Estilo de Vida

La razón por la que el 28 de diciembre se celebra el Día de los Inocentes

Aunque la fecha es esperada por aquellos que disfrutan gastar bromas a amigos y familiares, su origen se remonta a un suceso trágico.

Día de los inocentes
Día de los inocentes

Entre las festividades que marcan la transición entre Navidad y Año Nuevo, el Día de los Inocentes, también conocido como Santos Inocentes, emerge como una jornada de sentimientos encontrados entre la población. En el año 2023, esta peculiar celebración cae el jueves 28 de diciembre.

PUBLICIDAD

Aunque la fecha es esperada por aquellos que disfrutan gastar bromas a amigos y familiares, su origen se remonta a un suceso trágico y nada gracioso. La historia, que se remonta a dos mil años, está vinculada a la masacre de recién nacidos ordenada por el rey Herodes I, según el evangelio de San Mateo.

¿Qué hay detrás del Día de los inocentes?

Herodes tomó esta cruel decisión al enterarse de la llegada de un bebé que se convertiría en el rey de los judíos, amenazando su reinado. Preso de su ambición, Herodes ordenó la matanza masiva de todos los bebés menores de dos años nacidos en Belén. Los magos, guiados por una estrella, encontraron al niño Jesús y, a través de sueños, fueron advertidos de no decir nada al rey.

La fecha exacta de estos eventos se estima que fue un 28 de diciembre, y la Iglesia católica decidió conmemorar el Día de los Inocentes en honor a las almas inocentes que perdieron la vida por el hijo de Dios. La tradición de hacer bromas en este día tiene diversas explicaciones.

Una de ellas sugiere que los magos, al encontrarse con Herodes, decidieron darle direcciones equivocadas para hacerlo pasar un mal rato y evitar que encontrara a Jesús. Otra versión sostiene que la tradición evolucionó durante la Edad Media, fusionándose con un rito pagano llamado “La fête de Fous” en Francia, donde se permitía burlarse de las convenciones sociales establecidas.

¿Qué es “La fête de Fous”?

Traducido al español sería “La fiesta de los locos” y durante esta festividad, que también es conocida como “La fiesta de los tontos”, el pueblo se entregaba a una risa festiva y sardónica, burlándose de las normas sociales. A pesar de la prohibición oficial por parte de la Iglesia en 1435, la costumbre de realizar bromas persistió a lo largo del tiempo.

Esto acabó convirtiéndose en una tradición arraigada que perdura hasta nuestros días. Así, el Día de los Inocentes continúa siendo un recordatorio de su origen trágico, pero también una oportunidad para aliviar las tensiones diarias a través del humor y la diversión.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags

Lo que debe saber


Lo Último