¿Por qué a la gente le cuesta tomar decisiones inteligentes?

Tomar una decisión cambia la vida de cualquier persona, algunas veces de manera radical.

Por Monica Garzón

Ruth Chang, profesora de filosofía en la Universidad de Rutgers y experta en el tema, dice “La clave siempre está en analizar despacio cómo el camino que va a tomar afecta su vida y la de los que me rodean”.

Los seres humanos deben tomar cientos de decisiones cada día, desde las que parecen triviales como la forma de vestirse, la ruta para ir a estudiar o qué va a almorzar, hasta otras más difíciles como buscar un nuevo empleo o decidir si va a llamar a esa persona que le pareció atractivo(a) en la fiesta del fin de semana.

Parecería entonces que esa experiencia diaria tiene muy preparada a las personas para la toma de decisiones. Pero en realidad sucede todo lo contrario, muchas veces se puede sentir abrumado por una decisión y hay personas que sufren hasta para elegir los zapatos que combinen con su ropa.

Según expertos estos son 7 aspectos para tener en cuenta a la hora de tomar una decisión:

1.Las decisiones son emocionales: El neurocientífico cognitivo Benedetto de Martino, de la Universidad de Cambridge, escaneó el cerebro para ver cómo funcionaba en el momento de tomar decisiones y encontró que ninguna decisión es totalmente racional, sino que siempre hay involucrado un componente emocional muy fuerte. Así que trate de quitar el lado emocional, para saber si está dejando de ver lo obvio.Si la emoción le está ganando a la razón.

2.Lo importante es el proceso de toma de decisiones: John Hammond, profesor de Harvard y autor del libro Decisiones Inteligentes, afirma que se debe aprender a usar un buen proceso de toma de decisión. Como si fuera un ejercicio, hacer un mapa y revisar cada punto antes de tomar un camino u otro.  

3.No olvide sus valores: Ruth Chang, profesora de filosofía en la Universidad de Rutgers y experta en el tema, dice que en la toma de decisiones entra en juego los valores. Cuando se enfrentan decisiones difíciles, en lugar de buscar razones afuera, se deberían buscar las razones adentro de usted mismo. ¿Quién soy yo? ¿Quién quiero ser? ¿Qué me dicen mis valores y principios?

4.Vaya más allá del ahora: Piense en los demás y en el futuro, no solo en usted y en el ahora. La clave siempre está en analizar despacio cómo el camino que va a tomar afecta su vida y la de los que lo rodean. Por ejemplo, una adolescente que decide fumar puede determinar con esa elección el futuro de sus pulmones y de su salud. O un padre de familia que decida darle licor a su hijo de 15 años puede estar marcando a futuro un comportamiento social complicado o una dependencia.

5.Si es joven, enfrente la presión de grupo: En los adolescentes entran en juego otros factores que inciden en sus decisiones, como la presión de grupo y el gusto por el riesgo. Usar drogas puede verse como una decisión fácil si se analiza desde el punto de vista de interacción social o diversión. Sin embargo, aún en el corto plazo esa decisión puede afectar el desempeño académico, alejarlo de la familia, lastimar a los seres queridos y cambiar los planes para siempre.

6.Las decisiones nos definen: Robert McKee, el gurú de los guiones cinematográficos de Hollywood, sostiene que un buen personaje no se define por su ropa, sus gestos o sus diálogos, sino por las decisiones que toma en momentos difíciles. Es ahí cuando se revela el verdadero carácter de un personaje.

7.Si siente que no sabe tomar decisiones, practique: Las decisiones son una gran oportunidad para definir su vida, su futuro. Por eso es clave fortalecer en todos, en especial en los jóvenes, el proceso de toma de decisiones. Si cree que no lo está haciendo bien, practique el proceso, escriba una lista de los pro y contras y no tome una decisión, por pequeña que sea, sin analizar sus consecuencias.

Lea también

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo