logo
entretenimiento
Captura de pantalla / Video
entretenimiento 22/04/2021

Reguetonero quiso grabar video musical en pleno toque de queda en Medellín, pero la Policía le apagó las cámaras

La capital antioqueña se encuentra en crisis hospitalaria por la COVID-19.

Se pudo ver gran aglomeración de personas. Reguetonero quiso grabar video musical en pleno toque de queda en Medellín, pero la Policía le apagó las cámaras.

Al reconocido cantante de reguetón Ñengo Flow, no le importó el toque de queda y que la ciudad de Medellín se encuentra en medio de una crisis hospitalaria, para salir a las calles de una de las comunas para salir a realizar la grabación de un video musical.

En medio de la crisis de la COVID-19, el cantante se reunió con decenas de jóvenes, que curiosos por ver la grabación, salieron a la calle.

Según se ha podido conocer, el hecho se registró en el barrio Manrique y en el lugar asistieron las personas sin acatar las medidas de bioseguridad.

Pero los planes de Ñengo se vieron afectados, luego de que agentes de la Policía llegaran al lugar para detener la grabación, debido a la cantidad de personas que había allí, casi sin ninguna protección contra el coronavirus.

Reguetonero quiso grabar video musical en pleno toque de queda en Medellín, pero la Policía le apagó las cámaras.

“Se presentan varios vehículos en el mismo sector para hacer varias grabaciones con el artista. Al notar la presencia llegamos, les pedimos el permiso que da la administración municipal para realizar cualquier evento en la ciudad, el cual no tenían, por lo que se les pide que se retiren del lugar”, detalló el coronel Daniel Mazo, comandante operativo de la Policía Metropolitana, para Noticias Caracol.

En unas imágenes que se han dado a conocer en redes sociales, se puede ver al artista, ya cuando la Policía le apagó las cámaras, pidiendo a los fanáticos salir del lugar, para regresar al siguiente día a grabar.

Además, los videos permite ver a las personas corriendo detrás del intérprete.

Reguetonero quiso grabar video musical en pleno toque de queda en Medellín, pero la Policía le apagó las cámaras.