Porsche 718 Boxster: un sueño hecho de aluminio y fibra de carbono

El Porsche 718 Boxster es un vehículo formidable, uno de los mejores deportivos del mundo aunque no se puedan exprimir sus capacidades en las vías colombianas.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

Un motor a la mitad. Un eje trasero que reparta la potencia. Cuatro llantas muy anchas. Cuatro discos de freno gigantescos, más grandes que muchos neumáticos. El menor peso posible, y para eso el acero se reemplaza por fibra de carbono, aluminio y plásticos. Dos asientos. Diseño único. Esta es la receta del sueño de miles de fanáticos de los automóviles: un deportivo. Uno como el Porsche 718 Boxster, que PUBLIMETRO pudo probar en la Sabana de Bogotá gracias a su importador, Autoelite.

La marca de Stuttgart tiene en el chasís 718 dos opciones, porque no todos los sueños son iguales. Está el Cayman, coupé, para quien quiere un vehículo enfocado en la pista, en los tiempos más rápidos y en la exactitud mecánica. Y está el Boxster, convertible, para quienes quieren también sentir el viento y el sol en su cuerpo.

Los convertibles son inherentemente menos rápidos que los coupés. El techo descapotable hace perder rigidez, mientras que el mecanismo para retraerlo añade peso. Aún así, la sensación del viento en la cara, aún en medio de una congestionada Autopista Norte de Bogotá, es única. Presionando un botón, el techo de lona se despliega o se retrae en solo 9 segundos, una maniobra que sin duda atrae miradas.

Para una marca en la que hasta las SUV Cayenne son "deportivos", el Porsche 718 Boxster es un vehículo que no necesita estas comillas. Es muy bajo en el suelo, con líneas fluidas y el espacio entre el piso y el suelo apenas para poder pasar un policía acostado. Más que delicado, se ve como un vehículo con una ingeniería precisa.

En el interior, las famosas capacidades de personalización de Porsche hacen que no hayan dos vehículos exactamente iguales. Tiene materiales muy finos en el tablero y las dos sillas, y un timón con cuero y tela Alcantara diseñado como el del 919 que ganó en Le Mans en 2017. Pero para quien lo compra, esos son detalles que se olvidan al momento de encenderlo.

Mecánica visceral en el Porsche 718 Boxster

Cuando se lanzó el Porsche 718 Boxster en 2018, fue muy criticado el cambio de motor de seis cilindros a uno de cuatro cilindros turbocargado. Este movimiento se hizo pensando en el consumo y las emisiones (y los impuestos en mercados como el británico). Igual, es un Porsche: el 356 con el que empezó todo tenía motor de cuatro cilindros. Y el 550, y el 718 original que ganó la Targa Florio, y el 919…

PUBLIMETRO probó la versión de entrada, con dos litros de capacidad y 300 caballos de potencia. Y lo más importante, con una curva de torque prácticamente plana. Apenas se abre un espacio y se presiona el acelerador, el torque dispara el vehículo a una multa segura. Con la caja automática PDK de 7 velocidades, una de las mejores del mundo, se pasa de 0 a 100 km/h en menos de 5 segundos.

Esa reacción se nota igualmente al adelantar otros vehículos, con una reacción que clava al conductor al cuero de su asiento y mueve las entrañas. Ni qué decir del sonido: con la opción de exhosto deportivo disponible, es capaz de despertar un barrio a punta de alarmas. Un detalle: que los vehículos equipados con Sport Chrono (un cronómetro en el tablero) son ligeramente más rápidos, prueba de la ingeniería milimétrica alemana.

Aún más impresionante es la capacidad al frenar. Una política de Porsche es hacer que sus vehículos tengan una potencia de frenado muy superior a la de aceleración. El Porsche 718 Boxster frena con mucha seguridad, lo que hace que en carreteras llenas de curvas sea muy divertido. Y el chasís responde de la misma manera.

Buscando los límites

Sí, por supuesto que tiene los elementos como pantalla de entretenimiento con soporte para Android Auto y Apple CarPlay, aire acondicionado. De hecho, en cada frenada los cinturones de seguridad se pretensan para evitar que los ocupantes se muevan demasiado en caso de accidente. Pero en una pieza como el Porsche 718 Boxster, los accesorios son eso, accesorios.

Tal vez el más destacado sea la cámara trasera, pues con la capota puesta la visibilidad para el parqueo no es la mejor. Al quitarla, dos barras se extienden para evitar problemas en caso de volcamiento. El volante tiene un selector giratorio para los modos de manejo. Todo está destinado alrededor de tratar de explotar los límites de este vehículo, algo muy difícil en este país.

El Boxster es un vehículo diseñado para las Autobahnen de Alemania, sin límites de velocidad. En Colombia, esas capacidades se pierden entre los huecos, los resaltos en cualquier punto de la carretera y las fotomultas. Tal vez solo se puedan explorar estos límites con seguridad en una pista. Nadie dijo que los sueños son fáciles de cumplir.

El Porsche 718 Boxster es una pieza fantástica que regala sensaciones únicas desde su encendido. Muy pocos automóviles en el mercado se le pueden acercar a esas sensaciones. Tal vez los Jaguar F-Type, BMW M y Audi TT, que tienen conceptos distintos. Su precio, que pasa de largo los 340 millones de pesos, hace que este sueño esté al alcance de pocos.

Ficha técnica

Modelo: Porsche 718 Boxster 2018

Motor: Cuatro cilindros opuesto, 2 litros turbocargado. 300 caballos de potencia

Transmisión: Automática PDK de 7 velocidades con levas en el timón

Tracción: Trasera con cuatro modos de manejo

Precio: $344.990.000

Más noticias del mundo motor aquí

 

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo