logo
Columnas
/ Rama Judicial / Rama Judicial
Columnas 27/11/2020

¡Magistrada eterna!

La próxima semana se elegirá la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, órgano que será el encargado de disciplinar a jueces, magistrados, fiscales y abogados cuando existan hechos que valgan la pena reprochar disciplinariamente. Este órgano entrará a hacer la veces del llamado Consejo Superior de la Judicatura, su creación se dio bajo el corrupto gobierno de Santos, gobierno que fue demasiado asertivo para complacer al mayor cartel de narcotraficantes del mundo – Farc-, y para complacer los apetitos burocráticos propios de la corrupción exacerbada de regímenes tan presidencialistas como el nuestro, la norma generadora de esta nueva comisión fue el acto legislativo 2 de 2015.

Esta norma de carácter constitucional se creó bajo el ministerio de Juan Fernando Cristo y la denominaron “la reforma de equilibrios de poderes”. La primera razón de esta ley de rango constitucional era impedir el abuso del ejercicio del poder, y en principio eliminar la reelección presidencial y toda reelección de funcionarios; el segundo eje temático era la eliminación del Consejo Superior de la Judicatura, en virtud que creía ese gobierno y el ministro de entonces, que el problema de la justicia era solamente de cambiarle el aviso a la máxima autoridad de disciplina judicial, ¡que absurdo de semejante tamaño!, entre otras reformas, como el fortalecimiento de partidos políticos y la lucha contra la corrupción.

En esta ocasión ahondaré en la modificación del aviso o del concepto orgánico del Consejo Superior de la Judicatura, por la Comisión Nacional de Disciplina Judicial, pues la próxima semana se llevará a cabo la elección de esos 7 magistrados que entrarán a regir los destinos del máximo órgano de gobierno judicial en materia disciplinaria, asunto demasiado importante pues desde allí será la máxima instancia para lograr disciplinar desde el fiscal de la población mas apartada, hasta los magistrados de tribunales superiores de distrito, y tribunales administrativos, jueces, y desde luego abogados en general.

Fueron siete ternas, de las cuales 3 salieron de Presidencia de la República. Y es justo ahí donde vale la pena ser agudos al examinar cuál fue la razón que tuvo la presidencia para ternar una magistrada del Consejo Superior de la Judicatura en ejercicio, teniendo en cuenta que el acto legislativo que en principio creó la comisión nacional de disciplina judicial, es decir el acto legislativo que prohíbe todo tipo de reelección, de manera clara menciona que los actuales magistrados ejercerán funciones hasta que sean elegidos los nuevos magistrados.

Así las cosas, la Magistrada Magda Acosta no solo pretende reelegirse haciéndole trampa al acto legislativo que no contempla la reelección y que el espíritu de esa norma constitucional es prohibir precisamente reelecciones, sino que pretende meter en líos a sus electores, buscándoles mas descredito y fraudes a la ley.

La burla al régimen jurídico colombiano, a sus ciudadanos, parece no tener fin, no solo se burla la constitución al nombrar una magistrada que lleva 5 años en el cargo, y pretende ser elegida por otros 8, asunto que no deja de ser mas que un chascarrillo de la “viveza colombiana”, pues la resolución N. 13 del 29 de abril de 2016 solo nombra a esta Magistrada Magda Acosta en provisionalidad hasta que se provea la vacante por el congreso de forma definitiva, pero ahí no acaba todo, lo más probable es que si la coalición de gobierno elige a esta Honorable Magistrada, no solo reelegirán a una funcionaria subvirtiendo el régimen constitucional, sino le darán 8 años de poder judicial a una de las mas cercanas fichas de Gustavo Petro. Así las cosas ¿cual es la dicotomía política?

Corolario: Es muy preocupante la situación que se viene presentando en varias zonas del país, entre Bogotá, el Eje Cafetero, Antioquia y los Llanos Orientales, frente a desapariciones sistemáticas de varias niñas menores todas de edad, asunto que pone en evidencia una gigantesca red de trata de blancas. Un llamado al Fiscal General de la Nación, para que tome cartas en este asunto, de ser exitoso seguramente si será el mejor fiscal general de la historia.