Entre la basura y la dignidad: el panorama de los recicladores de oficio de Cali

Por HEINAR ORTIZ CORTÉS
EN CIFRAS
115.379

toneladas de residuos sólidos aprovechables genera cada año Cali, según el Dagma.

LAS VOCES
ESAÚD URRUTIA, SECRETARIO DE DESARROLLO TERRITORIAL Y BIENESTAR SOCIAL

“Nuestro objetivo es continuar fortaleciendo el nivel socioempresarial de las organizaciones de recicladores, para el emprendimiento de proyectos de aprovechamiento o del servicio público del aseo en la ciudad”.

En Cali, cada 24 horas, se producen 385 toneladas de residuos sólidos aprovechables, según cifras del Dagma. Para medir tal cantidad, imagínese la carga total de 10 contenedores de los que llegan al Puerto de Buenaventura con mercancía. Eso es lo desechamos a diario en la capital vallecaucana entre materiales como vidrio, metales, cartón o plástico.

Ahora bien, es necesario hacer énfasis en la palabra “aprovechables”, pues si no fuese por el trabajo de lo más de 3000 recicladores de oficio que hay en Cali, quienes cada día recorren con sus carretas las calles de la ciudad, escarbando entre nuestros desperdicios y separando aquello que todavía sirve, esas 385 toneladas de residuos sólidos no serían más que montañas y montañas de basura.

Mariela Pabón tiene 49 años y hace 18 está dedicada al reciclaje. Trabaja habitualmente ocho o nueve horas, no obstante, cuando quiere hacerse algo más de dinero, trabaja más tiempo. Son largas jornadas bajo el fuerte sol de Cali, pero Mariela sabe que lo más complejo de su trabajo no es propiamente vivir rebuscando entre la basura el sustento diario.

LEA TAMBIÉN: Con recursos y capacitaciones, Alcaldía busca apoyar a los recicladores de Cali

“Muchas veces la gente nos ‘hace el feo’. Incluso algunas amistades se alejan porque lo ven a uno ‘carreteando’. Pero no, nada de eso, este es mi trabajo y es un trabajo honrado. Me siento orgullosa de lo que hago”, cuenta la mujer.

***

Las autoridades de Cali son conscientes de la gran importancia que tienen los recicladores de oficio para la ciudad. Aún más, después de que la Sentencia T-291 del 2009 de la Corte Constitucional, que aborda la problemática de este grupo poblacional desde la dignidad y la protección de sus derechos humanos, y ordena a los entes territoriales protegerlos y brindarles atención integral.

Es por ello que la Alcaldía de Cali adelanta varios procesos con las más de 24 organizaciones de recicladores de oficio que hay en la ciudad. En efecto, este miércoles se llevó a cabo   el ‘I Foro Inclusión de Recicladores en el Aprovechamiento de los Residuos 2016’, organizado por la Secretaría de Desarrollo Territorial y Bienestar Social de Cali y la ONG Cedecur, en alianza con la Univalle.

“Nuestro objetivo es continuar fortaleciendo el nivel socioempresarial de las organizaciones de recicladores, para el emprendimiento de proyectos de aprovechamiento o del servicio público del aseo en la ciudad”, indicó el secretario Esaúd Urrutia.

LEA TAMBIÉN: Más de 9000 niños serán reubicados en colegios públicos de Cali para 2017

Luis Alfonso Rodríguez Devia, director del Dagma, aseguró que la importancia de los recicladores radica en que “nos ayudan a recuperar muchos materiales que han estado en el metabolismo de la ciudad, y que por distintas razones se han perdido, no se han utilizado, y que sencillamente serían enterrados, lo cual es un contrasentido y va contra todas las normas internacionales”.

La abogada Adriana Ruiz Restrepo, directora ejecutiva de la Fundación Civisol, que defiende gratuitamente desde hace varios años a los recicladores de oficio de Cali y Bogotá frente a los abusos que se comenten contra esta población vulnerable, manifestó que en la alcaldía de Maurice Armitage hay interés genuino en trabajar para ello.

“Esta Alcaldía entendió que esto es una orden judicial. Y acá el Dagma, Desarrollo Territorial y Bienestar Social y todos los funcionarios se han sentado juiciosos a estudiar la sentencia. Esta es la primera vez que veo una Administración con gente juiciosa, estudiando, preguntando. Y eso me alegra mucho porque la dignidad humana no es para hacer política ni para negociar”, aseguró.

LE PUEDE INTERESAR: La ruta de atención para los más de 4000 habitantes de calle que tiene Cali

***

Mientras, en la calle –afortunadamente- todavía hay miles de manos que hacen el “trabajo sucio”. Personas que siguen buscando el tesoro que se esconde entre la basura, separando y clasificando lo que sirve de lo que no. María Doris Ruiz es una de ellas. Tiene 45 años y hace cinco recorre con su carreta el sur y suroeste de la ciudad, buscando material como pasta, cartón, lata y demás residuos que sean aprovechables.

“Me gusta separar lo que sirve de lo que no sirve. Imagínese, si nosotros no hiciéramos nuestro trabajo, la ciudad estaría muy sucia y los caños se llevarían mucha basura. Por eso habría muchas inundaciones”, asegura.

Es madre de tres hijas y tiene dos nietos. Por ellos es por los que baja todos los días desde la parte alta de Los Chorros, donde vive, para ‘carretear’. “Me gusta recoger chatarra, pasta, cartón. Yo sé que con este trabajo tengo plata en mi bolsillo de una, apenas venda lo que recojo. Eso es lo que me ha gustado mucho del reciclaje”, dice sonriendo, orgullosa de su trabajo.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo