"Todos somos un poquito 'El piedra'": Rafael Martínez, director

El director cartagenero sigue recibiendo reconocimientos por esta, su ópera prima.

Por Laura López

Luego de su estreno el pasado mes de mayo, El Piedra se ha mantenido en cartelera gracias a la asistencia del público a las salas de cine.

Esta cinta cuenta la historia de Reynaldo 'El Piedra' Salgado, boxeador cartagenero que se gana la vida trabajando como “carnada”, es decir, pelear para perder. Viviendo en la pobreza extrema lejos de la Cartagena de los lujos, un día aparece en su puerta Breyder, un niño de la calle que dice ser su hijo. Ser padre será la lucha más difícil a la que se enfrentará Reynaldo luego de una vida de pobreza y peleas perdidas.

En conversación con Rafael Martínez, director que ha visto cómo su cinta conquista espacios en festivales nacionales e internacionales, queda claro que la capital de Bolívar es uno de los ejes sobre los que gira la historia. "Cartagena es una fuente de inspiración, así como toda la cultura con la que me he criado", cuenta. "En ese orden de ideas, me interesan mucho los anacronismos a la hora de contar historias. Me gusta esa nostalgia, esa melancolía de los temas del pasado en el presente".

El boxeo, deporte popular en esta región del país, es explorado de otra manera en El piedra, donde no se busca mostrar la idea romántica del pugilismo como una gloria anhelada. "El universo del boxeo, antes que una metáfora de la vida que se ha usado muchas veces, me interesaba como anacronismo aplicado al boxeo en Cartagena", dice. La ciudad amurallada fue una de las cunas del boxeo en el país, y ahora vive de ese pasado, razón por la cual Martínez se refiere a la "decadencia" en la que se encuentra este deporte, donde era necesario hablar también de aquellos que no llegaron a lo más alto del podio.

"A mí siempre me interesaron las historias de los perdedores. Este era el marco perfecto para contar una historia sobre la dignidad del perdedor. Sentí que en esa cultura fuerte y machista, como puede ser el boxeo, el rol de un hombre solitario que se enfrenta a ser un padre soltero me pareció que generaba el conflicto suficiente para contar una historia", anota Martínez.

Precisamente, El Piedra se caracteriza por ser un personaje que podría pasar desapercibido en las historias convencionales. No es un atleta destacado, ni un hombre "ejemplar" dentro de su comunidad, y aún así, su vida refleja una realidad que se encuentra con frecuencia. "Me interesa hacer un cine que logre una comunicación horizontal con el espectador. Quería contar una historia sencilla, con un universo de personajes que parece que no existen porque son invisibles para la sociedad", cuenta Martínez. "Para mí era clave quitarle todo el romanticismo al boxeo. Alejarme de lo heroico y mostrar eso como un oficio más. Creo que esa historia de lucha cotidiana de la clase popular no se limita al boxeo, en este caso este deporte es una excusa, son pocos los que logran hacer gestas heroicas y salir en portadas de periódicos. Lo normal es la lucha por la supervivencia del día a día. Cada quien desde su realidad. Todos somos un poquito El piedra".

Glorias de ayer y hoy

En esta historia también vemos a algunos boxeadores de la vida real, como Bernardo Caraballo, y varios de ellos le hablan a la cámara en lo que parece una pausa documental. "Para mí era muy importante y justamente, para darle dignidad a esos personajes en el olvido, que fueran ellos contando en su propia voz sus relatos", comenta el director. "No necesariamente los relatos heroicos, justamente, el mejor homenaje era que ellos fueran ellos. Están todos los que pudimos reunir, yo quería tener a Rocky Valdez, pero murió seis meses antes del rodaje. Pero está el espíritu de todos ellos, que es lo importante, la voz de una generación".

MÁS NOTICIAS DEL ENTRETENIMIENTO, AQUÍ

También le puede interesar

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo