Estilo de Vida

Si sufres de estas enfermedades no deberías tomar cervezas, según especialistas

Un artículo médico recomienda a no ingerir esa bebida a seis grupos de personas.

Cervezas

La cerveza es una bebida alcohólica popular hecha mediante la elaboración y fermentación de granos de cereales con levadura, lúpulo y otros agentes saborizantes. La mayoría de los tipos de cerveza contienen 4-6% de alcohol, pero la bebida puede variar de 0.5-40%.

Esta popular bebida contiene calorías vacías, que al beber demasiado puede hacerlo propenso al aumento de peso y la obesidad, que es la raíz de muchos otros problemas de salud. El consumo excesivo de cerveza también puede aumentar su riesgo de enfermedad cardíaca, enfermedad hepática y dependencia del alcohol.

A pesar de lo antes mencionado, su popularidad la ubica entre las bebidas favoritas de las personas.

Es por eso que un artículo médico agrupa cuáles son las 6 tipos de personas que no deberían ingerir este tipo de bebida.

[Estudio define que una semana sin uso de redes sociales disminuye los niveles de depresión y ansiedad]

Personas que no deberían tomar cervezas

1. Personas con antecedentes de diabetes o prediabetes

Si tiene diabetes, beber alcohol puede hacer que su nivel de azúcar en la sangre suba o baje. Además, el alcohol tiene muchas calorías.

2. Personas con sobrepeso

Se ha sugerido que el consumo de cerveza puede aumentar la grasa del vientre de varias maneras.

Estos incluyen causar un consumo excesivo de calorías, evitar que su cuerpo queme grasa y aumentar el contenido de fitoestrógenos de su dieta.

3. Personas con sensibilidad conocida al gluten o antecedentes de enfermedad celíaca

Si eres celíaco, entonces, experimentarás una reacción bastante seria a la cerveza que es muy rica en gluten, y si alguien se está preparando para tomar una prueba de anticuerpos contra el gluten, dos semanas de cerveza y pasta harán un efecto importante.

Si continúa consumiendo mucho gluten con la enfermedad celíaca, entonces se pone en mayor riesgo de linfoma y cánceres de la vía digestiva.

4. Personas con antecedentes de síndrome del intestino irritable (SII)

Se ha demostrado que el alcohol irrita el intestino, lo que puede conducir a un brote de síntomas del SII. Si el alcohol es uno de sus desencadenantes, puede notar un aumento de los calambres o la hinchazón después de consumir incluso una pequeña cantidad. También puede notar diarrea o estreñimiento si es especialmente sensible al alcohol.

5. Personas con antecedentes de enfermedad hepática crónica o cirrosis

Si bien beber cerveza puede sonar como una buena idea después de una larga semana, si tiene enfermedad hepática o cirrosis, querrá mantenerse alejado. “La cerveza es alcohol que cuando es metabolizado por un hígado ya irritado (a menudo en el contexto de cirrosis, hepatitis viral o enfermedad autoinmune), puede acelerar aún más el daño al parénquima del hígado y, en última instancia, puede resultar en una disminución de la función hepática”, dice el Dr. Jonathon Kung, MD, gastroenterólogo en Mount Sinai.

6. Paciente con antecedentes de acidez estomacal

El alcohol puede relajar el músculo del esfínter y crear una abertura. Cuando esto sucede, el ácido estomacal “puede volver al esófago, y eso es reflujo”, dice Kevin Ghassemi, gastroenterólogo de la Universidad de California, Los Ángeles. Eso es lo que crea la sensación de ardor.

Tags

Lo Último


Te recomendamos