Entretenimiento

“Homelander quiere ser amado y tristemente jamás lo conseguirá”: entrevistamos a los fascinantes ‘supers’ de The Boys

En “The Boys”, de Prime Video, los superhéroes muestran que el límite, como se dice popularmente, no existe.

No hay serie más sangrienta, irónica, elegante, compleja y totalmente deliciosa que “The Boys” (Prime Video) , que durante tres temporadas ha echado por los suelos todo lo que el mito del superhéroe implica política, social y culturalmente en el mundo actual. Con montones de gore, claro, pero también con personajes que muchos adoran por sus flaquezas y con enormes dosis de humor negro, la gente ha encontrado que los superhéroes son más humanos - y por eso más peligrosos- que nunca. Y en esta tercera temporada que termina hoy sus arcos ya no tienen punto de retorno.

Por esta razón, PUBLIMETRO habló con Antony Starr, quien interpreta al déspota y fuera de control superhéroe Homelander, con Jensen Ackles, su antecesor, Soldier Boy, en busca de venganza, con Claudia Doumit, quien a través de la política interpreta a otra clase de heroína, y con Nathan Mitchell, quien tras la máscara de Black Noir dice mucho cuando calla, para mostrar los entresijos de una historia que fascina aún más en su enorme caos.

¿Cómo se sintieron con el desarrollo de sus personajes esta temporada?

Antony Starr (AS): Lo maravilloso de este show es que nunca sabes lo que va a pasar. Y cada vez que trato adivinarlo estoy mal. Y veo cada una de las páginas del libreto y me sorprendo de lo que pasa, de nuestras relaciones y es maravilloso el cómo nos vamos integrando.

Jensen Ackles (JA): Con las películas tomas el control de la historia, como actor, y vives los cambios del personaje antes. Acá te emocionas junto con la audiencia por esos cambios y por los giros de la historia, que son una montaña rusa y también son muy divertidos. Y tú como actor haces parte también de una historia tan emocionante que te olvidas incluso que tienes parlamentos allí.

Nathan Mitchell (NM) : En mi caso es más interesante, porque yo no puedo reflejar todas estas emociones. Tengo que verme más en lo que hacen mis compañeros.

—  Antony Starr, Homelander

Homelander ya no quiere ser amado, Black Noir quiere otra cosa, Victoria Neuman quiere poder, Soldier Boy, venganza. Pero en sus palabras, ¿qué es lo que realmente quieren sus personajes en esta temporada?

AS: Homelander en verdad quiere seguir siendo amado. Quiere amor y aceptación. Pero si no puede tener amor, está preparado para ser temido. Y hay una fina línea entre estas dos facetas. Pero en últimas, la kriptonita de ‘Homie’ es algo que lastimosamente no va a conseguir jamás (no creo que suceda), que es familia, conexión, y que también son las cosas que todos necesitamos. Y en su caso, él nunca las tuvo desde que era un niño.

Claudia Doumit (CD): en el caso de Victoria, es poder, sí, pero también tiene mucho miedo y quiere proteger a su hija y abogar por su seguridad. Esto está por encima de todo.

JA: En el caso de Soldier Boy, va por un camino similar al de Homelander. Él  quiere amor y aceptación, pero que las personas que supuestamente te querían y tú las querías y respetabas te traicionaron, es algo terrible para él. Y por eso expresa todo esto a través de la venganza ciega.

¿Cómo se sienten al interpretar a las personas más poderosas de la Tierra pero a la vez las más rotas en tantas maneras?

AS: Siempre he definido a mi personaje como el más débil en el show. Porque sí, es el más fuerte, pero emocionalmente es el más retorcido y disfuncional. Está totalmente dañado. Y nunca conseguirá lo que quiere, pero lo amo, es muy divertido interpretarlo.

JA: Lo que hace interesante a este show es que tomas a superhéroes más grandes que la vida misma y les vas quitando todas las capas y descubres que sí, están muy dañados por dentro. Y no reciben nada de lo que están pidiendo emocionalmente, lo que no pasa con otros héroes de las compañías tradicionales, que sí son grandes y todo es perfecto para ellos. Pero acá ves todos los aspectos internos de estos personajes y eso es lo que hace al programa maravilloso.

CD: Hay dos cosas: uno, lo que son las expectativas chocando contra la realidad. Dos, tener todo ese poder, pero a qué costo. Y en realidad los personajes con poder nunca ganan, porque no pueden tenerlo todo. Y eso es al final lo que los mata.

NM: También creo que es la fragilidad humana y la de los superhéroes al mismo tiempo. Porque acá ves cómo los héroes destruyen literalmente personas en el sentido físico, las ves hacerse pedazos. Y también ves a los superhéroes ser enormemente frágiles por dentro.

Después de todas estas temporadas, ¿cómo se sienten acerca de la representación del superhéroe en la cultura?

AS: Hacemos lo que hemos hecho en estas tres temporadas, pero de manera más profunda y extensiva. Y pues realmente no nos guiamos jamás por un compás moral: es lo que hace al show tan interesante. Acá Superman (yo) es malo y seguirá siendo malo. En esencia sí, el show trata de la batalla originaria del bien contra el mal, pero acá no hay redención o algo por el estilo. En los cómics de otras compañías si el héroe se vuelve malo, vuelve a ser bueno y se redime. El superhéroe no dice groserías, en fin, es intachable. Pero en este show para adultos estamos desatados y eso hace las cosas muchísimo más emocionantes.

¿Qué es lo más oscuro, pero a la vez más disfrutable, de sus personajes en esta temporada?

NM: Creo que para Black Noir es el descubrimiento de su pasado, el hecho de que estuvo con Soldier Boy, que sabe un gran secreto de Homelander y que de cierta manera, lo traiciona… esto es duro para él.

AS: Es totalmente traición.

BN: De cierta manera es traición y confrontar todo esto es lo que hace al personaje tan interesante esta temporada.

CD: Las decisiones que toma la hacen perder su humanidad, los sacrificios que tiene que hacer, sobre todo si se trata de personas cercanas a ella y lo que más aman. Y lo más interesante también fue ver su vulnerabilidad.

JA: Soldier Boy estuvo siendo torturado 30 años de forma física y ahora se tiene que enfrentar a la tortura emocional de vengarse de los que amó, pero que le traicionaron. Y sí, tiene que asumir la venganza, pero también la relación que tiene con Homelander y lo que los vincula. Pero por otro lado, todo le importa un carajo, está siempre drogado y no le importa llevarse a quien sea por delante.

AS: Yo creo que es cuando Homelander fuerza a una chica a saltar. Y es horrible, pero a la vez también es muy divertido hacer cosas que no harías jamás en la vida real.

Tags

Lo Último


Te recomendamos