Estilo de Vida

Reinventando la historia de moda con el reciclaje de la contemporaneidad

Alejandro Crocker y Falabella dan nuevas significancias al recorrido histórico del atuendo en Colombia.

Museo Nacional de Colombia

La moda rápida es un fenómeno de consumo que se viene fomentando desde hace algunos años debido a la inmediatez de las tendencias que se encuentran en las redes sociales. Al ser efímera, porque esa es su naturaleza, se promueve el uso de las piezas de forma pasajera, y con una sola postura, la ropa está siendo desechada, generando desperdicios monumentales.

Esto, sin contar las abismales cantidades en toneladas de residuos que ya de por si genera la industria de la moda, únicamente a base de la fabricación de estas mismas prendas, que ahora, con solo un par de veces de uso, ya termina en una caneca de basura.

Por esta razón y con el fin de generar conciencia sobre el impacto que tienen los efectos de este consumo desmedido, se ha exhibido una exposición de moda en el Museo Nacional de Colombia, en tono colaborativo, con el que se usó material muerto del catálogo de uno de los almacenes de retail más importantes a nivel colombiano.

De esto se trata de la exposición ‘Moda con Historias: laboratorio de reciclaje y creación textil’, impulsada y dirigida por el Museo Nacional de Colombia, en conjunto con el diseñador e historiador de arte Alejandro Crocker y el Bronx Distrito Creativo, contando con el apoyo de Falabella. Pero esta labor se complementa con los artistas que hicieron parte de esta producción y que vienen de orígenes disimiles. De esta forma, diseñadores, emprendedores, líderes sociales y ropavejeros tuvieron la oportunidad de diseñar y crear una pieza completamente única con prendas reciclables. Todo, con el fin de generar consciencia sobre el significativo impacto que tiene el consumo del ‘fast-fashion’ o ‘moda rápida’.

Materiales con historias únicas

Ahora bien, adicional a las piezas que fueron creadas exclusivamente en el laboratorio a partir de este material que fue reciclado y donado por Falabella -que a su vez pertenece a su inventario de prendas que jamás se vendieron-se pueden apreciar otros elementos curiosos como un vestido de baño que data del año 1923 y un collar que pertenece a la década de los 40, y le pertenecía a la tribu Kofán del Putumayo.

“Las prendas y accesorios de las colecciones del Museo Nacional de Colombia, pertenecientes a distintos contextos temporales y culturales, dialogan con el reciclaje para invitar a los visitantes a pensar e implementar formas alternativas de reutilización de la ropa”, afirmó la directora encargada del Museo Nacional, Ana María Cortés, en sus palabras de apertura.

La importancia de la verdadera diversidad

Se recalca la importancia del origen diverso de los co creadores de las piezas. Esto, porque, al fin y al cabo, las miradas opuestas se enfocan en un solo objetivo. Una de ellas es la de la diseñadora Katt Gonzalez y su pieza ‘Consumo Degenerado’, creada a partir de textiles automotrices.

Esta es una pieza con aires futuristas inspirada en las obras de Guillermo Wieddemann y Felipe Santiago que, desde orillas opuestas, al final logran entrelazarse. Por parte de Wieddemann tenemos la intención de romper con la cotidianidad, mezclando textiles y texturas, logrando así una prenda agradable pero con fuerza”, le contó a Publimetro.

Este ejercicio, que tomó forma curatorial desde enero, también tuvo colaboración de 12 personas del barrio Los Mártires.

Primero sacamos toda la inspiración que necesitábamos para las prendas, y allí fue cuando Falabella accedió a proveer toda la materia prima que utilizamos. Luego, ya solo fue plasmar los diseños en las telas que teníamos.”, contó Alejandro Crocker, sobre el inicio de este proyecto.

Significó mucho trabajar con estas prendas, pero enseñarles a 12 personas que se le puede dar un segundo y tercer uso a la ropa es algo que se mueve dentro de mi existir, ver como punto de inspiración, piezas de la colección del museo, y ojalá este sea el principio de muchas exposiciones de moda en el país, porque la moda cuenta historia y es parte de nuestra piel”, expresó.

Moda con historia colombiana

La exposición se divide en tres secciones que intentan dar una mirada más cercana al mundo de la moda, dando a conocer procesos históricos y culturales asociados, por medio de las colecciones de textiles y de accesorios que forman parte de la colección del Museo Nacional, del Museo del Siglo XIX y del ICANH:

- Hilos de historia: Esta selección de indumentarias, obras de arte y piezas etnográficas que explora la importancia de las prendas y los textiles en nuestra vida íntima, social y comunitaria.

- Tejidos ancestrales: Tramas de diferentes materiales fueron y siguen siendo tejidas por los pueblos ancestrales de Colombia. La filigrana del Pacífico, elaborada con el oro extraído por medio de la minería artesanal y los collares ensamblados por los pueblos indígenas de la Orinoquía y de la Amazonía.

- Taller de co-creación: Piezas creadas por diseñadores, ropavejeros, joyeros y líderes sociales del centro de Bogotá en un laboratorio organizado por el Museo Nacional, el Bronx Distrito Creativo y el diseñador Alejandro Crocker, con el apoyo de un aliado estratégico, la marca Falabella.

La exposición ‘Moda con Historias: laboratorio de reciclaje y creación textil’ se encuentra abierta al público de martes a domingo de 9 a.m. a 5 p.m. en la Sala de Talleres del Panóptico del del Museo Nacional hasta el 18 de septiembre.

Tags

Lo Último


Te recomendamos