Así termina el año para el Plan Jarillón

Aunque la meta de la Alcaldía era finalizar el 2018 con el 100% del dique libre de asentamientos humanos, queda trabajo para el 2019.

Por Lina Uribe

De los 26,1 kilómetros lineales que tiene el jarillón del río Cauca en el tramo que le pertenece a Cali, 18,8 han sido liberados con corte a diciembre del 2018. Así lo aseguró el gerente del Plan Jarillón, Juan Diego Saa Tafurt, quien añadió que algunos procedimientos legales impulsados por los habitantes del dique retrasaron el proceso.

“Muchas de las familias con las que ya habíamos logrado una concertación se echaron para atrás e interpusieron acciones de tutela. En varios casos, los jueces dictaron medida cautelar mientras estudiaban la situación. Finalmente fallaron a favor del municipio y pudimos avanzar, pero esto nos retrasó algunos meses”, explicó Saa Tafurt.

Cabe recordar que durante el segundo semestre del año, cerca de 50 habitantes del sector Brisas del Cauca participaron en un plantón que duró casi dos meses afuera del Centro Administrativo Municipal (CAM). Con esta presencia incesante peleaban la posibilidad de ser nombrados ‘consejo comunitario’ y ganarse el derecho a ocupar los territorios que el municipio les estaba reclamando.

Le recomendamos: ¿En qué va el Plan Jarillón?, panorama del esfuerzo para evitar un desastre

En ese caso, tanto la Alcaldía de Cali como el Ministerio del Interior concluyeron que dicha población no reunía los requisitos establecidos por la ley y que debía entregar sus viviendas, pues estaba poniendo en riesgo a los caleños. Se estima que si no existiera el jarillón y se desbordara el río Cauca, cerca de 900.000 personas que viven en el oriente resultarían afectadas y la ciudad tendría que ser evacuada al cuarto día de la tragedia.

“Las comunidades, mal asesoradas, buscaron la figura de ‘consejo comunitario’ para intentar ganar beneficios adicionales. En dos ocasiones, los jueces le han dado la razón al municipio en el sentido de que estas comunidades no tienen ni siquiera las condiciones para solicitar una consulta previa. Es un claro ejemplo de cómo, usando argumentos jurídicos, han demorado el proyecto”, añadió el gerente.

Así las cosas, la meta de tener el dique completamente libre de viviendas y unidades productivas quedó pospuesta para el primer semestre del 2019. También está pendiente la entrega de viviendas de interés prioritario a las casi 900 familias que hoy reciben un subsidio de arrendamiento.

Desalojo sí, pero no así

Ante las críticas de algunos ciudadanos y precandidatos a la Alcaldía de Cali sobre la manera en que la administración municipal ha sacado a las personas de sus viviendas en el jarillón, Saa Tafurt aseguró que para esto se lleva a cabo un proceso en el que siempre se busca la concertación con la comunidad y que está permanentemente vigilado por la Defensoría del Pueblo y al Personería Municipal.

“Es irresponsable decir eso sin ningún conocimiento. Este es un proyecto de mitigación del riesgo y el alcalde le ha puesto todo el empeño. Somos ejemplo a nivel nacional en temas de reasentamiento. Construimos un protocolo en el que se establecen las compensaciones económicas, que son las más generosas del país. Las familias que se niegan a concertar están invadiendo terrenos del municipio y deben someterse al proceso de restitución”, dijo Saa Tafurt.

Con respecto a otros avances, cifras del proyecto indican que ya se han iniciado obras de reforzamiento en cuatro de los seis puntos críticos en los que el dique estaba más débil. “Eso tiene que ser un mensaje de tranquilidad para Cali, sin perder de vista que no vamos a estar absolutamente tranquilos hasta que no terminemos”, puntualizó el gerente.

Más noticias de Cali y Colombia, aquí.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo