Estilo de Vida

Post pandemia: en busca del tiempo perdido

Ante las nuevas variantes, la gente igual ya no quiere seguir pensando en austeridad ni encierro.

Luz Lancheros, MWN

El 2020 el tapabocas emergió como la prenda que definía esta nueva década. Sin embargo, ante las continuas variantes y enclaustramientos, las personas ya están algo cansadas: de hecho, en la moda se ven mucho más homenajes a la exuberancia, eso sí, sin dejar la comodidad. Acá mostramos algunos de los insights que predominaron este año.

Evolución del loungewear

“Los estilos con una estética athleisure, ropa para quedarse en casa y ropa de dormir se difuminaron a medida que los consumidores pasan más tiempo en casa, dando nacimiento a una nueva era de ropa de bienestar versátil, a menudo infundida con fibras reconstituyentes y con estilo en la cultura del spa. Vimos como los conjuntos, materiales en tejido de punto y circular además de aquellos materiales con mucha textura, buscando ese sentimiento acogedor, fueron de las piezas principales y populares en esta temporada. A la par, hay muchos rumores sobre el regreso a ‘arreglarse para salir’, pero todos los datos indican que la comodidad y la funcionalidad siguen siendo la prioridad para los consumidores”, le explica Rosalina Villanueva, coolhunter de WGSN, a Metro.

“Ahora, para las festividades y fin de año encontraremos más prendas con base en tejidos de punto y con looks subversivamente sexys como una actualización de la ropa de fiesta y marcas de calzado que incorporan amortiguación y comodidad en tacones altos. Las joyas y las piezas de exhibición llamativas despertarán la conversación, además de la evolución de las marcas que presten un ángulo ecológico, introduciendo lentejuelas o metales reciclados a sus colecciones y oferta de producto”, complementa.

Vuelta al dramatismo

“Los festejos, el escape y las marcas de lujo están teniendo un buzz importante, las personas buscan esta normalidad en medio de la incertidumbre y esta búsqueda por escapar y vivir en un sueño forman parte de la necesidad de estas estéticas y estos artículos dramáticos y emblemáticos. La sensualidad, los diseños exclusivos, la búsqueda por nuevas marcas sofisticadas y el respeto por las marcas consagradas también están en la mentalidad del cliente, nuevas marcas como Miss Sohee también promueven la ecología en la ropa de fiesta con propuesta de lentejuelas y decoraciones recicladas”, expresa Villanueva.

Colaboraciones y gamificación

Lo vimos con Fendacce, (Gucci + Fendi), entre otras colaboraciones. También, con el videojuego de Balenciaga. “La colaboración es una práctica del futuro, las marcas que reúnen fuerzas se vuelven más competitivas e interesantes para el comprador final. Por su parte, la virtualidad tiene muchas virtudes y oportunidades. Hemos identificado el Metaverso desde el 2018, en ese momento definido como ‘espacios terceros’ o ‘third spaces’, como parte de nuestro reporte de pronóstico para el consumidor 2021, y ahora está más que confirmado. Esto es muy importante para el comercio, ya que la venta en dos canales será clave, a medida que los consumidores confían en el comercio electrónico y el mundo virtual, las tiendas físicas se están volviendo más experimentales, pero la nueva tecnología está ayudando a fusionar los dos canales”, explica la experta.

Insights de belleza

• Regresa la belleza consciente: los consumidores quieren más productos que los mantengan bien.

Se popularizan recursos marinos como las algas, las bacterias marinas, las halófitas, los lodos marinos y los peces son una rica fuente de ingredientes activos como hierro, cobre, zinc, proteínas, vitaminas A, B y C y aminoácidos.

Estos ingredientes se usan en productos anti-envejecimiento, hidratación y fotoprotección, y su proliferación en el mercado pone de relieve la necesidad de soluciones biotecnológicas que protejan los océanos.

Tags

Lo Último


Te recomendamos