Durante varias décadas, Bogotá tuvo un lote de engorde muy particular. Nada menos que en la calle 26 con Caracas, costado nororiental, en pleno corazón del llamado Centro Internacional que se había desarrollado en las décadas del 50 a 70 del siglo pasado y que, tras la demolición de la antigua fábrica de cervecería Bavaria, vivió un nuevo auge en la construcción. En efecto, en predios vecinos a este lote que no parecía tener futuro se gestó el proyecto Parque Central Bavaria, y varios edificios de oficinas y apartamentos se sumaron a los ya clásicos del Centro Internacional. Uno caminaba por la plazoleta que le sirve de cubierta al Centro de Convenciones y, al asomarse por la baranda del sector occidental, al ver ese lote quieto, separado del resto del mundo por una valla, siempre surgía la misma pregunta: ¿será que algún día van a hacer algo ahí?

Todo cambió en 2014. En el andén de la calle 26 apareció una valla que anunciaba la futura construcción del Centro Atrio, a cargo de la firma Rogers Stirk Harbour + Partners. Se trata de la oficina de Lord Richard Rogers, uno de los más famosos arquitectos contemporáneos. Entre sus muchas obras se destacan el Centro Georges Pompidou, en París, la terminal T4 del aeropuerto de Barajas, en Madrid, y los edificios LLoyds y Leadenhall, en Londres.

Las excavaciones preliminares y la construcción de los cimientos y los sótanos tomaron varios meses, e hicieron pensar que la obra como que sí había arrancado, pero como que no del todo.

Pero en las últimas semanas se ha visto crecer, y a gran velocidad, la estructura de una de las dos torres que conformarán el Centro Atrio. Se trata de la torre norte, de 201 metros de altura, que tendrá 43 pisos útiles destinados a comercio y oficinas. La torre que está en construcción ya está en el piso 22, a mitad de camino de llegar a su altura final.

Pero esta es la más bajita. La acompañará la torre sur, de 59 pisos y 268 metros de altura. Ese será el edificio más alto de Bogotá, que superará en altura a la aún inconclusa Torre Bacatá BD, la de la esquina de la calle 19 con carrera Quinta. Este complejo, además, le dará gran importancia al espacio público que lo circunda.

Así que en un par de años, Bogotá tendrá un nuevo hito urbanístico, con la firma del combo del célebre arquitecto británico y del equipo del arquitecto colombiano Giancarlo Mazzanti.

De acuerdo con el cronograma previsto, la torre norte estará lista en el segundo semestre de 2019. De la torre sur aún no se conocen fechas precisas. ¿Cómo se verá la ciudad cuando estén terminados estos edificios? A juzgar por los renders, el perfil urbano de Bogotá estará 268 metros más cerca de Shanghái.

Sigue Leyendo

columnas

columnas

columnas

Mi querido Deportivo Independiente Medellín

Destacados

Mi querido Deportivo Independiente Medellín

¡Estos millennials!

Marchando

Así quedó la tabla de posiciones de la Liga Águila tras la fecha 19 ((Actualizada))

¡Destrucción Más IVA!