En fotos: 42 expandilleros entregaron sus armas para iniciar una vida en paz

Se trató de la entrega voluntaria más grande hasta la fecha.

Por Lina Uribe

Gracias al programa TIP (Tratamiento Integral de Pandillas) – Jóvenes sin fronteras, liderado por la administración municipal a través de varias secretarías, el pasado viernes se realizó la entrega voluntaria de armas más grande de la que se tiene registro en la ciudad: 42 jóvenes del Distrito de Aguablanca y otros sectores vulnerables decidieron desmovilizarse para acceder a nuevas oportunidades educativas y laborales.

“En este momento mi vida está dando un cambio. Con la entrega de las armas entramos desarmados del todo. Somos una semilla de una planta que va a volver a nacer para salir adelante”, dijo Fabián Caicedo, expandillero.

Estos jóvenes, muchos de los cuales aún son menores de edad, recibirán un acompañamiento integral que involucra atención psicosocial, en salud, revinculación al sistema educativo y oportunidades laborales. “En total, hoy tenemos 450 jóvenes del programa Tratamiento Integral a Pandillas que están trabajando para la ciudad, como gestores del medio ambiente para la paz y otros en el programa de gestores de paz y cultura ciudadana”, manifestó Rocio Gutiérrez, secretaria de Paz y Cultura Ciudadana.


La semana pasada también se realizó otra entrega de armas y municiones en la Comuna 1, sector conocido como Terrón Colorado. Es la segunda que se hace en la zona en lo que va del año.


 

Por su parte, el secretario de Seguridad y Justicia, Juan Pablo Paredes, aseguró que en las comunas en las que se ha aplicado este programa se registra un 54% en la reducción de homicidios relacionados con pandillas. Durante el 2016, más de 500 expandilleros entregaron sus armas a cambio de nuevas oportunidades gracias a la Alcaldía, Policía Metropolitana de Cali y el Cisalva, de la Universidad del Valle.


Para el segundo semestre del 2017 se tiene la meta de atender a 1000 jóvenes que quieran dejar atrás su vida en la delincuencia.


“Todos estos muchachos están dispuestos a seguir generando una tranquilidad para la ciudad y para sus familias, para su propio futuro. Cada entrega de armas es una victoria para Cali, es demostrar que cada día vamos a estar mejor. Demuestra que lo que tenemos que hacer es darles oportunidades a todos estos muchachos, de trabajo, estudio, deporte, cultura. La seguridad la podemos hacer desde el punto de vista policivo y militar, pero este trabajo que estamos haciendo con las pandillas de Cali, es lo más importante que tenemos que hacer”, puntualizó el alcalde Maurice Armitage sobre lo procesos de resocialización.

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo