Noticias

Un papá salió de misa por la muerte de su hija y sicarios lo esperaron para matarlo

Desconcertante crimen.

arma

Un padre identificado como Rubén Hernández Mendoza fue asesinado a balazos un mes después de que su hija Loraines Paola Hernández García fuera también víctima de homicidio en el barrio Lipaya, en Barranquilla.

PUBLICIDAD

De acuerdo al portal Zona Cero, el hombre fue atacado a balazos alrededor de las 6 de la tarde del miércoles en el barrio La Manga, en el suroccidente de Barranquilla.

Familiares detallaron este jueves en Medicina Legal indicaron que Rubén había estado en una misa tras cumplirse el mes del crimen de su hija.

A la hora en que lo atacaron a bala estaba en la puerta de su casa esperando que fueran las 7 de la noche para un culto evangélico que iban a hacer en su inmueble.

“Cuando vio a los tipos llegar en la moto, se puso de pie y en ese instante le dispararon por el lado de una de las costillas. Cogió la silla para cubrirse y después la tiró para salir corriendo, pero el parrillero de la moto lo persiguió y le propinó dos balazos en la cabeza”, contó un familiar a Zona Cero.

Los familiares aseguraron que no tienen conocimiento si su crimen guarde relación con el de su hija, teniendo en cuenta que el pasado 16 de enero, cuando acribillaron a la mujer, él la acompañaba y resultó herido.

“Incluso él había dicho que si no lo mataron ese día ya no lo iban a matar. Estaba tranquilo porque no le habían hecho nada en este tiempo que pasó”, indicó el familiar.

PUBLICIDAD

Los seres queridos precisaron que Rubén se dedicó toda su vida al mototaxismo y dejó cuatro hijos.

El caso es motivo de investigación en Barranquilla.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags

Lo que debe saber


Lo Último