Estilo de Vida

Mediante una donación de fallecido logran reactivar células de la retina

La investigación puede determinar favorablemente distintas terapias oftalmológicas

Hasta antes de la investigación, se creía imposible el poder conservar post mortem las células encargadas de la detección de la luz, sin embargo, un grupo de científicos norteamericanos logró reactivar las células de la retina de los ojos, encargadas de la detección de la luz.

El descubrimiento se efectuó gracias a un equipo de investigadores de del Centro del Ojo John A Moran de la Universidad de Utah, Estados Unidos.

Según especificaron los expertos, los tejidos del sistema nervioso central dejan muy pronto de ser viables después de que cesa la circulación sanguínea, por lo tanto, haber podido realizarlo en una persona fallecida hace más compleja e importante el hallazgo. Al lograr conservar y restablecer la comunicación entre estas células neuronales asociadas a la vista (llamadas células fotorreceptoras) de donantes fallecidos, podría revolucionar las terapias para enfermedades oftalmológicas.

Declaraciones

“Pudimos despertar las células fotorreceptoras en la mácula humana, que es la parte de la retina responsable de nuestra visión central y nuestra capacidad de ver detalles finos y colores”, así lo explicó mediante un comunicado, Fátima Abbas, autora principal del estudio.

Santiago Abengoechea, especialista en retina y tratamientos para la degeneración macular del Centro de Oftalmología Barraquer, en España, le expresó a la BBC Mundo: “En los ojos obtenidos hasta cinco horas después de la muerte de un donante de órganos, estas células respondieron a la luz brillante, luces de colores e incluso destellos de luz muy tenues. Este estudio abre un abanico de posibilidades terapéuticas futuras”.

Proceso del estudio

El grupo de trabajo utilizó retinas como modelo del sistema nervioso central, recolectadas de humanos y ratones fallecidos. En ello se descubrió que podían despertar las células fotorreceptoras hasta cinco horas después de la muerte de un donante de órganos. El problema principal que se encontró fue que las células fotorreceptoras no podían comunicarse con otras células en la retina y descubrieron que la falla se debía a la falta de oxígeno.

De esta manera los científicos consiguieron ojos de donantes con menos de 20 minutos desde el momento de su muerte y diseñaron una unidad de transporte especial que proporcionaba oxígeno y nutrientes a los ojos donados.

“Pudimos hacer que las células de la retina hablaran entre sí de la misma forma que lo hacen en el ojo vivo para mediar en la visión humana. Restaurar la actividad funcional de los fotorreceptores es un hallazgo sin precedentes que puede abrir la puerta a futuros tratamientos. Hasta ahora, uno de los límites era marcado por el camino sin retorno de la falta de respuesta de los fotorreceptores”, concluyó Santiago Abengoechea.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos