Mini Countryman Híbrida: juguete eléctrico y a gas

La nueva Mini Countryman híbrida no es solo uno de los vehículos con mejor estilo del mercado, sino una muestra de lo que se viene en la gama familiar de lujo.

Por Juan Manuel Reyes Fajardo

El grupo BMW ha sido uno de los principales pioneros en movilidad eléctrica. Con miras a las normas que buscan prohibir los vehículos con motor de combustión en Europa, y los incentivos que cada vez más países del mundo tienen para la movilidad de bajas emisiones, tanto BMW como Mini están enfocados en un futuro eléctrico. En Colombia,este salto pasa de la marca alemana a la británica, con la Mini Countryman híbrida.

Este es solo el primer paso de una gama Mini Electric que, tal como ya lo hace la marca de la hélice con BMW i, propone traer muchas más opciones ambientalmente sostenibles al mercado colombiano. Apoyados por los beneficios arancelarios que ofrece traer estos vehículos, la Mini Countryman híbrida se trae como una opción para quienes quieren combinar el diseño y la mente verde.

Por supuesto, hay muy poco de "mini" en una SUV compacta de lujo, la gama de la Countryman. Es una camioneta grande, para cinco pasajeros, elevada y con un peso bastante marcado por las baterías. Su tamaño y aspiraciones apuntan a vehículos como el Mercedes-Benz GLA, la Audi Q2 o la futura Volvo XC40, o incluso su prima, la BMW X1.

Para ganar en este segmento, Mini se ha jugado la baza del diseño: el exterior traslada felizmente las lineas básicas trazadas por Alec Issigonis en 1959 y acomodadas a la actualidad a un tamaño mucho mayor. Los elementos verdes identifican a la Mini Countryman híbrida de sus compañeras a gasolina, con una S verde en el frente que la identifica como parte de la gama Cooper S. Otras piezas de personalización están disponibles.

En el interior, el centro de todo es la consola circular en la mitad del tablero, típica de Mini, en la que se manejan las opciones de climatización, entretenimiento e iluminación interior. Abajo, en switches similares a los de un avión, se controlan el sistema 4×4, las asistencias y el control del sistema híbrido.

Dos motores, un sistema

El sistema de motorización de la Mini Countryman híbrida se compone de dos piezas: un motor de tres cilindros y 1,5 litros de capacidad que mueve el eje delantero, y un sistema de motor eléctrico síncrono que mueve las ruedas traseras. Ambos logran un pico de potencia de 224 caballos, con una aceleración de 0 a 100 inferior a siete segundos.

Estos motores también ofrecen un consumo muy reducido: en su modo de máxima eficiencia, el motor eléctrico puede mover al vehículo en 40 kilómetros, y el consumo de combustible es de más de 150 kilómetros por galón.

Eso sí, el modo híbrido se siente mejor al presionar el acelerador. Los dos motores no solo se activan en caso de manejo híbrido, sino que también operan como parte del sistema de control de estabilidad, haciendo que se activen en terrenos difíciles para mejorar el agarre. El modelo híbrido cuenta con un cargador de alta potencia de serie, para poder aprovechar la batería.

Gracias a los beneficios arancelarios entregados por el Gobierno, la Mini Countryman híbrida llega a un precio muy atractivo: 138 millones de pesos, solo 16 millones más que otras versiones igualmente equipadas. El manejo es muy divertido, y el sistema híbrido no se siente: esta es una opción que, para muchos, es importante en una gama donde el estilo y el diseño son primordiales.

Ficha técnica

Modelo: Mini Countryman Cooper S PHEV

Motor: 3 cilindros, 1,5 litros, 136 caballos, y eléctrico de 88 caballos

Transmisión: Automática de 7 velocidades con levas en el timón

Tracción: A las cuatro ruedas (motor de gasolina adelante, eléctrica atrás)

Precio: 137.900.000 pesos

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo