahora hago grupos pequeños, en confianza, a veces solo somos dos parejas, buscamos más intimidad”, dice José.

Para Sushell, celebramos en la intimidad del hogar, en grupos pequeños, porque nos volvimos selectivos al momento de invitar. “Son reuniones más exclusivas, queremos ofrecer nuevos sabores para conocer el mundo a través de los sentidos. Las fiestas suelen tener máximo veinte o treinta personas a quienes queremos deslumbrar con sabores y calidad, tenemos el paladar más dispuesto a probar y sobre todo comemos más con los ojos; por eso es importante la experiencia visual”.

También hay una tendencia hacia la personalización. Los clientes de Atmósfera mágica tienen en cuenta las restricciones alimentarias de cada invitado, quieren ser hosts memorables que dejen una huella en cada persona: “El souvenir se volvió importante, es un detalle personalizado, una nota, un recuerdo o artículo que representa el vínculo con cada persona.”

Para las celebraciones en casa, José reconoce que le pone más cariño a la mesa, usa velas, vasos más especiales o el plato traído del África, y que adiciona al menú la elección de un plato o un ingrediente que tiene relación con un invitado. “Si te invito a comer y sé que amas las setas, preparo un plato con setas pensando especialmente en ti”, dice.

¿Qué se cotizó después de los meses de aislamiento?

Ahora queremos comer rico, saludable y consciente, acorde con la tendencia de cuidar el medio ambiente y a la vez consumir productos que mejoren la calidad de vida. “La preferencia de nuestros clientes son los productos locales, alimentos orgánicos y artesanales. La gente pregunta menos cuánto cuesta y le coquetea a lo gourmet, a experiencias influenciadas por la moda, el arte y la diversidad cultural”, dice Sushell. Entre las estaciones de comida que más le piden, sobre todo para brunch, están la italiana, la mexicana, la colombiana y la árabe; a la gente le gusta interactuar alrededor de la mesa con los detalles y colores, sacar al niño interior e involucrar a la familia y amigos.

Para José también se cotizó la variedad en las bebidas: “La pandemia enriqueció mi curiosidad y mi bar; algunos aprendieron a cocinar, otros a preparar cocteles; ahora le ofrezco más opciones de bebidas a mis invitados y tengo un amigo que se volvió bartender”.

Ahora buscamos más espacios abiertos o zonas amplias en casa que los salones tradicionales: “los hogares son el centro de las reuniones”, dice Sushell. En algunos casos, la cocina es la extensión de la socialización. Para José, es común que en la cocina se terminen de preparar los platos y los cocteles, junto a los invitados, y se convierte en una antesala de la experiencia social.

El manual del buen anfitrión de este año incluye grupos pequeños, personalización en la mesa, ingredientes artesanales y locales, más variedad de sabores y bebidas, experiencias temáticas, y una mesa que invite a la apertura sensorial.

Más información: @Suatmosferamagica 3165388455 y @Food.o.grafo

Tags

Lo Último


Te recomendamos