Estilo de Vida

Con tecnología láser encontraron los restos de una enorme ciudad prehispánica en la actual Bolivia

El pueblo Casarabe vivió en la cuenca del Amazonas entre los años 500 y 1400 dC, y siempre se pensó que era más pequeño… hasta este hallazgo con tecnología láser.

Utilizando tecnología láser, un grupo de arqueólogos encontró los restos de una enorme ciudad prehispánica en la actual Bolivia. Pertenecía al pueblo Casarabe, que vivió en la cuenca del Amazonas entre los años 500 y 1400 dC.

El descubrimiento, que realizaron los arqueólogos Heiko Prümers, Carla Jaimes Betancourt, José Iriarte, Mark Robinson y Martin Schaich, fue publicado en la revista Nature.

Los investigadores utilizaron un LiDAR aerotransportado (tecnología láser de detección y rango de luz), en el que miles de pulsos de láser infrarrojo rebotan cada segundo en el terreno. Con ello se revelaron estructuras arqueológicas debajo de una densa vegetación.

En los asentamientos ubicados en Llanos de Mojos, Bolivia, existieron una red de carreteras, calzadas, embalses y canales.

Siempre se pensó que el pueblo Casarabe era pequeño, porque fueron pocos los asentamientos relacionados, pero el hallazgo de esta ciudad arroja nuevas luces.

“Nuestros resultados indican que el patrón de asentamiento de la cultura Casarabe representa un tipo de urbanismo tropical de baja densidad que no había sido descrito previamente en la Amazonía”, señalan los investigadores en su estudio.

La enorme ciudad del pueblo Casarabe, hallada con tecnología láser

La cultura Casarabe se extendió por un área de 4.500 kilómetros cuadrados, y se hallaron 189 grandes sitios monumentales, conocidos como lomas, además de 273 lugares más pequeños y 957 kilómetros de canales y calzadas.

“Las excavaciones y la bioarqueología”, señalan los expertos, “indican que los sitios monumentales no eran centros ceremoniales desocupados, sino que estaban habitados durante todo el año por agricultores que cultivaban una diversidad de cultivos, con el maíz como alimento básico principal, y que cumplían sus necesidades proteicas por la caza y la pesca”.

Antes del hallazgo reciente, solo se conocían la extensión y los detalles de la arquitectura de unos pocos montículos, por las dificultades para mapear sitios en ambientes boscosos tropicales. Pero los avances de la tecnología ampliaron el conocimiento por la cultura Casarabe.

Los científicos ubicaron:

  • Las dimensiones de las plataformas hechas por humanos.
  • La elaboración de la arquitectura cívico-ceremonial.
  • La presencia, el número y el área total encerrada por los recintos poligonales más exteriores.
  • El número de calzadas rectas construidas que llevan al sitio.
  • Y la escala de inversión en infraestructura de gestión del agua, incluidos los sistemas de canales y depósitos de agua.

“En una hora de caminata, podemos llegar a otro asentamiento”, revela el arqueólogo Prümers. “Esa es una señal de que esta región estuvo muy densamente poblada en la época prehispánica”.

Tags

Lo Último


Te recomendamos