Entretenimiento

“En La Solar la premisa siempre ha sido ser incluyentes”: Manolo Arango

Hoy comienza el festival más caliente en Medellín, con artistas como The Chainsmokers, Bizarrap, Tiesto y Tito el Bambino. Manolo Arango, su curador musical y socio en Breakfast Club, organizador del evento, nos cuenta qué nos espera en estos dos días de rumba

colombia, bogota, festival, estereo picnic, musica, cultura

Este viernes 16 y sábado 17 de febrero se realizará el Festival La Solar 2024 en el Parque Norte de Medellín con presentaciones de ritmos electrónicos, urbanos y alternativos de artistas como Bizarrap, The Chainsmokers, Peggy Gou, Tiësto, Disclosure, Yandel y Tito el Bambino, además de Alan Walker, Paulina Rubio, Tokischa, Baby Rasta y Gringo, Artbat, Álvaro Díaz, Jonas Blue y Alok. Al show se sumaron recientemente Los Petit Fellas y el dúo australiano Nervo, quienes remplazarán a Casablanca.

Serán más de 70 actos nacionales e internacionales los que llegarán al Parque Norte para crear una explosión de música, baile y energía, que posicionará de nuevo a Medellín como protagonista del entretenimiento en la región. Para el fin de semana del festival, se espera una derrama económica para la ciudad de 7 millones de dólares.

En PUBLIMETRO hablamos con Manolo Arango, su curador musical y socio en Breakfast Club, organizador del evento, y nos contó qué nos espera en estos dos días de rumba.

Recomendados

¿En qué momento el Breakfast Club toma esta arriesgada decisión de meterse en el mundo de los festivales?

Nosotros decidimos meternos en el mundo de los festivales en el año 2013, cuando arrancamos, haciendo el primer festival que se llamó el Breakfest. En el 2013 también hicimos La Solar, pero cuando nació no tenía la intención de ser un festival, sino como que fue más bien como una fiesta de lanzamiento con la que como colectivo de entretenimiento nos lanzamos acá en Medellín. Pero ya en 2018 decidimos apostarle mucho más a La Solar, y nos lanzamos como un festival. La primera edición fue planteada como para unas cinco mil, ocho mil personas, y hoy estamos haciendo un festival de más de 20.000 personas diarias. Esperamos tratar de llegar a las 25.000.

En últimas, La Solar sigue siendo una fiesta, ¿cómo es la selección de los artistas?

Hay que tener varios criterios de elección, pues hay que contar con esos nombres en el cartel que son taquilleros, como The Chainsmokers, Bizarrap, reggaetoneros como Yandel, Paulina Rubio... Pero otro criterio es apostarle a talento nacional y local, tratar de destacar ese talento que está emergiendo, generando voz a voz, para que tenga también un fogueo en en escenarios grandes, pues si ellos le están apostando a esa carrera de artista, pues que tengan la oportunidad de presentarse en un escenario grande, que vean como es el el detrás de bambalinas.

Pero también hablamos en La Solar de un equilibrio entre electrónica, reggaetón, se busca una rumba completa...

La música electrónica tiene muchos colores, de Aura a Alok o, no sé, Disclosure o Peggy Gou, está Tiesto, pero una de las premisas nuestras siempre ha sido ser incluyentes. Y cuando queremos ser incluyentes, pues queremos ser incluyentes en género, en raza, en estrato socioeconómico, en las edades también, y entonces como que tratamos de generar como ese equilibrio entre muchos colores del talento que que sean atractivos para todas estas audiencias, pues por ejemplo está el el El bosque encantado con Chiquita Ball, un colectivo acá en Medellín que es muy enfocado a la comunidad LGTBI. Y además está todo el universo reggaetón, pero a la vez ese reggaetón alternativo, neoperreo, digamos que Bizarrap podría entrar un poquitico ahí. Y también esos artistas que traen como como esa fusión de sonidos del mundo, como Mura Masa.Y también mira que está por ejemplo Fumaratto, que también fue como como una apuesta digamos arriesgada, porque es sumamente controversial en la escena electrónica, pero esa guaracha está generando ruido en todo el mundo y no se puede desconocer.

¿Cómo se siente con con ese abanico tan amplio que tiene La Solar?

Yo digo que para este año ha sido como un salto cuántico en temas de de generar un cartel. En los años anteriores ya habíamos tenido gran variedad de talento, pero ya lo que se está presentando este año es algo que no nos imaginábamos lograrlo en tan poco tiempo, y la verdad yo me siento súper satisfecho.

¿Qué tan difícil es organizar un festival?

Esto es una cosa impresionante. Nosotros en este momento estamos ya trabajando el del 2025, porque la parte que de pronto suena como más difícil, no es la más difícil. Hablo de la parte ya de poner el evento al aire, que los escenarios funcionen, que el sonido, las luces, los baños, los restaurantes... Todo eso es lo más fácil, aunque suene loco. La parte difícil es uno ir en cacería del talento, lograr generar como concordancia entre todas esas agendas de todos esos artistas, para que además haya como un balance entre la música entre los dos días para que ambos días tengan pues pesos pesados, taquilleros y que haya también esa pluralidad de géneros en el mismo día. La parte logística es la más compleja, lograr las rutas de los vuelos de todos los artistas más sus acompañantes, la corte que viene con ellos, todo el tema de alimentación, todos los managers... Entonces sí se necesita como componer un equipo muy grande. Y eso es un trabajo de un año entero.

En todos estos años de La Solar, ¿cuál ha sido el artista que más dolores de cabeza les ha traído?

Para nosotros lo de lo más difícil que hemos tenido creo que fue cuando trajimos a Pet Shop Boys. Son unos divos impresionantes, porque además son unos señores de, no sé, de casi 70 años, que vienen de una época de un un lujo distinto. Son unos lords. Entonces pues ahí hubo muchos aprendizajes. Es que hay veces en el tema del rider de hospitality (documnto de exigencias de los artistas) que algunos managers salen con cosas chistosas, pero lo hacen más como para determinar si uno sí está leyendo al pie de la letra esos riders de hospitality, y nos ha llegado a pedir como: “queremos m&m’s separados por color”,y entonces toca poner a alguien a destapar bolsitas y a separarlos. O: “queremos que en el camerino haya un caballito de palo, ¿si me entiendes? Una vez nos pasó: vino Disclosure y les pusimos el caballito de palo. Y uno dice, bueno, ¿y eso pa qué? Y resulta que es que lo piden y ellos llegan al camerino, y si detectan que están los M y M separados por rojo, azul y amarillo no sé qué, pues dicen sí, esta gente sí leyó el rider, me relajo.

Tags

Lo Último

Lo que debe saber


Te recomendamos