logo
Deportes
/ EFE / EFE
Deportes 01/07/2021

El Tour quitó la denuncia, pero la investigación sigue. Puede haber cárcel

Aunque la organización retiró la denuncia formal contra la mujer del cartel, aún puede terminar en prisión.

Se mantiene la novela de la espectadora que generó la caída masiva en la primera fracción del Tour de Francia 2021, pese a que se retiró la denuncia.

Luego de varios días de impetuosa búsqueda por parte de la gendarmería francesa, que este miércoles detuvo a la causante del accidente, este jueves, el Tour de Francia decidió retirar la denuncia.

La situación ha sorprendido a propios y extraños, sin embargo, las razones que entregan desde la organización de la principal carrera de ciclismo del mundo son claras.

El director adjunto de la carrera, Pierre-Yves Thouault, indicó que esa decisión se tomó con el fin de “calmar” la situación creada por las caídas y para que la atención no se desvíe de la carrera.

De igual manera, el directivo instó a los espectadores a ser cautelosos y seguir todas las normas de convivencia.

El proceso sigue

Aunque desde el Tour se frena la denuncia, la investigación judicial seguirá.

Tras la captura de la mujer, por la Gendarmería de Landerneau, acompañada de su pareja, indicó este jueves el fiscal de Brest, Camille Miansoni, que se encarga del caso.

Miansoni comunicó en atención a los medios, que la mujer de 30 años podría ser condenada.

Puede haber una pena de hasta dos años de cárcel si alguno de los ciclistas heridos están de baja más de tres meses.

Por el momento no ha sido inculpada, aunque la Fiscalía ha abierto un procedimiento por los delitos de causar heridas de forma involuntaria y poner en peligro la vida de terceros.

Adicional a esto, está la posibilidad de que los corredores afectados se presenten en el proceso para pedir indemnizaciones, manifestó el fiscal.

El corredor español Marc Soler (Movistar Team) había anticipado que interpondría su denuncia, tras verse obligado al retiro debido a las lesiones que le causó el accidente.

La mujer, que vive cerca de donde ocurrió el incidente, ha manifestado a los gendarmes que siente “vergüenza” por la “tontería” que cometió y que se siente superada por el eco mediático que ha tenido todo.