Noticias

Medellín pasó de ser ciudad modelo en el manejo de la pandemia al estado crítico

Medellín pasó de ser ciudad modelo en el manejo de la pandemia al estado crítico. Ahora los médicos tienen que decidir a quién le dan acceso a una cama.

Medellín pasó de ser ciudad modelo en el manejo de la pandemia al estado crítico. Medellín hace un año fue modelo en el manejo de la COVID-19, pero ahora vive días dramáticos.

El incremento de contagios y de muertes ha generado una situación que pone a los médicos en la penosa tarea. Ahora deben escoger a quién asignan cada cama libre en los hospitales.

La situación en Medellín y el departamento de Antioquia, ha adquirido tintes dramáticos por el colapso de los servicios hospitalarios. Eso se refleja en las filas de ambulancias con enfermos esperando que se les asigne una cama en Unidades de Cuidados Intensivos (UCI).

El contraste con el inicio de la pandemia

Este escenario contrasta con el del comienzo de la pandemia. Hace un año, cuando la ciudad era puesta como modelo en el manejo de la emergencia sanitaria.

Todo gracias a su apuesta por la tecnología. Con el Big Data trató de contener la propagación del virus mediante un «cerco inteligente» de cada caso positivo, estrategia que funcionó por unos meses.

En Medellín han sido confirmados 250.036 casos positivos, de los cuales 13.330 permanecen activos, han fallecido 4.772 personas. La ocupación de las UCI tanto en la ciudad como en el departamento de Antioquia ya supera el 98 %.

Situación que las autoridades atribuyen principalmente al relajamiento de las medidas de autocuidado por parte de la gente y a nuevas variantes del coronavirus.

En los últimos días Medellín ha registrado hasta 80 muertes diarias y Antioquia tuvo el lunes un récord de 146 fallecidos. Así Medellín pasó de ser ciudad modelo en el manejo de la pandemia al estado crítico.

También le puede interesar: Uribe le ruega al Gobierno cambios en la reforma tributaria

«Triaje ético» en las UCI

La situación llegó al punto de que el pasado domingo el gobernador encargado de Antioquia, Luis Fernando Suárez, anunció el «triaje ético«. Es decir, que tendrán que decidir a quien le asignan una UCI, todo un dilema para el personal médico.

El gobernador explicó que los equipos responsables de las unidades hospitalarias deben entrar a «analizar» las condiciones médicas de cada paciente.

«La edad, el estado de comorbilidades, la patología y, de alguna manera -duro decirlo- definan quién accederá a una cama de cuidados intensivos y quién no«, dijo Suárez.

Ante el colapso, más de diez hospitales en alerta máxima. El alcalde de Medellín, Daniel Quintero, reveló que el personal médico está extenuado por las largas jornadas. Además, que ha tenido que atender a pacientes en estado crítico. Lo han hecho en «centros de cirugía o en los quirófanos para intubarlos mientras se habilita una cama UCI«.

Pese a que la situación es extrema en la ciudad, que además recibe pacientes de otros municipios de Antioquia, Quintero aseguró que «todavía no hemos tenido que desconectar a alguien».

Alarma de las Asociaciones médicas

Otra señal de alarma dieron este miércoles diez organizaciones del sector de la salud que en una carta abierta a la opinión pública insistieron en la necesidad de que se declare una «cuarentena estricta por la vida durante dos semanas» ya que los confinamientos parciales y otras medidas han resultado insuficientes para contener la pandemia.

La carta, cuyos firmantes son encabezados por la Academia de Medicina de Medellín, advierte de la gravedad de la situación «en vista de la confirmación en Antioquia de nuevas variantes del SARS-CoV-2 (británica y brasileña) con mayor grado de transmisión, el colapso generalizado de los servicios de salud, altos índices de infectados, de ocupación de camas UCI y de fallecidos«.

«Alertamos sobre la necesidad de ayudas humanitarias a las poblaciones más pobres y vulnerables, con el apoyo de todos los sectores públicos y la empresa privada«, pidieron las asociaciones de médicos.

Las autoridades de Antioquia advierten que el sistema de salud seguirá «al límite» por dos semanas más y ven con preocupación que el traslado de pacientes a otras regiones se ha hecho cada vez más difícil porque en ciudades como Bogotá, que venía dando un respiro con su apoyo, también empezaron a aumentar los casos.

Colombia atraviesa la tercera ola

La crisis en Medellín y Antioquia es reflejo de la situación que se vive en todo el país, duramente golpeado desde hace tres semanas por la tercera ola de la pandemia, lo que obligó a Bogotá, Cali, Barranquilla y otras ciudades a instaurar nuevamente los confinamientos por días y toques de queda nocturnos para reducir la movilidad de las personas y tratar de mitigar la propagación del virus.

Colombia acumula hasta la fecha 2.684.101 contagiados y 69.177 fallecidos, pero la preocupación es grande en todo el país porque las UCI están a reventar en muchas ciudades y las defunciones alcanzaron niveles récord esta semana, con 420 muertes el lunes y 429 el martes.

Por si fuera poco, la vacunación masiva, que empezó a tomar fuerza en febrero y marzo, ha tenido problemas este mes porque el país no han recibido las dosis esperadas, principalmente del laboratorio chino Sinovac, cuyas entregas se han retrasado.

Hasta este martes Colombia había aplicado 3.977.780 vacunas, de las cuales 1.231.864 son segundas dosis, con sueros de los laboratorios Pfizer, Sinovac y AstraZeneca. 

Medellín pasó de ser ciudad modelo en el manejo de la pandemia al estado crítico

Tags

Lo Último


Te recomendamos