Cultura

Nuevos modelos de monetización de la música: ¿cómo funcionan?

Metro investiga por qué actualmente es tan difícil invertir en la industria musical y descubre cómo esa situación está empezando a cambiar con el avance de la Web 3.0.

monetización de la música

El arte es un gran activo, y durante siglos ha sido una gran inversión a largo plazo. La música, sin embargo, es algo de alto riesgo para poner tu dinero, ya que es muy subjetiva, y lo que el mercado piensa que es “cool” hoy puede ser eliminado en unas semanas cuando se determine un plan de negocio.

También es difícil predecir las tendencias del mercado de la industria con tanta facilidad, y eso hace muy difícil que los inversores más institucionalizados se adentren en la música. Aparte de eso, el trato con los artistas puede ser a veces caótico, y los inversores que no están acostumbrados o capacitados para tratar con ellos pueden encontrarlo abrumador.

“Se necesita una gran música, pero si no se impulsa en el momento adecuado de la historia al público adecuado, no atraerá a la gente. La historia está llena de gran música que se quedó en la estantería durante mucho tiempo hasta que alguien la redescubrió”, explica a Metro Emilio Guarino, bajista profesional que se dedica a la producción e ingeniería en glitchmagic.com.

Según el experto, la forma habitual de invertir es financiar la carrera de alguien al principio porque se cree en lo que hace a cambio de un retorno posterior, normalmente en forma de propiedad de una parte del catálogo o de recuperación de un anticipo más beneficios más adelante. Y definitivamente no se trata de un tipo de inversión “pasiva”.

“En muchos aspectos, no es tan diferente de la inversión en una empresa en fase inicial. Hay mucho riesgo, pero si apuestas pronto por el artista adecuado, te irá bien. La industria es conocida por sus acuerdos depredadores, como los acuerdos “360″, en los que la discográfica se lleva una parte de todo. Los derechos de autor, el merchandising, la venta de entradas y cualquier otra fuente de ingresos que se le ocurra al artista”, añade.

También están las vías de hacer joint ventures con artistas que ya tienen cierto empuje o invertir en startups tecnológicas del sector musical. Una de ellas, por ejemplo, se llama Coop Records. Lanzada por el criptoinfluenciador Cooper Turley, ha anunciado recientemente un fondo de 10 millones de dólares en fase inicial para ayudar a los proyectos musicales de nueva generación a crecer su alcance. Según la empresa, ofrece una forma de que los usuarios apoyen a sus artistas favoritos, a la vez que establece nuevos modelos de monetización para los músicos a través de las NFT y otras herramientas.

Sin embargo, algunos expertos dudan de que se convierta en algo importante en el futuro.

“No creo realmente que Web3 tenga mucho que hacer por la música en su estado actual. Sí, las NFT son geniales y podrían ser objetos de coleccionismo análogos para un single a lo que fue una edición especial de un CD o un set de vinilo. Las entradas de blockchain para eventos son una idea interesante, pero probablemente demasiado compleja de implementar para resolver un problema que ya está resuelto desde hace décadas”, afirmó Ramiro Somosierra, de gearaficionado.com, un sitio sobre equipos musicales, teoría e interpretación.

Y concluye: “Creo que la monetización estándar hoy en día para los artistas pequeños y medianos es simplemente dar conciertos, vender entradas y merchandaising. Los artistas más grandes probablemente puedan utilizar su estatus de celebridad para conseguir acuerdos con las marcas como un extra”.

Para saber más, Metro charló con Garrick Fieger, un multiinstrumentista afincado en el condado de Orange (Estados Unidos).

“Si te interesan las inversiones en música, asegúrate de tener apetito de riesgo, sentido de la aventura y que no te importe arremangarte y ensuciarte las manos con el artista de vez en cuando”

—  Emilio Guarino, bajista profesional que se dedica a la producción e ingeniería en glitchmagic.com

3 PREGUNTAS A...

Garrick Fieger, un multiinstrumentista afincado en el condado de Orange, Estados Unidos.

¿Cómo ha evolucionado la industria en los últimos años?

—Es una pregunta difícil porque veo tanto la evolución como la desevolución de la industria. En los últimos dos años y medio, se ha producido un reinicio. La falta de giras, espectáculos, tiempo de estudio y contratos ha llevado a la industria a un extraño estado de limbo. A veces hay opciones, esperanzas y planes, pero al día siguiente todo puede ser cancelado por un test de COVID positivo de alguien o por la falta de horas sindicales para el equipo.

Desde un punto de vista positivo, hay muchos artistas que no habrían tenido tiempo de crear de la forma en que lo han hecho en los últimos dos años y medio. Me vienen a la mente bandas como Bon Iver y Taylor Swift, porque no se limitaron a crear un álbum, sino que se asociaron con todo tipo de artistas para aportar nuevos sonidos, nuevas ideas y nueva música a un mundo en el que el tiempo estaba parado.

¿Por qué es tan difícil para los nuevos músicos hacerse notar?

— Nuestra cultura se basa en la popularidad. Naturalmente, a los nuevos artistas les cuesta llegar a este punto porque están empezando, aún están tratando de encontrar su sonido y puede que no sepan cuál es la mejor manera de ser distribuidos. Una cosa es hacerse notar, pero otra muy distinta es que se comparta y se haga popular.

¿Qué nuevos modelos de monetización para la industria musical están apareciendo?

— Parece que la RV está ganando adeptos. Hace poco trabajé en un programa que se rodó íntegramente para las Oculus. Teníamos muchas cámaras y gente en el escenario para que funcionara. Fue una experiencia genial.

TikTok y el streaming en Twitch son buenas formas de darse a conocer, y conseguir tracción, pero a menos que seas capaz de registrar los derechos de autor de toda tu transmisión, siento que podrían robarte tu propiedad intelectual. Eso tiene que ser más seguro para los artistas que crean en esas plataformas.

¿Qué se puede esperar en el futuro?

—Por un lado, estamos volviendo a un ritmo de espectáculos, conciertos, grabaciones y giras. Tenemos una de las mejores tecnologías para hacer música, producción y espectáculos. Lo cual es muy emocionante porque eso es lo más divertido de trabajar en la industria. Pero con el número de salas que han cerrado y los inversores que han tenido que retirar la financiación, es una batalla cuesta arriba. El futuro de la industria musical depende de quienes puedan ayudar a apoyar económicamente a los artistas. Si los artistas no pueden ganarse la vida haciendo música, siempre será una empresa compartida con lo que necesitan para mantener a sus familias y necesidades. Lo que hará que los nuevos artistas que esperamos tener algún día estén mucho más lejos de formar parte de la industria, y de nuestras vidas.

CIFRA

8m+

de artistas compiten en Spotify.

Tags

Lo Último


Te recomendamos