Andrés Parra, la otra cara de Escobar

Sin tapujos, el protagonista de la nueva serie de Caracol, que será estrenada esta noche, habló del reto de encarnar al hombre que puso a temblar al país

Por Publimetro Colombia

A pesar de que Escobar fue un hombre malvado, ahora que usted lo conoce en carne propia, ¿hay algún aspecto en el que se identifique con él?

Me identifico con el amor que les tenía a los hijos. Escobar era un ser humano y ningún ser humano es completamente bueno o completamente malo, eso no existe. Lo que hace distinto a Escobar del resto de la gente es que llevó al extremo toda su humanidad, cuando fue bueno fue el mejor y cuando fue malo fue el peor. Entonces identificarme, sí. A mí me gusta identificarme con mis personajes y por ejemplo me encantaría lograr lo que logró Escobar en cuanto a no tener que volver a levantarse temprano porque no me gusta madrugar y él en un momento logró que su horario fuera de 2:00 p.m. a 5:00 a.m. ¡Yo quisiera eso! Me identifico también con la música, le encantaban ‘Granada’ y ‘La donna e mobile’ y a mí también. Creo que teníamos gustos musicales parecidos quitando las rancheras y los corridos.

¿Cuál ha sido la escena más densa, mas difícil, que le ha tocado hacer?

El día más denso, porque fue un día completo, fue cuando empezamos a tocar la decadencia de Escobar. El último día de su vida, cuando estaba ya encerrado, solo, con una gastritis tremenda, sumido en una paranoia, donde ya no confiaba en nadie, alejado de su familia y convencido de que se la van a matar. Yo no sé si fue el más duro pero sí fue distinto a todos porque había un enorme silencio en el set. Todo el mundo tenía una energía muy rara.
 
¿Cómo se preparó para interpretar un personaje tan complejo como Escobar?

Estudiándolo mucho, viendo muchos videos, oyendo audios, investigando. Me obsesioné con eso, con sacar la voz lo más parecida posible, la mirada, las cejas, la postura, el caminado, las mañas, todo.

¿Cómo va a lograr esta serie, no caer en el cliché del narcotráfico sino, al contrario, documentar la historia del país?

Tenemos la enorme ventaja de que su protagonista en la vida real era el anticliché de narcotraficante. Escobar no era de joyas, no era de ropa loba, era un tipo de una sencillez que queda uno hasta sorprendido. Por otra parte, en la serie se va a hablar de algo que pasó en este país a nivel político muy importante y que cambió para siempre a la sociedad. No nos vamos a centrar en los lujos de los narcos porque ya los vimos, esta es una serie política donde vamos a saber qué pasó con Galán, con Rodrigo Lara Bonilla, con Guillermo Cano e incluso con el avión de Avianca. Por qué un narcotraficante alcanzó a jurar en el Congreso de la República, por qué renunció, quién lo denunció, hasta dónde estuvo metido, quiénes fueron sus cómplices. Escobar fue un personaje político, no fue un tipo que quedara satisfecho con la plata, él quería otra cosa y la logró.

¿Qué lo ha sorprendido de Pablo Escobar?

La gran sorpresa es ver esa otra faceta familiar que al menos yo no conocía porque nos han vendido solamente su la faceta de maldad y de criminal, que por supuesto que lo era, pero ver esa otra cara, la del hombre del hogar, saber sus gustos musicales y gastronómicos me asombró. Yo creo que a mí Pablo me sorprendió en su cotidianidad, porque esperaba encontrarme con un monstruo y me encontré con uno pero de mil caras. Pensé que solo tenía una, pero no, tiene como mil, y eso aunque desde ningún punto de vista es admirable, es sorprendente.

¿Cuál fue el reto más grande al que se enfrentó al encarnarlo?

Eso mismo. Sin duda alguna encarnar al personaje más famoso que tiene Colombia, porque lo es. Así griten, lloren, lo odien, lo amen o quieran pensar otra cosa: es él. Lo conoce todo el mundo, todos sabemos cómo hablaba, cómo era, todo el mundo en este país ha visto una foto de Pablo Escobar. Ese es el reto, no hay otro reto más grande que ese y hasta que no se termine esta serie, no sabré si lo logré.

Este es su primer protagónico, ¿cómo le ha ido?

¡Pues ha sido terrible! Ha sido muy doloroso, muy difícil, no tiene nada de glamuroso. Al contrario, yo soy el que nunca más volvió a ver a la familia, el que se la pasa clavado 24 horas en el set, el que menos descanso tiene, el que llevó del bulto. Obviamente después esto se convertirá en otra cosa, pero en la práctica ha sido muy difícil. He ido perdiendo la tolerancia. Terminé quedándome encerrado en el hotel porque ya no quiero meterme con nadie porque el único lugar de paz que encuentro es mi habitación. De verdad ha sido una experiencia muy tenaz, eso no es así como: ¡ay, qué berraquera! No.
Está acompañado de un elenco de lujo,

¿cómo le ha ido compartiendo set con estos grandes actores?

Con Vicky Hernández, Cristian Tappan, ‘Chichila’ Navia y Angie Cepeda son con quienes más escenas he tenido y son maravillosos. Creo que no puede haber mejores actores para la serie y no hablo solamente desde el talento, sino desde la humanidad, lo bonitos seres que son. Para mí, Tappan ha sido el partner ideal, Chichila ni se diga, y Angie y Vicky también. Me siento muy agradecido con el canal, con Juana (Uribe) porque me dieron un voto de confianza al que yo no podía faltar, yo no podía decepcionarlos y es lo que he intentado y parte de la fortuna de lograrlo es contar con esos compañeros tan increíbles.

Si tuviera un trino para decirles a sus seguidores que mañana se acaba el mundo, ¿que les diría?
Les diría: “hagan el amor ya que esto se jodió”.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo