La Terminal del Norte, ¿con más problemas que beneficios?

La obra de la Terminal del Norte no se ha entregado aún, pero según el Secretario de Movilidad Juan Pablo Bocarejo, ya es necesario planear una nueva, más lejos de Bogotá.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

La Terminal del norte no será suficiente. Según el secretario Juan Pablo Bocarejo, la obra retrasada desde hace más de 5 años y que tiene un costo de 16.00o millones de pesos no servirá para acabar con el problema de los buses en la Autopista Norte de Bogotá.

Bocarejo, en diálogo con Caracol Radio, reveló que el problema en la instalación construida en la Autopista Norte con calle 193 fue planeada y construida de manera insuficiente para el flujo de buses hacia destinos como Boyacá, los Santanderes y la Costa Atlántica.

El primer problema, según Bocarejo, es su ubicación. "Queda en donde la Autopista Norte pasa de cinco a tres carriles y se genera el cuello de botella más grande de la ciudad", dijo. Cabe recordar que una alianza público-privada (APP) firmada a principios de este año ampliará la vía a cinco carriles entre La Caro y la calle 245, pero el tramo que corresponde a Bogotá deberá ser construido por el Distrito.

El otro problema crítico radica en el tamaño del terminal, que según Bocarejo "quedó muy pequeño". Con solo 19 bahías y 24 taquillas, su capacidad es insuficiente para atender los miles de pasajeros que salen por la Autopista Norte en 1714 buses que salen a diario de la Terminal de Salitre.

La situación es crítica si se tiene en cuenta que, según Bocarejo, el nuevo terminal "no va a recibir flotas que vengan desde Bucaramanga o Tunja". La congestión de pasajeros es evidente todos los viernes en la Autopista Norte con calle 175, junto al Portal del Norte, que ha llenado de desorden, suciedad y vendedores ambulantes el área y que se espera recuperar con esta Terminal del Norte.

Deshaciendo entuertos

¿Cómo resolver estos problemas en la Terminal del Norte, que al parecer no se habían notado desde que inició la obra en 2012? Según Bocarejo, lo primero que corresponde es hacer "unos paños de agua tibia" para tratar de mitigar el impacto que retrasan aún más la inauguración de esta obra, planeada para finales de enero.

La primera petición de Bocarejo fue hacer que los taxis no puedan parar en la calzada de la Autopista Norte frente a la terminal. "Tuvimos que rediseñar algunas zonas de acceso de los buses y una cantidad de temas que hacían que el proyecto no funcionara”, agregó.

El acceso al SITP también será complicado: aunque la terminal contará con acceso directo a la estación Terminal del sistema TransMilenio, los buses zonales y troncales del SITP deberán hacerse a un lado para evitar congestionar la troncal.

Pero la solución sería empezar de cero, más exactamente, en la calle 235. El secretario de Movilidad aseguró que se adelantan los primeros contactos para construir mediante APP una terminal en el extremo norte de la ciudad, junto con otra en la calle 80, que permitan sacar finalmente los buses intermunicipales de Bogotá.

Los millonarios sobrecostos del terminal del Norte


Una construcción llena de problemas

2010: Se adjudica el contrato en la alcaldía de Samuel Moreno para construir una nueva terminal en la calle 193 con Autopista Norte.

2012: Inició la construcción de la obra, que casi inmediatamente se vio llena de retrasos.

Enero de 2015: La alcaldía de Gustavo Petro cancela el contrato luego de dos años sin avances.

Mayo de 2015: Liberty Seguros, aseguradora del contrato, escoge un nuevo constructor.

Junio de 2016: Juan Pablo Bocarejo, secretario de Movilidad, pide cambios en la obra que retrasan en 6 meses su culminación.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo