Noticias

De la indignación a la acción: las lecciones que deja Compromiso Valle

Tras el duro momento económico y social que atravesaron Cali y el Valle, epicentros del paro nacional hace diez meses, solo la unión, la escucha activa y el diálogo han permitido emprender un camino distinto para entender las necesidades y construir respuestas.

Conversar fue el primer paso que dieron jóvenes, empresarios, representantes de fundaciones sociales y ciudadanos. Durante muchos encuentros previos antes de llegar a un consenso, todos se expresaron y asumieron responsabilidades. Luego llegaron los puntos en común que los llevaron a ‘ponerse la camiseta’ a través de Compromiso Valle, iniciativa que surgió hace siete meses con el propósito de aportar a la generación de oportunidades para quienes más las necesitan y fueron protagonistas del estallido social.

‘Todo lo que se necesita para transformar una vida es una buena oportunidad’. Con esta premisa, las organizaciones y personas vinculadas a la iniciativa se integraron para trabajar por una ciudad y un departamento con mejores oportunidades. Ya son más de 90 empresas y un centenar de ciudadanos gracias a quienes se han logrado gestionar recursos por más de $50.000 millones para ofrecerles el pasaporte a una mejor vida a más de 20.000 personas, especialmente jóvenes, que demandan esa ayuda.

Compromiso Valle surge, explica María Isabel Ulloa, directora ejecutiva de ProPacífico, después de los bloqueos sufridos en Cali, Valle del Cauca y varias regiones de Colombia entre los meses de abril y junio del 2021. “Empresarios de todos los tamaños deciden ir a las calles a hablar, escuchar y tratar de entender lo que estaba sucediendo, a través de la escucha activa, que es dinámica porque todavía seguimos yendo a los territorios para acercarnos y llevar soluciones a las problemáticas”, agrega.

Tras varias jornadas con líderes y jóvenes en barrios y municipios, se trazó una ruta con seis frentes de trabajo: seguridad alimentaria, transformación de proyectos de vida, empleabilidad, liderazgo, emprendimiento y educación, para aportar al cierre de brechas sociales e impactar a más de 30.000 personas en siete municipios: Cali, Yumbo, Buenaventura, Palmira, Candelaria.

“El sector empresarial del Valle ha sido receptivo. Ya tenemos más de 90 empresas vinculadas, más de cien ciudadanos aportando y muchas instituciones como Comfandi, la Cámara de Comercio y fundaciones empresariales como Fanalca, Carvajal y Sidoc, así como organizaciones sociales que hacen parte del proyecto”, explica María Isabel Ulloa.

Resultados inmediatos

La seguridad alimentaria es una de las líneas prioritarias para Compromiso Valle. En los cien comedores habilitados en Cali, Palmira y Yumbo, tienen alimento más de 9.500 personas tienen alimento. María Eugenia o ‘la tía’ como la conocen, gestora de un comedor ubicado en el sector conocido como Apocalipso, oriente de Cali, barrio Calipso, protagonista del estallido de abril 2021. “El comedor inició cuando en el paro quisimos apoyar a los muchachos que defendían los derechos de todos, y cuando se levantaron los bloqueos nos dimos cuenta de que ellos y sus familias seguían necesitando de nuestra ayuda. Muchos no habían comido tan bien antes de la existencia del comedor”, explica María Eugenia.

Otro frente de trabajo con resultados es el de ‘transformación de proyectos de vida’, mediante iniciativas como ‘forjando oportunidades’ y ‘abriendo caminos’. Juan Camilo Cock, director ejecutivo de la Fundación Alvaralice, explica que el propósito de vincularse a Compromiso Valle es aportar en procesos de reducción de violencia, de generación de oportunidades para jóvenes y fortalecer iniciativas comunitarias.

“Con el proyecto Abriendo Caminos, trabajamos con 40 barrios de Cali y en 10 barrios de Palmira, Jamundí y Buenaventura para fortalecer las capacidades de la comunidad para interrumpir y mediar conflictos y que estos no se vuelvan violentos; y para darles acompañamiento a jóvenes que están en alto riesgo de involucrarse en violencia para que puedan acceder a programas sociales que transformen sus vidas”, señala Juan Camilo Cock.

Rumbo Joven es otro proyecto al que se ha sumado la Fundación Alvaralic, para dar formación en habilidades para el empleo a jóvenes y bachilleres de barrios con altos niveles de exclusión. Entre ellos, Potrero Grande y Siloé, en la ladera de Cali. Aunque Compromiso Valle es un proyecto pensado a 18 meses, se espera que las personas que entren al programa tengan una transformación positiva en su vida o logren exitosamente llevar adelante su emprendimiento y alcancen autosostenibilidad.

La Fundación Sidoc también hace parte de ‘Transformación de proyectos de vida’ a través de la iniciativa ‘Forjar Oportunidades’, para contribuir en la reducción de la violencia juvenil.

“A partir del estallido social surgió una oportunidad de seguir contribuyendo a la transformación social de los territorios. Desde el sector empresarial se generaron múltiples espacios de diálogo y escucha activa con los jóvenes, en los que ellos pudieron exponer sus realidades y que en el marco de la coyuntura actual no podíamos permitirnos pasar por alto”, recalca Christine Armitage Tello, directora ejecutiva de Fundación Sidoc.

El proyecto ‘Forjar oportunidades’ es una de las metodologías de intervención en violencia con las que cuenta la Fundación Sidoc. Se ha puesto al servicio de Compromiso Valle, con la esperanza de abrir espacios de oportunidades. “Esperamos impactar positivamente a cinco mil jóvenes de manera directa en Cali, Buenaventura, Buga, Candelaria, Jamundí, Palmira y Yumbo. Sabemos además que, al transformar sus proyectos de vida a partir de oportunidades para la formación y generación de ingresos, de orientación para el ejercicio de una ciudadanía democrática y participativa, y de la generación de confianza con la comunidad, terminamos impactando de manera indirecta a aproximadamente quince mil personas”, agrega la directora ejecutiva de Fundación Sidoc.

Tags

Lo Último


Te recomendamos