Noticias

La crianza de mascotas tiene una explicación evolutiva

La función de cuidar, enseñar y amar a otro ser vivo juega un papel importante en la crianza de mascotas. Metro investiga al respecto

Probablemente te hayas dado cuenta de que muchas personas tratan ahora a sus mascotas como si fueran hijos, invirtiendo en ellas mucho tiempo, atención y, sobre todo, dinero. Y una investigación reciente publicada en Sage Journal sostiene que el escenario está preparado para que nos dediquemos activamente a las mascotas en lugar de a los niños porque las tasas de fertilidad son bajas y la gente gana más flexibilidad a la hora de elegir cómo vivir su vida.

Ante esta situación, y para responder a la pregunta: “¿Las personas que eligen mascotas en lugar de hijos son realmente padres para sus mascotas?”, Shelly Volsche, profesora asistente de antropología en la Universidad Estatal de Boise (EE.UU.) y autora del estudio, recurrió a la evolución de la paternidad y el cuidado de los animales.

Volsche se propuso investigar la aloparentalidad –una lógica por la que los humanos son criadores cooperativos y ayudan a cuidar a las crías que no son suyas– para explicar la crianza de las mascotas.

“La aloparentalidad de los animales de compañía puede ofrecer una forma de satisfacer la necesidad evolucionada de criar al tiempo que se reduce la inversión de tiempo, dinero y energía emocional en comparación con la crianza de los hijos”, escribió en el estudio.

Para comprender mejor este fenómeno, la autora lanzó una encuesta en línea en la que participaron más de 900 personas, y que arrojó resultados interesantes.

Por ejemplo, las personas que no eran padres declararon un mayor índice de apego general a sus animales y también eran más propensas a utilizar términos familiares como “padre”, “hijo”, “niños” y “tutores” al referirse a sus relaciones con las mascotas.

Volsche concluyó que la diferencia entre los padres y los no padres “sugiere que la crianza de mascotas es, realmente, paternidad de mascotas”, ya que tanto la práctica de crear niños como la de mascotas cumplen la misma función evolucionada de cuidar, enseñar y amar a un otro sintiente.

“Somos una especie protectora por naturaleza, por lo que buscamos conexiones y vínculos, aunque sean con otras especies”.

—  Shelly Volsche, profesora asistente de antropología en la Universidad Estatal de Boise, EE.UU

¿En qué gastaron más dinero los dueños de mascotas en 2020?

Alimentos y golosinas para mascotas: 42.000 millones de dólares

Suministros, animales vivos y medicamentos de venta libre: 22.100 millones de dólares

Atención veterinaria y venta de productos: 31.400 millones de dólares

Otros servicios: 8.100 millones de dólares

(Otros servicios incluyen alojamiento, peluquería, seguros, adiestramiento, cuidado y paseo de mascotas y todos los servicios ajenos a la atención veterinaria)

Fuente: Asociación Estadounidense de Productos para Mascotas

Entrevista

Shelly Volsche,
profesora adjunta de antropología en la Universidad Estatal de Boise, EE.UU.

P: ¿Qué le llevó a estudiar la crianza de mascotas?

- Yo misma soy madre de una mascota, y creo que los investigadores suelen sentirse atraídos por temas que les afectan de algún modo. También he sido asesora profesional de adiestramiento y comportamiento de perros. Esto es lo que me llevó a preguntarme cómo los diferentes propósitos, éticas y percepciones de la relación entre humanos y mascotas conducen a experiencias vividas muy diferentes para todos los involucrados.

P: ¿Qué significa que cada vez más personas inviertan tanto en sus mascotas?

- Los medios y las vías de acceso a una vida plena están cambiando. Esto significa que el modelo de graduarse, casarse y tener hijos ya no es el único camino hacia la felicidad.

P: ¿Se puede considerar este tipo de atención a los animales como crianza de hijos?

- Por supuesto. En la evolución de la paternidad humana, hay un fuerte argumento de que evolucionamos hacia la aloparentalidad, es decir, que individuos distintos de los padres biológicos cuidan de la descendencia. Esto proporciona un espacio natural en el que podemos criar a otras especies. Muchos padres de mascotas responden a las preguntas sobre el presupuesto de los cuidados médicos, la comida y otros recursos de forma muy parecida a los padres de niños humanos. Vemos cómo se entrena a los perros mayores para que vayan en un cochecito cuando ya no pueden caminar tanto, cómo se entrena a los gatos para que vayan en el automóvil y ayuden a hacer los recados, y cómo la gente se queda en casa y no va al trabajo o a las reuniones sociales para cuidar de sus mascotas enfermas. La diferencia está en los detalles, pero la crianza es la crianza, y la crianza puede hacerse con cualquier animal.

P: ¿Por qué la gente decide criar animales de compañía en lugar de niños?

- Hay muchas razones. Algunos simplemente prefieren los perros y los gatos a los niños. Otros han esperado hasta una edad suficientemente avanzada como para sentir que la oportunidad de tener hijos ya ha pasado. Otros se dan cuenta de que la idea de “tenerlo todo” es una mera fantasía. Y aún son más los que lo hacen porque, a la larga, las mascotas dejan una huella de carbono mucho menor que la de un niño.

P: ¿Cómo satisface la gente la necesidad evolucionada de cuidar, enseñar y amar a través de las mascotas?

- Un número creciente de padres de animales de compañía dedican tiempo a conocer a sus mascotas y a aprender sobre las necesidades y habilidades específicas de cada especie. Esto lleva a que los gatos sean adiestrados con correa para que puedan explorar el exterior de forma segura para todos. Los padres de perros tienen en cuenta la necesidad innata de sus perros de buscar comida y olfatear durante los paseos, por lo que se trata más de negociar una relación y enseñar que de dominar o controlar. Los padres de mascotas leen las páginas web, ven los vídeos, asisten a los talleres y compran los libros que les ayudan a aprender a enseñar y querer mejor a sus compañeros, de forma parecida a lo que hacen los padres cuando un nuevo bebé está en camino.

Esto proporciona un camino para satisfacer la necesidad biológica y emocional de establecer un vínculo. Para alimentar, enseñar, abrazar, explorar y cuidar, para lo que hemos evolucionado.

Tags

Lo Último


Te recomendamos