Estilo de Vida

“¡Odio esto!” El rey Carlos III sigue haciéndose viral por su mal genio

El monarca se molestó porque su pluma derramó tinta, manchando sus manos, lo que hizo decir maldiciones y expresiones de desagrado, a tal punto que salió de la sala y dejó sola a su esposa Camila

Rey Carlos III

Tras la muerte de su madre, la reina Isabel II, el nuevo rey Carlos III se ha hecho viral, y no precisamente por su actitud de tristeza. El nuevo monarca ha tenido gestos, que muchos han catalogado de mal carácter y prepotencia.

Luego de las fuertes críticas por su poca comportamiento para con los miembros del protocolo durante su coronación, ahora el hijo de Isabel II la volvió a hacer, hablando en mal tono a los trabajadores y diciendo maldiciones por una pluma que largaba tinta al momento de firmar un documento en el Castillo de Hillsborough, situado en Irlanda del Norte.

En un video, compartido por la CBS este martes, se observa cuando el rey llega y pregunta si es 12 de septiembre. La gente de protocolo le dice que no, que es 13, y él admite que puso mal la fecha.

“Ay Dios, puse mal la fecha, ¿13?”, pregunta. Los trabajadores le responden “si”. Seguidamente, él le pasa la pluma regando tinta a su esposa Camila, reina consorte.

“¡Odio esto!”, dice molesto Carlos III, de 73 años, y se levanta. No le importa que su esposa se manche con tinta, sino que saca un pañuelo de su bolsillo para él mismo limpiarse las manos.

Ella parece abrumada con la pluma regando tinta y mira alrededor viendo quién la ayuda. Los trabajadores buscan rápidamente otra pluma y se la dan.

“No puedo soportar esta maldi… cosa, lo que hacen cada vez, es apestoso”, dijo molesto el rey, quien sale de la habitación y deja sola a Camila firmando.

Críticas

La grabación ya dio la vuelta al mundo, avivando las críticas en contra del monarca.

Firma de su proclamación

Al parecer, el rey no se lleva bien con las plumas y los tinteros. El pasado 10 de septiembre, durante su proclamación, se hizo viral por la forma no muy amable, en la que exigió a los trabajadores que quitaran los tinteros de la mesa, para poder firmar.

Hizo un movimiento, señalando los tinteros para que los retirarán. Luego, hizo un gesto apretando los dientes como una expresión de molestia para que el protocolo quitara otro objeto de la mesa. Detrás de él, se veía a Camila, algo incómoda.

Tags

Lo Último


Te recomendamos