De incesantes manoseos

Por Nicolás Samper C

Por Nicolás Samper

“El cuerpo técnico tiene toda nuestra confianza y respaldo, porque lo conocemos al interior de la institución, sabemos que conoce el equipo, los jugadores y esperamos le vaya muy bien”.

La frase es del presidente del DIM, Eduardo Silva Meluk, al diario El Colombiano. Hubo rueda de prensa, pero no con tantas luces. Hubo presentación, pero sin tanto brillo. Todo sonaba extraño. Ahí supuse que el DT iba a durar poco: Silva Meluk, un experto en el tema de videos motivacionales y de tonos estentóreos y positivos, más cercano a un gurú de pérdida internacional de peso que al tono dirigencial de siempre, no había hecho un video de bienvenida felicitando al nuevo estratega, al ignoto Martínez, como el máximo dirigente del rojo suele hacer cada vez que llega una estrella al firmamento institucional. Video con Zubeldía, video con Quintero, video con Marrugo… a Martínez, en cambio, parece que la cámara no lo ama.

Pasó menos de un día y es complicado imaginarse al buen Martínez emocionado en la noche recibiendo las llamadas de la prensa y las felicitaciones de la familia, que siempre está ahí para dar la palmadita en el hombro cuando las cosas salen bien… todo muy cruel con él porque a menos de un día de haber sido presentado, le dijeron que mentira, que mejor no, que más bien esperar porque nadie estuvo conforme con la decisión. Como si las decisiones –sean cuales fueren– se tomaran para esperar la aprobación del público.

A ese señor lo incineraron sin meterlo al horno crematorio del FPC. Y esa cocción fue en horno microondas por la velocidad en la que tuvo nuevo cargo y fue despedido del mismo. Es imposible imaginar un papelón más grande en este rubro de una dirigencia. Y eso que dirigentes malos ha habido siempre, desde 1948, cuando se armó la liga. Cuesta trabajo ver ese timonazo porque no solamente es humillante sino que, al menos a simple vista, marca una preocupación para cualquier hincha del DIM: no parece verse una idea lúcida, un norte claro. Nadie entiende cuál fue el video del presi Silva Meluk para dar dos puños tan extraños sobre la mesa. O la idea de los accionistas del club, porque no es la primera vez que se toman determinaciones disparatadas, por ser gentil en el calificativo.

Una vez allí echaron a un director técnico que iba en el cuarto lugar de la tabla de posiciones. Su pecado: el juego no cautivaba y llevaba cuatro jornadas en el torneo en las que no conseguía victorias. Entonces en medio de la sorpresa Hernán Torres se despertó una mañana con la noticia de que no, que no fuera más al club, que todo bien. Seis fechas antes estaba sentado en el banquillo a su lado –en forma de rumor– Leonel Álvarez, técnico que preferían, por estilo de juego, los dueños. Y se materializó el rumor porque Leonel apareció para tapar el hueco de Torres.

Leonel llevó al equipo a la sexta estrella, pero algunos resultados encadenaron su salida en el segundo semestre del 2016, sin que se cumplieran seis meses de haber obtenido el campeonato.

Ya no aguantan ni 24 horas. Por eso, y si la mecánica sigue así, los aspirantes al cargo en el DIM tendrán que empezar a cobrar, por los antecedentes y por si las moscas, como los parqueaderos: por hora o fracción, como para asegurarse algo en el bolsillo

Contenido Patrocinado
Loading...
Revisa el siguiente artículo