Noticias

Esta píldora podría sustituir algunos beneficios del entrenamiento

Investigadores descubrieron señales moleculares que podrían ayudar a obtener los beneficios neurológicos del ejercicio a través de una píldora

Píldora del ejercicio

Hacer ejercicio en nuestro cuerpo puede ser agotador y a veces difícil, pero un grupo de investigadores está desarrollando una píldora que podría suministrar algunos de los beneficios de la actividad física simplemente ingiriéndola.

PUBLICIDAD

Investigadores de la Universidad Nacional de Australia (ANU) han identificado señales moleculares únicas en el cuerpo que podrían ser la clave para desarrollar un suplemento capaz de administrar los beneficios del ejercicio a los pacientes que no pueden hacerlo.

El equipo investiga actualmente el impacto de estos mensajes moleculares en la salud de la retina, pero también en el sistema nervioso central y en enfermedades oculares como la degeneración macular asociada a la edad.

Riccardo Natoli, profesor titular y director del laboratorio de investigación Clear Vision de la ANU, dijo que las moléculas podrían capturarse, recodificarse, “embotellarse” en una píldora y tomarse como una vitamina.

“Los mensajes beneficiosos que se envían al sistema nervioso central durante el ejercicio se empaquetan en lo que se conoce como partículas lipídicas. En esencia, estamos recetando el mensaje molecular del ejercicio a quienes no pueden hacerlo físicamente”, explicó Natoli a Metro.

El Dr. Joshua Chu-Tan, también del Laboratorio de Investigación de Visión Clara de la ANU, declaró que es necesario seguir investigando para entender cómo estas señales moleculares, que se envían desde el resto del cuerpo cuando hacemos ejercicio, llegan realmente al cerebro y a los ojos.

La terapia futurista podría ayudar algún día a los pacientes que sufren enfermedades neurológicas.

PUBLICIDAD

“Se ha sugerido que prescribir ejercicio a los pacientes que sufren enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson puede ayudar a mejorar y ralentizar la progresión de la enfermedad”, comentó el Dr. Chu-Tan.

Los investigadores reconocen, sin embargo, que aún se necesita más investigación para que esta píldora esté disponible para el público en general, pero advierten que no funcionaría como un sustituto del ejercicio, sino como un complemento.

“Nada puede sustituir a los beneficios del ejercicio, pero debe considerarse de forma similar a como se toman los suplementos dietéticos”, concluyó Natoli.

“No se trata de una píldora para mantener a todo el mundo perezoso, sino de una forma de aprovechar los beneficios moleculares del ejercicio”.

—  Riccardo Natoli, jefe del laboratorio de investigación Clear Vision de la Universidad Nacional de Australia.

Otra forma científica de sustituir el ejercicio

La proteína sestrina

Un estudio realizado por investigadores de la Universidad de Michigan (EE.UU.) con ratones y moscas descubrió que cuando se forzaba a las criaturas a producir la proteína Sestrin que se libera durante el ejercicio, se ponían más en forma.

Esta proteína es beneficiosa para el metabolismo y las capacidades físicas durante el ejercicio y algún día podría tomarse en forma de suplemento.

Los investigadores ya habían observado que la estrina se acumula en el músculo después del ejercicio y es responsable de los beneficios del mismo, como el aumento del flujo de sangre y oxígeno al cerebro, la piel y los órganos vitales, el fortalecimiento de los músculos y los huesos, y también la mejora de las capacidades cardiovasculares de los pulmones, el corazón y las arterias.

Entrevista

Riccardo Natoli y Joshua Chu-Tan,

Laboratorio de Investigación de Visión Clara de la ANU

P: ¿Cómo se les ocurrió desarrollar esta píldora?

Joshua (J): Hay que tener cuidado, ya que no se trata exactamente de ejercitarse con una píldora. No queremos sustituir los beneficios del ejercicio, de hecho, no creemos que esto sea posible. Estamos hablando de utilizar los beneficios que el ejercicio proporciona al cerebro y a los ojos y aislar estos mensajes para, en esencia, “prescribir el mensaje del ejercicio”. Se trata de una simple pregunta de investigación: ¿cómo empaquetamos los beneficios moleculares del ejercicio para las personas que ya no pueden hacerlo? Todos sabemos lo bueno que es el ejercicio para nuestro cuerpo, pero se ha descubierto que nuestros músculos envían señales al resto del cuerpo cuando hacemos ejercicio, incluso al cerebro y a los ojos. La teoría es que si podemos averiguar cuáles son estas señales y aprovecharlas, tendríamos la posibilidad de suministrar estas moléculas molecularmente en forma de suplemento utilizando la terapia incorporada en nuestro cuerpo.

P: ¿Cómo funcionan los mensajes moleculares relacionados con el ejercicio?

Riccardo: Aunque los beneficios del ejercicio se conocen desde hace mucho tiempo en otras partes del sistema nervioso central, se ha hecho muy poco en la retina. Creemos que en respuesta al ejercicio se transfiere información molecular por todo el cuerpo que mejora la capacidad del organismo para hacer frente a las tensiones y, por tanto, lo protege contra futuros daños, ya sea por el estrés o por la edad.

P: ¿Cómo funcionaría esta píldora del ejercicio?

J: Creemos que el mensaje molecular protector del ejercicio se aloja en el interior de las vesículas extracelulares (VE) y que nuestras células las utilizan como “burbujas de voz” para comunicar la información de un tipo de célula u órgano a otro. En lo que respecta al ejercicio, nos interesa saber cómo las señales enviadas por los músculos influyen en las neuronas de la retina y creemos que, estudiando y comprendiendo las VE y la carga molecular que contienen, podemos desvelar los secretos de la comunicación entre las células y aplicar la ingeniería inversa para producir VE sintéticas. Se trataría básicamente de un suplemento que podría tomarse para reproducir la comunicación celular beneficiosa del ejercicio para, básicamente, prescribir los mensajes moleculares protectores del ejercicio para los trastornos del sistema nervioso central.

P: ¿Para quién sería esta píldora de ejercicio?

R: Nos centramos en una enfermedad llamada Degeneración Macular Asociada a la Edad (DMAE). La DMAE afecta actualmente a 1 de cada 7 personas mayores de 65 años y se prevé que afecte a 288 millones en todo el mundo en 2040. Por lo tanto, cualquier tratamiento que pueda ralentizar la progresión de esta enfermedad tendría un gran impacto en la calidad de vida de las personas y reduciría el importante impacto económico, ya que la DMAE cuesta actualmente a la economía mundial unos 350.000 millones de dólares al año. El ejercicio se perfila como una terapia no invasiva para el tratamiento de una serie de enfermedades neurodegenerativas, como el Alzheimer y el Parkinson, así como la degeneración de la retina, incluidos el glaucoma, la retinopatía diabética y la DMAE. Hemos demostrado en trabajos preclínicos que el ejercicio ralentiza el proceso degenerativo y protege contra la inflamación y la muerte celular de la retina, dos características importantes de la DMAE y que, en general, lo son de las enfermedades neurodegenerativas. Así que la investigación que llevamos a cabo en la ANU, aunque centrada en el ojo, podría ser aplicable a otras enfermedades neurodegenerativas como el Alzheimer y el Parkinson.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags

Lo que debe saber


Lo Último