¡Un sueño rodante! Estudiantes caleños tuvieron una novedosa idea para incentivar la lectura

Desde hace cinco meses iniciaron las adecuaciones del espacio. Hoy, la colección tiene cerca de 400 libros.

Por Lina Uribe

El bus que alguna vez les sirvió de transporte a los profesores de la Institución Educativa Inem Jorge Isaacs terminó con sus siete años de abandono en el parqueadero del colegio. Desde finales de 2018, un grupo de estudiantes descubrió que el vehículo podía albergar mucho más que sillas viejas y mugre.

Un sueño rodante

Parecía una aventura tan descabellada como las que emprendió ‘Don Quijote de la Mancha’ en la obra que inmortalizó a Miguel de Cervantes Saavedra. Y es que, precisamente, fue la lectura de este libro la que impulsó a los jóvenes que en ese entonces cursaban grado décimo a construir lo que ellos mismos bautizaron ‘Un sueño rodante’.

“Como los estudiantes supieron que el Quijote se atrevió a darle al mundo su visión de la realidad, quisieron hacer una obra quijotesca. Se les ocurrió armar una biblioteca dentro un bus abandonado. Ahí empezó este sueño”, comenta Violeta Guevara, docente de Lengua Castellana de la institución.

Lea también: La biblioteca que ‘da luz’ a niños del oriente de Cali

Luego de trasladar el bus, los jóvenes se dedicaron a hacerle las adecuaciones que su esfuerzo y sus recursos les permitieron: desinstalaron las sillas y pintaron la lámina interior de blanco. Mientras tanto, la ‘profe’ Violeta inició la gestión para conseguir libros y capacitaciones en promoción de lectura.


3000 estudiantes de bachillerato tiene la sede principal del colegio Inem Jorge Isaacs, donde está ‘El bus de las mil y una historias’.


Hoy, ese sueño rodante al que también llaman ‘El bus de las mil y una historias’ tiene cuatro estanterías móviles, que donó el Museo La Tertulia, y cerca de 400 libros entre los que se pueden encontrar novelas, cuentos, poesías, historietas, investigaciones y literaturas indígenas. Incluso hay libros en otros idiomas para los interesados en aprender una segunda lengua.

sueño rodante2

“Queremos que nuestros compañeros vean la biblioteca de una forma divertida, no solo como un lugar para sentarse a leer. Nos impulsa el gusto por la lectura, además de la posibilidad de tener un espacio adecuado porque la biblioteca del colegio no está en buenas condiciones”, cuenta Kevin González, estudiante de grado 11 y uno de los que inició el proyecto cuando estaba en décimo.

Le recomendamos: La segunda mejor biblioteca de Colombia queda en Cali, conozca su estrategia

El bus, sin embargo, no sirve solamente como biblioteca. Así como su inauguración en noviembre consistió en una exposición fotográfica, será un espacio que integre muchas otras manifestaciones artísticas y culturales. Algunos de los proyectos venideros son concursos de fotografía, pintura y música, al igual que una muestra de cosplay para el Día del Idioma y un pícnic literario.


Los estudiantes están avanzando en la catalogación de los libros para iniciar el sistema de préstamo.


Otros sueños

Con el fin de que más estudiantes de la institución educativa puedan beneficiarse de este proyecto, los precursores anhelan tener mesas y sillas alrededor del bus. El vehículo está en el patio trasero del colegio, un espacio abierto y con más de 10 árboles que no escatiman ni frescura ni sombra para los chicos que quieran pasar el descanso en compañía de un libro.

Quisiéramos hacerle un mantenimiento general y tener ventiladores, instalaciones eléctricas y más libros.

“También nos gustaría tener un proyector de video y una pantalla para que el bus pueda convertirse a veces en sala de cine. Quisiéramos hacerle un mantenimiento general y tener ventiladores, instalaciones eléctricas y más libros, sobre todo literatura y diccionarios”, añade Stiven Angulo, también de grado 11.

Ver ese bus azul con blanco en el patio del colegio, sin sillas y lleno de libros, ha sido motivo de curiosidad y entusiasmo para varios estudiantes de otros grados. En la actualidad, 17 chicos de octavo, noveno, décimo y once lideran el proyecto, con el apoyo de dos profesoras de Lengua Castellana.

Los jóvenes leen mucho, pero en lenguajes variados.

“Lo más importante es desmentir esa idea de que los jóvenes no leen. Ellos no quieren leer, tal vez, lo que los profesores les ponemos o lo que el Ministerio de Educación indica. Leen mucho, pero en lenguajes variados. Son sujetos interesados en hacer ciudadanía y así se construye la democracia”, puntualiza la profesora Violeta.

Si tiene algún aporte para que este sueño siga rodando, se puede comunicar al 3148578529.

Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

También le puede interesar:

Dos jóvenes caleños le apuntan a cambiar vidas a través de la educación

Lo que inició como una recolecta de papel ahora es un proyecto con cuatro enfoques.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo