Cultura

Las sirenas encantadas del Brasil

Una isla ubicada en el estado del Paraná alberga historias sobre seres mitológicos y otras acerca de valientes que han decidido renunciar a todo por quedarse

La Isla de la Miel en Brasil

En las noches en que la luna ilumina el andar de los soñadores, la Isla de la miel, o Ilha do Mel en portugués, resulta siendo un destino de ilusiones. Apenas se desembarca en su playa, el despojarse del calzado es igual de liberador que renunciar a un trabajo odiado o a una relación fallida. Sentir la arena en los pies y caminar al ritmo de las olas es la manera de adaptar el cuerpo a la lógica taciturna de la vida en una isla. El sol en perfecta posición, las risas de extraños y la brisa sanadora ayudan a romantizar el momento. A punto de entrar en el hechizo de creer en la perfección del lugar, los habitantes empiezan a develar la historia de la Cueva de las Encantadas y un destello de razón hace que el visitante se cuestione si lo que está experimentando es auténtico o fruto de un engaño.

Estar dispuesto a creer en la leyenda de las Encantadas requiere una preparación que empieza con la elección de la ruta para llegar a la Isla de la miel. Desde la estación de trenes de Curitiba parte un tren con vagones similares al Expreso de Hogwarts, el tren de Harry Potter, señal de que el turismo y la magia no solo están conectados por la forma en la que se desvanecen los 15 días hábiles de vacaciones al año, sino por cómo se va construyendo el relato de un viaje desde los espacios físicos. El recorrido incluye trucos que permiten que el pasajero sea testigo de la transformación del gris de la ciudad en toda la variedad de los verdes de la vegetación, a través de estructuras naturales mucho más complejas que las de cualquier tipo de metrópoli.

Lea también: Turismo gastronómico en una ciudad de torres blancas

Recomendados

El destino final del tren es Morretes, que como ciudad logra anidar en la mente el delirio justo para que luego sea posible creer en sirenas y amores fugaces. Compuesta de casas coloniales y un río pintoresco, Morretes parece una ciudad congelada en el tiempo. Los restaurantes son su atractivo principal, lo que la hace un destino gastronómico pero pasajero. El inclemente calor obliga a caminar más lento y a desear la ausente corriente de aire. Tras subir pocos pero interminables escalones, una iglesia nada memorable reafirma la noción de estar en el pasado, que según cada experiencia puede ser alguno de sus 289 años de historia.

A 48.5 kilómetros de Morretes se encuentra el Punto Sur (Pontal do Sul), desde donde se puede tomar un transporte a la Isla de la miel. 44,18 reales cuesta el pasaje ida y vuelta, en una promesa que puede quedar a medias si se decide perder el boleto de regreso. Así lo hicieron Carolina, una argentina que recibe a turistas y vive hace 15 años en la isla; y Natalia, que vino del norte de Argentina con todos sus ahorros destinados a montar una cervecería y ante el confinamiento en pandemia tuvo que gastarlos en sobrevivir, por lo que debió empezar de cero.

Tras tocar la arena de la Ilha do Mel, el turista entiende por qué algunos lo han dejado todo por estar allí. Cada hostal y tienda tiene una historia que va desde personas que decidieron pensionarse y vivir la última etapa de su vida frente al mar; aquellos a quienes las dinámicas de las ciudades los agobian y prefirieron los chinelos (chancletas u ojotas en español) que los zapatos formales; y quienes se dejaron seducir por las sirenas en la ruta de las Encantadas, y fue el hechizo y no la razón lo que los hizo quedarse.

En el camino hacia la cueva de las Encantadas ya se pueden percibir alteraciones de la realidad. La racionalidad se pone a prueba cuando en el andar se empiezan a sentir sutiles roces con la piel de las sirenas. Si llega a suceder, en vez de voltear a ver si es auténtica la sensación, se aconseja mantener el último vestigio de pensamiento lógico. Conservar la cordura requiere evitar la coincidencia de mirar fijamente el brillo de los ojos de las Encantadas, que puede llegar a marear en época de enamoramiento. Las sirenas son como las brujas, no hay que creer en ellas, pero de que las hay las hay.

Le puede interesar: Ibagué, un destino turístico que puede conocer este puente festivo

Son los ancianos de la isla quienes cuentan sin titubear que las historias son ciertas y que sí, las sirenas habitaron la cueva, hoy visitada por turistas curiosos. Desde el interior de la llamada “Gruta das Encantadas” vale la pena recrear con imaginación cómo eran esas sirenas. La leyenda cuenta que en las noches con luz de luna, los hombres de la isla eran atraídos por mujeres de divina belleza que bailaban y cantaban hasta embriagar la razón. Un indígena de la zona, al escuchar lo que los demás decían, decidió ir a comprobarlo. En la cueva pudo ser testigo de la belleza de las sirenas y se enamoró de una de ellas. La condición para poder tener una vida juntos era la mayor de las pruebas: la muerte. Él aceptó y desde entonces las Encantadas no aparecen con tanta frecuencia, con lo que el relato empezó a mezclarse con los mitos, los sueños lúcidos y los cuentos.

Tras la visita a la cueva y cuando la puesta del sol marca el fin del día, un trago de la cachaça cataia es necesario. Se trata de una mezcla de la bebida alcohólica tradicional del Brasil (en español, cachaza) con una planta tradicional de nombre cataia, a la que algunas personas le atribuyen poderes curativos como sanar heridas, solucionar problemas estomacales y tratar la impotencia sexual. Como con las sirenas nada es coincidencia, suena una canción del mítico grupo brasileño Legião Urbana: “Hoje a noite não tem luar”. En la voz de Renato Russo se cuenta la historia de un amor que nació en el mar y que tras recordarlo en la ausencia, solo queda la tristeza y la nostalgia. Suena en la isla de las sirenas Encantadas, con lo que a las almas solitarias no se les adhiere la nostalgia sino la esperanza de perder la razón, algún día, por un amor de sirena, así este cueste la vida.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos