Entretenimiento

Aleks Syntek: un ancla de profundidad en medio del océano del playback

Uno de los íconos del pop latino muestra cómo navegar en medio de una industria musical que reproduce los mismos sonidos una y otra vez.

Aleks Syntek/ Instagram

Cualquier persona que haya nacido antes de los noventa puede identificar - e identificarse- con las canciones de Aleks Syntek, con su mezcla de sonidos y con la atemporalidad de sus letras. Éxitos como “Volverte a ver”, “Sexo, Pudor y Lágrimas”, entre otros, así como composiciones de soundtracks incluida esta última canción, han sido himnos para muchos donde pueden ver retratadas sus vidas.

PUBLICIDAD

Estas canciones, tan populares y coreadas  también adornan una carrera de tres décadas que ha estado llena de colaboraciones con varios artistas latinos, así como ocho nominaciones a los Grammy y cinco a los MTV.

Pero más allá de los premios, Aleks es una rara avis en medio de los nuevos artistas que suenan con los mismos bytes: es un artista prolífico y creativo que ha sabido mantenerse fiel a su espíritu de letrista y también a su espíritu de explorador. Y esto es lo que mostrará en el Festival Cassette en Bogotá, que tendrá lugar este 11 de diciembre.

PUBLIMETRO habló con él sobre su participación y sobre cómo se replantea como artista en medio de la homogeneidad imperante.

Más allá del efecto nostálgico, ¿qué lo motivó a participar en Casette?

Estoy muy emocionado, porque ha pasado mucho tiempo. Desgraciadamente, no ha estado en mis manos, porque de ser por mí me hubiese presentado en Colombia hace mucho tiempo, por eso estoy feliz de participar en Cassette. Ahora, la gente que conoce mi carrera, sabe que he estado vigente 3 décadas, sacando música y produciendo discos. Entonces, yo no soy un artista estrictamente de nostalgia. Sigo actualizado y vigente, por lo que cantaré un poco de todo: sí algunas canciones de los 90 y dosmiles, pero también me iré hacia lo actual, como “Corazones Invencibles” o “Tu Recuerdo Divino”, al lado de Los Ángeles Azules. Por otro lado, me está resultando algo difícil saber qué vendrá, ya que tengo solo una hora de actuación y quisiera también compartir varios de mis éxitos, como “Sexo Pudor y Lágrimas”, “Tú Necesitas”, etc, más el material de mi disco nuevo, “Anatomía del Amor”, que incluso lo saqué en versión LP de vinilo.

¿Qué nuevas exploraciones creativas hizo en pandemia? Lo vimos haciendo conciertos virtuales.

Evidentemente, estar en cuarentena nos sometió a todos a una interiorización de estar con nosotros mismos, de reflexionar sobre nuestro papel. En “Anatomía del Amor” tengo una canción sobre la extinción de las especies, sobre las industrias que son poco responsables, y donde el dinero está por encima del bien común. Eso nos puede destruir como especie. Están también canciones como “La Sinfonía de la Creación”, “El Niño del Silencio”, canciones que compuse durante la cuarentena. Y dan una reflexión muy profunda sobre temas variados de la Humanidad. Por otro lado, hay temas que había compuesto con anterioridad como “Eclipse de Luna”, “Te vi” y por supuesto, “Anatomía del Amor”, que da título al álbum, que es bella y seductora. Yo los invito a descubrir el disco completo y que se metan a las plataformas para disfrutarlo.

¿Cómo renovarse creativamente en 30 años de carrera?

Yo creo que la música se trata mucho de honestidad, de ser honesto contigo mismo. Yo por eso no sigo tendencias y hago la música como a mí me gusta: siempre he creado mi propio nicho musical. La gente sabe que soy impredecible y diverso. A veces abordo el pop y hago algo de rock, y de repente tengo reggae, y luego hago cumbias. Estoy influenciado por lo que me gusta y siempre busco la variedad. Y el público que me sigue desde siempre sabe que esto distingue mi trabajo. Y, a pesar de que maduras, la esencia sigue, el sonido de Aleks Syntek. Incluso en el más reciente álbum: no he parado de tener esa cualidad.

PUBLICIDAD

Ahora: cuando evolucionas simplemente vas madurando, aprendes a enfrentar mejor los errores, aprendes de ellos. Aprendes a ser más prudente. Yo trato de que mi música vibre alto, que no deprima, que se sume a la fe de la gente. Mis canciones no son una moraleja o enseñanza: son un retrato de la vida, pero en un sentido más propositivo.

Ahora, ¿cómo ser fiel a usted mismo cuando lo que impera es un solo género y es lo que más suena?

Yo creo que tienes que ser valiente. Tienes que serlo, porque son muchas las adversidades que enfrentas como artista. Debes adaptarte a las redes sociales. Son muy agresivas y siniestras. Además, hay una confabulación entre los medios amarillistas y los haters, que son un porcentaje pequeño, pero estos medios se concentran en ello. Y entonces, las noticias que llegan, por lo menos de mi persona, son bastante distorsionadas, y te inventan falsedades. Sé que en el pasado hablé de mi disgusto con la música urbana, pero fue principalmente por su misoginia y su agresividad contra la mujer. El usarla como objeto sexual, lo que me parece degradante. Entonces, no hablo como artista, sino como hijo, padre y esposo. No me gusta que hablen así de las mujeres de mi vida. Respeto a la mujer, como artista. Ahora, añado la monotonía: el hecho de que la música urbana haya desplazado a los otros géneros, me parece una tragedia. Y si todos estamos con lo mismo, no vamos a salir de un círculo vicioso que nos lleva a drogarnos musicalmente. Y la droga musical no es positiva.

Pero más allá de la polémica, usted tenía un punto bastante válido, ya que era una reflexión sobre el tema. Ahora bien, ¿qué artistas encuentra en ese sentido, que van en contra de este monopolio musical?

Como digo, hay que ser valiente para prevalecer. Me gusta mucho Diamante Eléctrico, estoy muy admirado de lo que hacen. No la tenemos fácil, como tú dices, es una dictadura musical, es un monopolio, porque tienen todo el apoyo de la industria. En cambio, los otros géneros estamos totalmente arrinconados, pero lo increíble es que hay jóvenes que están haciendo una música preciosa y llena de contenido y la gente se está dando cuenta de su talento. En México también está Danco, que hace música increíble, en fin, en toda Latinoamérica hay muchas personas haciendo música con sentido y trascendencia.

¿Qué géneros está explorando actualmente?

Me estoy acercando al género regional mexicano, a la música norteña, que incluso ha desplazado al reguetón. Y es muy válido, porque es una música con muchas raíces y por eso me ha gustado aproximarme a ella.

¿Cómo lidiar con esa presión de hacer éxitos?

El que tu música se haga popular, es un chip que tienes de forma natural, es un don. No lo hago de forma ni consciente, ni pretenciosa. Pero dentro de que la música te enganche, siempre busco que esta sea atemporal, con buenas letras. No agarro palabras rándom del diccionario, de forma inconsciente. Yo profundizo mucho en lo que escribo, leo mucho, trato de ser muy inteligente en las frases que ocupo, y de mandar mensajes propositivos al público.

Y eso es un desafío. ¿Cómo es su proceso creativo a la hora de afrontar su propio juicio y crítica?

Como decía Picasso: “La inspiración viene y va, pero más vale que te agarre trabajando”. Yo siempre estoy tirando ideas, no siempre ando muy iluminado, pero a veces hay como un trance, y hay un desdoblamiento, y te vas a lugares magníficos, donde surgen las ideas, y tu cabeza conecta. No todo lo que hago me gusta: hay canciones que desecho, pero las que me gustan las voy puliendo y he llegado a canciones que me han hecho muy feliz. Siempre me digo: “Aleks, esta canción la tendrás que cantar y defender muchas veces. Tiene que no cansarte, que te ponga de buenas, que sea muy ligera”, porque hay canciones que pueden deprimirte.

Festival Cassette, 11 de diciembre, Centro de Eventos Autopista Norte. Compre sus boletas acá.

PUBLICIDAD

Recomendados:

Tags

Lo que debe saber


Lo Último