Opinión

Petro presidente… ¿en serio?

“La reforma tributaria, el fuego amigo desde trincheras de poder en el gobierno a quienes ayudaron a elegirlo, la falta de dicotomía y la exagerada congratulación con el expresidente Santos por parte de esta administración, son materia suficiente para “engalanar” a quien quizás no merece ser tenido en cuenta como precandidato presidencial”: Guillermo Rodríguez

La mas reciente encuesta de Invamer tiene muy contento a Gustavo Petro, pues le dejan con más del 38% de intención de voto a un año de elecciones, encuestas que desde luego en el pasado fueron objeto de criticas por parte del ex integrante del M-19. Muy lamentable que estemos tan cerca de un año de elegir el próximo presidente de Colombia y no haya suficiente claridad sobre quién sucederá al presidente Duque, quien de entrada no tuvo la perspicacia en hacerle un corte de cuentas, por exceso de prudencia, al gobierno que le recibía. Desde esta columna sí se le hizo un estado de cuentas sobre cómo recibía Duque el país, en la entonces: “Registro para Nobel”.

Es que si de Nobel se trata, Santos sí debió de haber ganado el Nobel durante los ocho años seguidos durante su mandato por prácticas administrativas antieconómicas, pues no solo ferió contratos, puestos, creo agencias y regaló empresas estatales estratégicas, sino que también triplicó la deuda pública externa, al punto de que el 40% del PIB se fuera al pago de la misma. Es que no era necesario tener una pandemia, ni un gobierno irresoluto y majadero para entender la dificultad presupuestal que afronta el Estado.

Para que Colombia llegue a la postrimería de ser un Estado fallido declarado solo falta un paso, es lamentable lo que le pasó a Duque, a su gobierno y a toda su administración. 

La situación desde luego pone en escena la candidatura de Petro como el salvador de lo que acontece al país. Por una parte las Farc incumpliendo el acuerdo como siempre se supo, y como el gobierno como es su deber denunciarlo en los organismos internacionales, el grupo de amanuenses, sus “coindiscidencias” y su partido sienten un agravio y a la vez una opción de empoderamiento con mayor proximidad al poder, en la candidatura de Petro desde luego, pero sin dejar de lado que la practica de dicotomía al interior del gobierno ha sido desconcertante para lo que representa el presidente Duque, su administración, su equipo de trabajo y sus prácticas de gobierno, asunto que no logran interpretar las bases de su partido y de quien lo llevó al poder.

Así las cosas, si dentro de quienes tenemos identidad con el gobierno y en su mayoría aún no logramos interpretar qué busca el gobierno con la distancia en sus bases, su falta de coherencia y promesas de campaña, qué podrán interpretar quienes no tienen identidad, quienes no son próximos a las agendas de la cosa pública, o quienes simplemente son desprevenidos y depositan su voto y confianza producto de emociones o impulsos porque les sonó algún discurso atractivo o no. La falta de tener posiciones radicales de entrada en la posesión de Duque, en cuanto al estado de las finanzas públicas en las que recibía el país, hizo generar este proceso de disrupción en el que estamos; eso era evidente y Uribe lo vaticinó. 

La reforma tributaria, el fuego amigo desde trincheras de poder en el gobierno a quienes ayudaron a elegirlo, la falta de dicotomía y la exagerada congratulación con el expresidente Santos por parte de esta administración, son materia suficiente para “engalanar” a quien quizás no merece ser tenido en cuenta como precandidato presidencial, pues en una democracia seria el solo hecho de haber empuñado un arma en contra de civiles indefensos es asunto suficiente para tener un veto ciudadano, para cerrarle la llegada a cargos de dirección y poder, sin contar las propuestas que harán mas difícil reconstruir la economía luego de esta pandemia. Menos impuestos, menos asistencialismo, menos gastos en funcionamiento debe ser la ruta.

Corolario: Deng Xiaoping, general díscolo del régimen chino, hacia el año 61 manifestó que: “no importa si el gato es blanco o negro, lo importante es que, si caza ratones, es un buen gato”. Tenemos en el partidor a buenos perfiles como Martha Lucia Ramírez, Tomas Uribe, Rafael Nieto y Enrique Peñalosa, lo importante es entender que es el momento de acompañar al gobierno y hacerle entender que ante grandes crisis, hay grandes soluciones.

@GuilloRodrig

Tags

Lo Último


Te recomendamos