Rinitis: síntomas y tratamiento

Por PUBLIMETRO CHILE

Las alergias respiratorias generalmente  en los países septentrionales se asocian a la primavera. Pero  el sistema de defensas del organismo también reacciona ante alérgenos que están presentes durante todo el año, como alimentos, metales, medicamentos y otros más comunes en climas  fríos, como los ácaros del polvo y hongos.  Estos dos últimos elementos  provocan rinitis (inflamación mucosa nasal) y en algunos casos asma, enfermedades que dejan a la persona muy susceptible de adquirir infecciones virales o bacterianas, y sobre todo en épocas de lluvia. 

La doctora Isabel Carranza, otorrinolaringóloga de Clínica Vespucio en Santiago de Chile, explica que los síntomas más frecuentes de estas patologías son la congestión nasal, estornudos, picazón de nariz y ocular. “La tos es el síntoma cardinal del asma, la cual puede ser en episodios aislados o en crisis. La rinitis y el  asma son enfermedades que muy comúnmente van asociadas, por lo que estos síntomas se pueden sumar y generar muchas molestias en el paciente”, afirma la especialista.

Los episodios de alergia respiratoria, tanto de la rinitis y/o asma, se pueden desencadenar en paises que tienen épocas de cambios de estación o de temperatura, y en países tropicales, donde el clima puede variar por zona, o ser demasiado frío. Las partículas alergénicas del clima y la polución son factores que pueden agravar los síntomas de estas enfermedades.

Los más susceptibles a contraer éstas alergias son los niños, ya que están más expuestos a ambientes con hacinamiento, como las salas cunas, jardines infantiles, etc.  Los adultos y jóvenes también son propensos a desarrollar un cuadro alérgico especialmente en lugares cerrados (universidad, oficinas), pero son aquellos con antecedentes de familiares directos con alergia respiratoria, los que sufren más de este tipo de patologías, al contar con una base genética hereditaria.

Tratamiento y Prevención

La especialista explica que el tratamiento no es único, ya que depende del cuadro y del grado de compromiso del paciente, al ser una enfermedad compleja que se clasifica en distintos tipos o niveles.

“En términos generales, todos los pacientes reciben antihistamínicos por vía oral (antialérgicos) acompañados o no de corticoides (antinflamatorios) por vía nasal, oral o ambas dependiendo del grado de compromiso de la vía aérea y severidad de los síntomas. En ocasiones, es necesario administrar corticoides orales por espacios cortos de tiempo. En caso que a este cuadro alérgico respiratorio de rinitis y asma, se sume una infección bacteriana respiratoria, se agregan al tratamiento antes mencionado antibióticos. De ser necesario, se puede complementar con kinesioterapia respiratoria en el caso de los pacientes asmáticos en crisis”.

La doctora explica que la alergia no se puede prevenir como tal, ya que esta es una respuesta propia de cada organismo a factores del ambiente, pero que sí  se pueden tomar algunas medida para evitar exponernos a los factores que desencadenan o gatillan los síntomas de la enfermedades alérgicas respiratorias:

– Sacar alfombras.

– No tener mascotas al interior de la casa.

– Ventilar los ambientes y limpiar cuidando que el polvo suba.

– Evitar los ambientes hacinados y aglomeraciones.

– Evitar los cambios bruscos de temperatura, enfriamientos.

-Si se tiene que salir, protegerse el rostro con un tapabocas.

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo