¿Han desaparecido los machos? Los hombres de hoy vs. los hombres de los 90

Por Raquel Lopez

En los últimos años hemos visto miles de artículos anunciando la muerte de la masculinidad. Desde una popular nota publicada en Forbes, pasando por los textos publicados en IdeaFaktory, Jezebel y The Guardian, hasta una investigación del sociólogo Michael Kimmel, parece estar sonando una alarma que asegura que los “verdaderos hombres” están desapareciendo.

Según el sitio AskMen, estas son las características de los “machos”:

  • Rechazan todo lo femenino, especialmente aquellas cosas relacionadas con la dependencia, el cuidado y la compasión.

  • Buscan la fortuna, el éxito y la riqueza aunque alcanzar estos ideales signifique una traición hacia sus amigos o sus familias.

  • La habilidad de ser audaces, invulnerables y de tener siempre el control.

  • La voluntad de romper reglas y de violar la ley con fines egoístas, ya sea por cuestiones personales, financieras o sexuales.

Pero… ¿eran los hombres de los 90 más “machos” que los de esta década? Hicimos esta lista para encontrar las principales diferencias entre los hombres de ayer y los de hoy.

CIRUGÍAS PLÁSTICAS

Cada vez son más hombres los que se someten a cirugías plásticas. Al contrario de la década de 1990, no sólo son los hombres como el “Ken humano” los que se operan para mejorar (o destruir) su apariencia, actualmente, algunos íconos de la masculinidad, como Sylvester Stallone, Clint Eastwood y Michael Douglas, lo han hecho.

RAYA EN MEDIO VS. DESPEINADO

El corte de cabello de famosos como Nick Carter y Leonardo DiCaprio fue imitado por todos los adolescentes con autoestima y pelo lacio. El largo no importaba tanto como el estilo, pues lo imprescindible era llevarlo con la raya en medio.

MASCOTAS

Quizá los hombres siempre han tenido mascotas, pero nunca tuvieron la oportunidad de presumirlas como en los últimos años. Gracias a redes sociales como Instagram y Facebook, cada vez más hombres comparten imágenes de sus adorables y peludos compañeros.

BAGGY VS. SKINNY

Aunque los pantalones “baggy” están resucitando, la mayoría de los hombres continúan utilizando sus pantalones “skinny”. No se sabe si algún día aceptarán un punto medio.

HIPSTER VS. GRUNGE

El look “cuidadosamente descuidado” de los hipsters es un ícono de nuestros tiempos, tal como lo fue la imagen grunge de artistas noventeros como Kurt Cobain.

MY LITTLE PONY VS. BEAVIS AND BUTTHEAD

Beavis and Butthead fue una de las series animadas favoritas de los hombres en los 90. El programa televisivo ocasionó un cambio en el comportamiento de los adolescentes que la veían, quienes imitaban la forma de hablar y reír de los famosos protagonistas. Aunque muchos no estarán de acuerdo, tal vez la caricatura que ha sustituido a B&B sea My Little Pony: Friendship is Magic. Aunque no tiene una audiencia tan grande, quienes la ven son, en su mayoría, hombres. Ellos se autodenominan “bronies” (resultado de la contracción de hermano, “brother”, y “ponies”). Los bronies son el grupo de fanáticos más poderosos de esta década. Incluso han creado una pequeña hermandad en Internet, donde se reúnen para discutir los pormenores de su serie favorita y los personajes con quienes se identifican.

MILA KUNIS VS. PAMELA ANDERSON

En los últimos años, Kunis ha primado en las listas de las mujeres más sexies y hermosas del planeta, igualando el nivel de popularidad que Pamela Anderson gozó durante la década de 1990. ¿Cuáles son las diferencias entre Anderson y Kunis? Ambas fueron lanzadas a la fama por un programa de televisión, pero el éxito de Kunis no ha dependido de una cinta pornográfica sino de sus personajes en famosas películas como Ted y Black Swan.

LENTES DE SOL

Mientras que los lentes de sol marca Oakley, fabricados para deportistas, fueron el gran éxito noventero, durante los últimos años -y tal vez por sus intereses “hipster”- los hombres han elegido la marca Ray Ban (o similares) para decorar sus rostros.

VELLO VS. SIN VELLO

El vello facial no era tan popular en los 90 como lo es ahora. Quizá lo que más fue cambió gracias a esto fueron las ventas de sustancias con minoxidil, que son utilizadas por hombres del mundo entero para decorar sus rostros con una enorme barba.

SMARTPHONE

Este cambio afectó a todos por igual, pero tal vez son los hombres quienes más se vieron beneficiados al tener un dispositivo que les permite: ver pornografía, enviar mensajes, ver pornografía, realizar llamadas, ver pornografía, escuchar música, ver pornografía, jugar videojuegos, ver pornografía, leer libros, ver pornografía y navegar por Internet. ¿Mencionamos la pornografía?

¿Alguno de estos objetos/comportamientos/estilos es más masculino que el otro?

¡No!

Según el autor Michael Kaufman, puede ser que la masculinidad esté cambiando, pero definitivamente no está muriendo porque, según él, ni siquiera existe: “la masculinidad (como la feminidad) es una alucinación […] Asumimos que es biológica, que viene de nuestros órganos reproductivos pero, en realidad, cada cultura la inventa”.

¿La conclusión? No se preocupen. Nadie está dejando de ser hombre.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo