logo
Noticias
/ EFE / EFE
Noticias 09/09/2021

El gabinete de Iván Duque, el que más ha tenido que enfrentar mociones de censura

Nueve ministros cuestionados en el Congreso en tres años de Gobierno.

Nueve debates a seis de sus ministros, de los cuales dos renunciaron antes y la MinTIC sería la tercera. El Gobierno de Duque es el que más ha tenido mociones de censura.

Estas cuentas solo revelan otro fracaso en las políticas que implementó este Gobierno.

Pero pese a las decisiones que se tomaron en el gabinete o en cada cartera, en algún momento de la polémica el Congreso les puso freno.

Y no precisamente se hizo por el control político de los congresistas, sino por la fuerte crítica que surgió desde la opinión pública.

El Gobierno de Duque es el que más ha tenido mociones de censura

Desde el inicio de su presidencia, hasta esta semana, Duque ha visto nueve veces a seis de sus ministros en el Congreso. Algunos han pasado dos veces bajo la figura de moción de censura. Otros, además, renunciaron antes de la votación.

El exministro de Defensa Guillermo Botero fue el primero. Estuvo en dos debates de moción de censura por la muerte de menores de edad en bombardeos. En su momento (2019) renunció antes de la votación.

Le siguió el ex ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla, quien tuvo que justificar la reforma tributaria. Pero tras el inicio del paro nacional renunció.

Después le tocó a la ministra de Transporte, Ángela Orozco, que sigue en su cargo.

En el caso del fallecido exministro Carlos Holmes Trujillo, le tocó enfrentar dos debates durante su paso por la cartera de Defensa. Y el actual ministro de Defensa, Diego Molano, también ha pasado por dos debates.

Ahora el turno es para la ministra de las TIC, Karen Abudinen, quien sería la tercera de este Gobierno en renunciar antes de la votación. Pero sería la quinta en la historia del país en hacerlo.

Lo curioso es que esta figura de moción de censura nunca se ha estrenado porque ningún ministro ha dejado su cargo tras la votación. En la mayoría de los casos, los congresistas los apoyan y, en muy pocas oportunidades se ha presentado el caso de Abudinen o de Botero.