logo
Noticias
/ EFE / EFE
Noticias 10/09/2021

Marta Lucía Ramírez señala a las redes como las culpables de protestas

La vicepresidenta Marta Lucía Ramírez dijo este jueves que el detonante de las protestas en Colombia fue una campaña en redes sociales.

Marta Lucía Ramírez señala a las redes como las culpables de protestas, así lo dijo el pasado jueves.

También, indicó que hubo “gente que se infiltró dentro de las protestas para hacer vandalismo, para hacer violencia”.

Marta Lucía Ramírez contra las redes

La vicepresidenta y canciller colombiana, Marta Lucía Ramírez, dijo este jueves desde Bruselas que el detonante de las protestas fueron las redes sociales. Según dijo, se trató de una campaña que exacerbó los ánimos y por eso la gente se volcó a las calles para manifestarse. Añadió también que en esas movilizaciones también hubo vándalos y personas violentas.

Tras la visita en Bruselas, Ramírez declaró que “esas protestas comenzaron en el mes de abril, cuando nosotros habíamos empezado a vacunar en marzo. ¿Qué sucedió? Que a través de las redes sociales hicieron una campaña muy efectiva, muy organizada, diciendo que el Gobierno no había empezado a vacunar todavía, que era mentira la vacunación”. Según dice, esa iniciativa en redes sociales empezó a generar “mucho descontento, mucha rabia”.

También señaló que “cuando la gente estaba desempleada, se ha empobrecido por cuenta del covid y, además; se le dice que no hay vacunas, pues eso genera todas estas tensiones. Mucha gente salió a protestar, mucha gente joven salió a protestar espontáneamente, pacíficamente”. Además, aseguró que también hubo “gente que se infiltró dentro de las protestas para hacer vandalismo, para hacer violencia”.

Añadió luego que “La policía de Colombia, durante dos meses y medio de protestas, pudo quitarle 100.000 armas a la gente que estaba protestando, gente que salía con revólveres, inclusive con armas largas, también con cuchillos, con puñales”. Según ella, la defensa de la protesta “tiene que hacerse siempre basada en la protesta pacífica”. Puntualizó que “La protesta o la expresión de descontento tiene que ser realmente un derecho, pero siempre y cuando se haga de manera pacífica, respetando la vida de los demás y respetando el orden”.

No es cierto que hubo represión

Detalló que en dos meses y medio tuvieron lugar “cerca de 15.000 eventos de protesta”, y que la policía solo intervino “en 1.200 casos, menos del 10 %”. Además, aseveró que “no es cierto lo que quisieron en ese momento decir, que era que el Gobierno colombiano reprimía la protesta. Estoy segura de que si aquí en Bélgica hay una gente que está haciendo vandalismo, pues también saldrá seguramente la policía montada a perseguirlos cuando hay violencia; o en Francia, o en cualquier país europeo”

Según dijo, en un momento de la crisis se bloquearon “150 grandes arterias” del país, lo que impidió la distribución de alimentos y medicamentos. “La parte más criminal de todas es cuando bloquearon las fábricas de oxígeno y no dejaban salir el oxígeno a los hospitales, sabiendo que los hospitales estaban necesitando el oxígeno, porque estábamos en el pico más alto de la pandemia. En esas protestas, obviamente, la policía intervino para restablecer el orden, para capturar a los responsables”.

Admitió que durante el periodo de las protestas murieron 21 personas, y precisó que en cuatro de esos casos se ha confirmado la implicación de la policía. Aseguró también que los agentes implicados han sido encarcelados y apartados del cuerpo. “Eso muestra que tenemos un gobierno que está totalmente comprometido a restablecer el orden, a garantizar la vida de todos los ciudadanos; pero también a exigir que la fuerza pública respete los derechos humanos”, dijo.