¡A emprender!

El 27, 28 y 29 de septiembre se llevará a cabo el Festival del Emprendimiento. Acá algunos ejemplos de buenos emprendimientos gastronómicos y culturales.

Por Mauricio Barrantes

La próxima semana, la Cámara de Comercio de Bogotá realizará el primer Festival del Emprendimiento, que busca incentivar los nuevos negocios e ideas del sector privado. ¿Cuántos de nosotros hemos tenido una idea que se ha quedado apenas en un sueño cuando otros ya lo están haciendo realidad? Para inspirarse, nada mejor que tener un espacio en el que se compartan experiencias, se den talleres para nuevos emprendedores y hasta la agenda cultural amenice los tres días del festival. Entre mis intereses hay dos tipos de emprendimiento de los que siempre estoy muy pendiente: los gastronómicos y los relacionados con el cine.

En el primer grupo tenemos varios ejemplos a los que vale la pena echarles un ojo: 11 Cracks, en Chapinero; Eco-Lógica Huerta, en Chía; y la presencia de la franquicia internacional Make Out, al norte de la ciudad. Los tres logran responder a las necesidades de un público segmentado que quiere una apuesta diferente en temas como el fútbol, la agricultura ecológica y la comida vegana. Por ejemplo, 11 Cracks Café le apuesta a complacer a los fanáticos del fútbol a través de conversatorios, ferias, concursos, al tiempo que se disfruta de una muy buena oferta gastronómica (realizarán el 29 de septiembre un concurso para encontrar al “mejor crack”). Eco-Lógica Huerta emprende a partir de la necesidad de tener productos orgánicos para todas las personas que quieren asegurarse de que lo que llegue a su plato tenga un proceso de producción libre de químicos. Make out, por último, le apuesta a una deuda que tiene Bogotá en su oferta gastronómica, la cocina raw.

En el segundo grupo están las salas de cine alternativo que nacieron como proyectos para darle contrapeso a los grandes exhibidores, mientras se apoya el cine de autor. Cine Tonalá y Cinema Paraíso demuestran que se puede ofrecer cine de calidad sin pensar en la salida fácil de traer los títulos más taquilleros. Ambos han ido fortaleciendo su público, como muestra de la viabilidad de emprender también en el sector cultural.

Tanto por el lado del cine como por el de la gastronomía he querido emprender, pero sé lo difícil que es pasar de la idea a la acción. Por eso, el Festival del Emprendimiento es una oportunidad para todos los que aún no nos animamos, porque invita a dejar la “cobardía mental” y a tomar decisiones que ayuden a cumplir nuestros sueños de emprender al tiempo que estimulan la economía del país. El festival, de acceso gratuito, ofrece talleres de entrenamiento y espacios de networking en los que se puede aprender y al tiempo ver qué están haciendo otras personas para innovar desde distintos sectores productivos.

La cita es el 27, 28 y 29 de septiembre en el Centro Empresarial Salitre de la Cámara de Comercio, que también servirá de sede para la XIV Feria de Jóvenes Empresarios, en la que decenas de jóvenes darán a conocer sus productos y podrán interactuar con sus potenciales clientes. En Bogotá se crean en promedio 70.000 empresas cada año, posicionándose así como la ciudad del emprendimiento, en la que pueden salir ideas de negocio que cambien su vida y la de la ciudad. Siempre he creído que emprender le da respuesta a la mayoría de problemas de los que nos quejamos, porque ante un problema, hay una oportunidad para buscar la solución. Así que no lo dude, ¡hay que emprender!

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo