Estilo de Vida

Acandí: mar, selva y un retorno mágicamente genuino a los orígenes

El Caribe chocoano es agreste, lleno de contrastes y un deleite para quienes exploran destinos menos contaminados por el turismo tradicional.

Chocó es puro contraste: la jungla impenetrable, verde en su infinitud agreste. Esa que describía tan bien Pilar Quintana en “La Perra”. El Caribe azul, aguamarina, turquesa, salvaje. Indomable como el departamento mismo, que en Acandí reúne la esencia de una región multicultural que sabe que su mayor tesoro es el del país mismo: su biodiversidad.

Y de hecho, esto es lo que invita a conocer un destino que cuida a toda costa sus raíces étnicas, y que, a su vez, invita a mirar más allá de los prejuicios socioculturales que han subsistido por siglos.

Unos que se desdibujan al turista ver ante sí  y poder disfrutar de quizás las playas más bellas de Colombia. Acandí, de esta manera, resume todo lo que se busca al hablar de turismo sostenible y de lugares nuevos : los mares pacíficos y multicolores de Sapzurro, en la frontera con Panamá, se complementan con el ambiente festivo y amigable de Capurganá y con la magia del retorno de las tortugas y el esplendor de la cultura chocoana en el corregimiento urbano de Acandí. Y precisamente, de la ciudad y la selva, hacia el mar, es donde usted puede empezar su recorrido.

Recomendados

Acandí: historia, cultura y sostenibilidad

Acandí no tiene playa apta para los turistas porque precisamente, la usa  para sus huéspedes más famosos: las tortugas que vienen a desovar en las noches en la arena y a las que ya cuidan como un tesoro. Faltaron años para concientizar a la población de que un milagro de la naturaleza ocurría precisamente en las playas de su ciudad, una que también se ha empoderado alrededor de este fenómeno y de también, mostrar sus maravillas culturales y naturales.

Usted puede disfrutar de la cultura del departamento en su pueblo, comiendo exquisiteces como la gallina guisada con arroz con coco, por ejemplo, o hacerse un masaje en el Restaurante Hostal  Monteadentro, para posteriormente, hacer un recorrido hacia la cascada Batatilla.

¿Lo mejor? Allí se muestra que  aún hay aguas totalmente cristalinas en el país, donde usted puede disfrutar de un baño y hacer un leve recorrido de senderismo. Puede terminar su estadía comiendo en el Restaurante Caribe o el Marsolaire, y relajarse frente al mar. De paso, puede aprender más sobre la cultura y territorio de los afrocolombianos en esta zona del país.

Capurganá y Sapzurro : una gran y nueva experiencia para los turistas

De Acandí puede tomar una lancha que lo llevará a Capurganá, que tiene una infraestructura hecha para el goce del turista. Puede encontrar artesanías, discotecas (hasta una terraza con los mejores cócteles, Rooftop 180) y hasta pastelerías francesas. Pero, si quiere un poco más de historia, sostenibilidad  y platos totalmente originales (como arroz de langostinos) , puede hospedarse en Cabaña Darius, propiedad del guía y nadador Enrique Pérez, que con su carisma y conocimiento  le explicará la historia del municipio, la región y sus habitantes.

A su vez,  puede ofrecerle recorridos de senderismo en las playas de Sapzurro y Bahía Aguacate, entre otras actividades . En Sapzurro, que es el municipio más cercano a Panamá, puede nadar en la bahía tranquilamente o recorrer un sendero de selva hasta la Cascada La Diana o a Cabo Tiburón (escenario del Desafío 2005), e incluso a la reserva natural La Coquerita, donde podrá apreciar la fauna y flora locales.

Ahora bien, cerca de allí hay otra playa con aguas tranquilas y diáfanas donde puede tomarse una bebida y relajarse, o también nadar en sus aguas poco profundas. ¿Recomendaciones Gastronómicas? Indudablemente, Café del Mar, donde puede probar la cherna en una original preparación o un pargo rojo. Allí también puede- mientras espera su almuerzo o su cena- relajarse en una hamaca y disfrutar de la inmensidad del mar.

Bahía Aguacate: maravillas naturales y exquisiteces en las alturas

De Capurganá puede tomar una lancha hacia Bahía Aguacate, que es un corregimiento mucho más pequeño en densidad habitacional y poblacional. Pero esto tiene sus ventajas: selva y monte arriba, puede encontrar uno de los mejores hostales de la región y quizás del país.

Doblevista, creado por dos ciudadanos franceses, donde ofrecen la más exquisita gastronomía de su país y obviamente, una de las vistas más esplendorosas que pueda experimentar en  Colombia. Selva y mar, como una colcha de retazos, desde una cómoda silla en la terraza en instalaciones de primera categoría. El verde y el azul, juntos, mientras usted aspira todo el aire del mar.

Por otro lado, si desea hacer senderismo y ver las peculiaridades naturales del lugar, puede ir al Hoyo Soplador (mucho cuidado: es un arrecife y las aguas son peligrosas en este punto y cuide de no pisar los caracolitos que nacen en el lugar), ir a la piscina de agua natural y recorrer también la pequeña vereda de La Mora.

¿Cómo viajar?

Tome un vuelo hasta Medellín y de allí, una avioneta hasta Acandí con la aerolínea San Germán. Del corregimiento urbano puede tomar lanchas hacia Capurganá, Sapzurro y Bahía Aguacate. Más información de guías, destinos y precauciones en Fontur (https://fontur.com.co/es).

Algunos lugares para seguir en redes sociales:

Hostal Doble Vista: @hostaldoblevista

Casa Darius: @dariuscapurgana

Precauciones: si va a nadar, con responsabilidad. Preferiblemente con un guía, si no es experto. En Capurganá y en Sapzurro puede hacer también careteo de forma libre.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos